Fabián Benítez trabajó junto a Nancy Dupláa y Pablo Echarri en "La Leona"
Fabián Benítez trabajó junto a Nancy Dupláa y Pablo Echarri en “La Leona”

Fabián Benítez. Actor misionero, desde los 15 años vive en la Villa 21 – 24 y Zavaleta. Pasó por: El Puntero, Se trata de nosotros, Un día en Constitución, Historia del Miedo, Paco, Sin código y el filme Sin Retorno. Trabajó en la serie sobre la vida del Papa Francisco. Tuvo la posibilidad de trabajar junto a grandes del cine y la televisión como Julio Chávez, Leonardo Sbaraglia, Rodrigo de la Serna y Luis Machín.

“Viendo la necesidad del barrio, y que muchos jóvenes estaban interesados en la actuación, se me ocurrió abrir las puertas de mi casa y empezar a dar prácticas de cine. Con una camarita que tenía”, contó Fabián, fundador del taller de actuación Actores de Villa, que funciona desde el 2010, y que ya sirvió de semillero en varias series y películas.

El taller convoca a estudiantes de todas las edades que vienen de varios barrios. “Las productoras grandes ya nos conocen. Cuando necesitan algún tipo de personajes, me llaman, o vienen en busca de estudiantes“, remarcó. Actores de Villa funciona todos los sábados por la mañana y abre la posibilidad de soñar a muchos jóvenes.

Ricardo Cabañas junto a Julio Chávez en el detrás de escena de "El Tigre Verón"
Ricardo Cabañas junto a Julio Chávez en el detrás de escena de “El Tigre Verón”

Ricardo Manuel Cabañas. Tiene 22 años. Su pasión por la actuación comenzó desde chico, pasaba gran parte del tiempo junto a su madre viendo novelas y soñando que algún día podría formar parte de alguna. En 2010, conoció a Fabián Benítez y les propuso junto a otros cinco chicos realizar el taller de cine. “Ahí ponemos una idea, armamos una historia, hacemos un guión y lo grabamos. Es más que nada para perder el miedo, a no mirar la cámara, no reírte en las escenas…“, contó Ricardo.

El primer cortometraje que hicieron fue Sin códigos, que trataba sobre mafiosos. Benítez empezó a exponer el material en varios festivales y captó la atención de una productora. “Nos vio, le gusto y pidieron por mí y un amigo para vernos en un casting. El papel era para hacer de chicos de la calle y pedir monedas. Yo vivo en la villa, me sale natural. Quedaron impresionados“, recordó y agregó: “Estábamos volviendo a casa y recibí un llamado donde me confirmaron que había quedado seleccionado. De ahí salió mi primera actuación profesional. Actué con Luis Machín, me tocó hacer un protagónico en un solo capítulo sobre una trata de personas y la verdad fue genial”.

Luego de esa experiencia empezó a interesarse más en el tema, logró conocer otras productoras, surgieron nuevos trabajos, hizo teatro y participó en una película junto al actor Esteban Lamothe.

A pesar de que Ricardo tuvo una pausa en la actoral porque fue papá por primera vez y necesitó buscar una estabilidad económica, ya hace dos años retomó la actuación en el taller y no dejaron de aparecer nuevas oportunidades. Participó en la serie de Monzón, Apache – que cuenta la vida de Carlos Tevez- y El Tigre Verón, que tiene como protagonista a Julio Chávez. “Estar con él fue un placer enorme, grabé como mucho una hora y fue el mejor momento de mi vida. Conocer cómo es y ver cómo se transforma cuando dicen ‘¡acción!’ es una cosa bárbara que me llena. Ahí es cuando encuentro mi rincón, feliz, grabando y más con actores profesionales”, explicó.

“En un futuro me encantaría ser actor, dedicarme y vivir de eso. Es algo que tengo en mente desde chico y analizándolo, no es que me agrando ni nada, pero pienso y digo yo nací para esto“, concluyó Cabañas.

