El violinista William Preucil, de la Orquestra de Cleveland, ha sido suspendido tras varias alegaciones de acoso sexual (AP)

El violinista William Preucil, de la Orquestra de Cleveland, ha sido suspendido tras varias alegaciones de acoso sexual (AP)

La Orquesta de Cleveland suspendió al violinista William Preucil, que lleva unido al conjunto 23 años, “hasta nuevo aviso” después de que la dirección abriera una investigación sobre acusaciones de acoso sexual contra él en un artículo publicado en The Washington Post.

“La Orquesta de Cleveland no estaba al tanto de las acusaciones reportadas por The Washington Post sobre William Preucil en su artículo del 26 de julio de 2018″, decía la declaración de André Gremillet, director ejecutivo de la orquesta. “Nos tomamos este asunto muy en serio y llevaremos a cabo una investigación independiente a la mayor brevedad posible. El señor Preucil ha sido suspendido hasta nuevo aviso”.

En el artículo, la violinista Zeneba Bowers aseguró que en 1998 el hombre intentó asaltarla en la habitación del hotel después de una clase cuando era miembro de la New World Symphony, la principal orquesta de preparación del país para jóvenes profesionales. Otros músicos confirmaron que el señor tenía reputación de hacer este tipo de acercamientos sexuales.

El texto también menciona un artículo de 2007 de Cleveland Scene en el que se alega que Preucil se insinuó a una estudiante en el Instituto de Música de Cleveland, donde él ejercía de profesor. La estudiante posteriormente se transfirió a una escuela diferent a expensas del Instituto de Música de Cleveland (CIM por sus siglas en inglés). En ese momento, Preucil respondió a la reportera de Cleveland Scene, Rebecca Meiser, señalando que “el problema fue revisado completamente por la institución y se resolvió para satisfacción de todos”.

En declaraciones a The Washington Post, Gremillet, que ha estado en la Orquesta de Cleveland durante dos años y medio, declaró que esta era la primera vez que escuchaba este tipo de acusaciones. “No se hizo la vista gorda”, aseguró. “No se hicieron acusaciones, nadie se presentó ante nadie para realizar ninguna gestión. Tengo que saberlo antes para hacer algo al respecto”.

“No quiero hacer suposiciones sobre Bill”, agregó. “Pero tenemos que tener cuidado de no condenar a alguien en el tribunal de la opinión pública. Necesitamos que la gente se presente. Sé lo difícil que es, pero tenemos que escuchar”.

Gremillet subrayó también que esperaba que el hecho de que la orquesta respondiera tan rápido muestra cuán seriamente se necesita solucionar este asunto.

El Instituto de Música de Cleveland, donde Preucil es miembro de la facultad desde hace mucho tiempo, fue menos decisivo. En una declaración difundida recientemente, el presidente y CEO de la escuela, Paul W. Hogle, señaló: “La junta, la facultad y el personal del Instituto de Música de Cleveland están profundamente preocupados por el artículo de The Washington Post que habla de acoso sexual en la música clásica, pero no hará comentarios sobre las acusaciones específicas que se relatan en dicho texto”. En ese sentido, añadió que “el CIM tiene tolerancia cero con el comportamiento que pone en riesgo a nuestros estudiantes”, y continuó detallando las políticas de hostigamiento sexual e información de la escuela. Un portavoz confirmó que la escuela está revisando la situación internamente, pero no tiene nada que declarar en este momento.

Ha habido otras consecuencias. El Grand Teton Music, donde Preucil iba a ser uno de los cuatro concertistas de este verano, finalmente no le invitó. “Tras leer las acusaciones publicadas recientemente contra el Sr. Preucil, el Festival de Música Grand Teton actuó rápida y decisivamente para rescindir su invitación a participar en el festival de este año”, comentó Andrew Palmer Todd, presidente y CEO del festival, a través de un comunicado. “Este tipo de comportamiento no tiene cabida en nuestra organización”. Un recital programado en la Universidad de Texas en Austin para el próximo mes de octubre también fue cancelado.

Preucil no fue el único presunto autor identificado en el artículo. Del director Daniele Gatti dos mujeres alegaron que el hombre las había apresado en su camerino durante los ensayos y que para apaciguar la situación ha contratado a una empresa de publicidad llamada Reputation Doctor. En una declaración enviada a los medios de comunicación, Gatti indicó: “A todas las mujeres que he conocido a lo largo de mi vida, especialmente a aquellas que creen que no las traté con el mayor respeto y dignidad que ciertamente merecen, me disculpo sinceramente desde el fondo de mi corazón”.

Añadió: “Hoy y en adelante, planeo centrarme mucho más en mis comportamientos y acciones con todas las mujeres. Esto incluye a mujeres tanto jóvenes como mayores, con tal de asegurar que ninguna se sienta incómoda nunca más, especialmente las mujeres con las que trabajo en mi profesión, en la música clásica. Realmente lo siento”.

La Florida Grand Opera, donde Bernard Uzan, gerente de artistas y director de escena, es codirector del programa de jóvenes artistas, emitió una declaración de apoyo. Cuatro mujeres hablaron en el artículo del diario con acusaciones contra él, con denuncias que iban desde hostigamiento verbal y psicológico hasta proposiciones inapropiadas.

“En lo que respecta a las recientes acusaciones sobre Bernard Uzan”, empezaba Susan T. Danis, directora general de la compañía, en un comunicado. “Florida Grand Opera se mantiene los más altos estándares contra el acoso sexual. Es nuestra obligación garantizar que cada uno de nuestros empleados se sienta seguro, valioso y protegido. Las alegaciones presentadas fueron hace más de una década y el Sr. Uzan sigue siendo un miembro muy valioso de la compañía”.



Source link