Ingresan al país más autos de los que salen hacia el resto del mundo (AFP)
Ingresan al país más autos de los que salen hacia el resto del mundo (AFP)

Recurrentemente la Argentina ingresa en un estado de crisis de balanza de pagos, como se denomina al resultado de las operaciones con el resto del mundo, tanto de exportaciones como de importaciones de bienes y servicios, como de ingreso y salidas de capitales financieros, por inversiones, deudas y turismo, principalmente.

En esos movimientos un peso relevante lo ocupa el sector manufacturero de origen industrial, esto es excluidas las procesadoras de alimentos, porque es un histórico demanda neto de divisas, porque importa más de lo que exporta, tanto en cantidades, como más aún en el equivalente en dólares. Y de ese modo, es el responsable de absorber el excedente de dólares que genera el agro y sus industrias derivadas.

Recurrentemente la Argentina ingresa en un estado de crisis de balanza de pagos. Un peso relevante lo ocupa el sector manufacturero de origen industrial, esto es excluidas las procesadoras de alimentos, porque es un histórico demanda neto de divisas

El caso más visible es el de la rama automotriz, el cual pese al fuerte salto del tipo de cambio, y la persistencia de un agudo mercado recesivo, mantiene un saldo comercial notablemente negativo, importa más de lo que exporta, según de desprende de los datos de la Asociación de Fábricas de Automotores para el último mes.

Claramente que se registran excepciones, como es el del mayor fabricante de pick-up en la Argentina que diseñó su planta con el centro en la exportación a toda América e incluso a países de otros continentes, en una proporción de 3 a 1 a las ventas en la plaza local.

Pero el resultado global de los 12 complejos automotrices, tanto en agosto como en el acumulado de los primeros 8 meses del año volvió a mostrar una amplia brecha negativa entre exportaciones e importaciones de la amplia oferta de automotores.

En agosto el rojo comercial de las terminales automotrices fue de 8.447 unidades, como resultado de 18.856 máquinas exportadas y 27.303 importadas

Si bien este tipo de operaciones se pacta con notable antelación, la persistencia de un tipo de cambio real alto desde la crisis de sector externo desde marzo o abril de 2018 que llevó al Gobierno a la búsqueda del auxilio financiero del Fondo Monetario Internacional; junto con la agudización de la recesión, no fueron suficientes para cambiar la larga historia de déficit comercial de este sector.

En el caso particular de agosto, en el que la devaluación del peso se aceleró en un 30% y acumuló más de 45% desde el inicio del año, las exportaciones de automotores declinaron 32,8%, a 18.856 unidades, mientras que las entregas de importados a las concesionarias disminuyeron 25,6%, a 27.303 máquinas. De ahí surgió un déficit de 8.447 automotores, apenas 2,2% inferior al que se registró un año antes.

Mientras que en el acumulado de los 8 meses, las ventas al exterior se contrajeron 16,3%, y las de importados 48,6%, combinación que determinó una reducción del saldo comercial negativo en unidades de 77,1%, a 45.364 máquinas.

En los primeros 8 meses de 2019 las ventas totales de importados representaron el 72,5% del mercado interno; en tanto las exportaciones globales absorbieron el 68,6% de las unidades salidas de los trenes de montaje de los 12 complejos automotrices radicados en el país

Uno de los determinantes de la persistencia del desequilibrio del intercambio comercial de automotores es la debilidad que mantiene el mercado brasileño, que es el principal cliente de exportación de automotores de esta industria, considerada en su conjunto.

El otro es que en el diseño del Mercosur se decidió que la producción argentina debiera ser destinada a la exportación, principalmente a Brasil; en tanto que el abastecimiento del mercado interno se haría con unidades de procedencia externa.

En los primeros 8 meses de 2019 las ventas totales de importados representaron el 72,5% del mercado interno; en tanto las exportaciones globales absorbieron el 68,6% de las unidades salidas de los trenes de montaje de los 12 complejos automotrices radicados en el país.

Seguí leyendo: 

El establisment reclama previsibilidad, pero confía en la racionalidad de Alberto Fernández

Axel Kicillof: “No hay ninguna rama de la industria a la que le haya ido bien estos años”

El sector inmobiliario busca que el Banco Central facilite el acceso a dólares para la compra de propiedades



Source link