El modelo G20 se replicó en 10 escuelas del país
El modelo G20 se replicó en 10 escuelas del país

El 30 de noviembre será la cumbre del G20 en la Ciudad de Buenos Aires. Argentina recibirá por primera vez a los mandatarios de los países miembros del foro. A lo largo del año se desarrollaron también reuniones ministeriales y de grupos de afinidad que se materializaron en documentos de trabajo. La escuela, por su parte, no estuvo ajena al fenómeno G20.

Según supo Infobae, 1.000 alumnos, 100 docentes, 10 escuelas públicas y 8 provincias participaron de la actividad escolar alineada al G20. La consigna era clara: replicar el modelo debate que se da en el foro y ocupar los espacios de las autoridades, ya sea presidentes, sherpas o ministros de finanzas, para alcanzar acuerdos.

Para ello, debían prepararse. Cada alumno interpretó a la autoridad de uno de los 19 países miembro más la Unión Europea. Durante semanas, estudiaron su política internacional, su cultura, sus fortalezas y debilidades económicas, incluso su modo de vestir. También debían trabajar en su oratoria para desenvolverse con naturalidad el día de la sesión. El tema del debate fue el trabajo del futuro, con sus incertidumbres y desafíos. Justamente uno de los focos que eligió Argentina para el foro.

El Modelo G20 fue organizado por la presidencia argentina del grupo, el Ministerio de Educación de la Nación y el Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), e implementado por la Asociación Civil MINU. Hoy se encuentra a disposición para quienes quieran implementarlo.

Al respecto, Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, señaló: “En un año en el cual los países miembros del G20 debatieron la temática de la educación, celebro que en las escuelas los jóvenes que participaron de los modelos hayan intercambiado ideas pensando en el futuro. En 10 o 15 años, estos chicos serán los profesionales encargados de seguir desarrollando nuestras sociedades y economías. Verlos comprometidos y entusiasmados es muy lindo y gratificante”.

Una escuela de Jujuy, una de Mendoza, dos de la provincia de Buenos Aires, una de Río Negro, una de Misiones, una de Corrientes, una de Entre Ríos y dos de CABA. Así quedó conformada la selección. “La idea era que fuera federal y ahí se priorizaron ciudades que no hubieran sido sede de eventos G20. Luego, para la selección puntual de las escuelas se trabajó con el Consejo Federal de Educación y los ministerios provinciales”, explicaron desde la organización.

Una de las experiencias más recordables se dio en el Colegio Nacional 1 de San Salvador de Jujuy. Alberto Abati, su rector, cree que los eligieron por ser el colegio más antiguo de la provincia. El año que viene cumplen 150 años y se caracterizan por un nivel académico de excelencia. Asisten chicos pobres que logran sortear el determinismo de origen.

“Ese es nuestro orgullo, que siendo tan pobres el rendimiento de los chicos sea excelente”, remarcó Abati. “La preparación para el modelo G20 generó un entusiasmo especial. Los profesores activaron la posibilidad de hacer un verdadero foro internacional y los alumnos asumieron su rol como representantes de cada país. Eso llegó hasta el tipo de vestimenta, las actitudes incluso de cada cultura”, agregó.

Para el rector jujeño, las conclusiones de la actividad fueron “óptimas”. Resaltó que los aprendizajes “recircularon durante mucho tiempo”. Los chicos trabajaron varias de las habilidades que demanda el mercado laboral: comunicación, formulación de hipótesis, consensos. Pero, más allá de lo pedagógico, hubo un extra. “La adquisición de cada cultura es lo mejor que les pudo haber pasado a los chicos”, comentó.

Otra de las experiencias que destacó la organización fue la de la Escuela de Educación Secundaria N° 2 “General Francisco Ramírez” de Lanús. Su rectora, María del Carmen Troncoso, reconoce que preguntó por qué, entre tantas escuelas, habían elegida la que ella conduce. La respuesta tuvo tres razones: cantidad de la matrícula, trayectoria de la institución y su infraestructura.

A partir de la designación, formaron un grupo de docentes a cargo del proyecto. Hicieron dos capacitaciones con especialistas. En la segunda, los alumnos mostraron los borradores de acuerdos y recibieron las correcciones del caso. “Al principio tenían un poco de miedo los chicos, pero después querían demostrar. Se fueron armando grupos. Recorrías la escuela y los encontrabas en la biblioteca, en la sala de computación o algún aula, muy entusiasmados”, contó Troncoso.

La rectora destacó que la simulación dejó “un verdadero aprendizaje”. “No solo a nuestros alumnos, sino que movilizó a toda la escuela. El aprendizaje no solo está entre las cuatro paredes del aula. Hay que salir también un poco. La escuela no solo los prepara pedagógicamente. Los prepara para el afuera”.

Seguí leyendo:

Por primera vez, Argentina planteará la educación como prioridad en el G20



Source link