Marcelo Chavez
Marcelo Chavez

Marcelo El Flaco Chávez. Tiene 26 años, nació en Misiones y llegó al barrio con apenas 11 años. Tras la muerte de su hermano mayor y las carencias que estaba transitando su familia, tomaron la decisión de mudarse a Buenos Aires en busca de un futuro mejor.

“Yo era muy pobre cuando llegué. No tenía nada”, recordó. Sin embargo, desde chico soñaba con ser cantante, se propuso escalar alto y nunca abandonar su objetivo. Sin importar los sacrificios, tiempo y obstáculos, este año logró firmar contrato con Universal Music Argentina para producir sus próximas canciones y ser artista exclusivo.

Cantar no fue su único triunfo, quiso demostrar que podía llegar más lejos: apostó a la actuación y se presentó en un casting para participar de la tercera temporada El Marginal. “No pensé que iba a quedar, eran muchas personas que había en el casting y me seleccionaron. El papel que hice fue de Fiorito, que es un guachín atrevido, con ganas de problemas con cualquiera y así le va”, comentó Chávez y agregó: “Fue una de las experiencias más lindas que tuve hasta ahora. No caigo que estuve filmando. A mí me encanta actuar y aunque jamás lo hice profesionalmente, acá me dieron la oportunidad y no la desaproveché. Me siento muy agradecido con todos los productores, actores, vestuaristas, castineras”.

En los cambios personales que había generado participar en una de las series más exitosas del país, El Flaco manifestó: “Mi casa es humilde, donde vivo es una pieza. Creo que se está dando todo para la gente de la villa triunfe, porque son las personas que más tienen hambre. Hambre de salir adelante, crecer y poder darle una vida mejor a su familia”.

Oscar “Coto” Fernández junto a Julio Chavez y Daniel De Vita
Oscar “Coto” Fernández junto a Julio Chavez y Daniel De Vita

Oscar Coto Fernández. Tiene 38 años. Se hizo conocido en 2014 en el programa MasterChef, donde amantes de la cocina demostraron su talento. Se ganó el cariño de los televidentes, participantes y jurado. Gracias a su participación en el reality, ese mismo año cumplió su sueño de abrir su primer restaurante, Abundancia Culinaria, en el barrio de Colegiales y hoy está dando asesoramientos, charlas y clases multitudinarias en el país.

Si bien había tomado clases de teatro callejero en el barrio, dirigido por Julio Arrieta, quien fue uno de los pioneros en fundar un grupo de teatro de la Villa 21, Coto, incursionó en el mundo actoral de una manera muy particular: cuidando a los actores que iban a grabar series o películas a las villas más bravas.

“Grandote, ¿te animas?”, le preguntó el director durante la grabación de un videoclip de La Bersuit Vergarabat. Entusiasmado, aceptó la propuesta y pudo dar sus primeros pasos como actor.

Participó en la película Amigos inseparables, protagonizado por Rodrigo de la Serna y Oscar Martínez, y en las series Farsantes, El puntero, El Lobista y actualmente forma parte del elenco de El Tigre Verón. “Son cosas que van sumando, que te dan oportunidad y también tener el honor de que te dirija uno de los mejores como Daniel Barone“, contó Oscar y agregó: “Los directores a veces me preguntan cosas particulares, por ejemplo cómo se habla en la cárcel por tal cosa o por ahí te piden que digas una escena con lenguaje de señas carcelario. Lo valoran mucho”.

Además, destacó que en sus comienzos un gran actor lo aconsejo y le dijo: “Coto vení, sentate y repasá tu letra. Si perdés energías caminando por ahí, hablando o sacándote fotos, cuando llegue tu momento vas a estar cansado y vos tenés que estar fresco para cuando el director te diga que tenés que hacer la escena“.

“La vida es una sola. Si tenés la posibilidad de disfrutar de lo que te apasiona, tenés que meterle todo, más si lo disfruta tu familia. Creo que es algo esencial, la gente busca su lugar, su manera hermosa de vivir y después de tantas malas se vienen las buenas”, concluyó.

En la actualidad son muchos los que en estos barrios sufren y viven situaciones de carencia, sin embargo, día a día luchan por salir adelante profesionalizándose, y tener igualdad de oportunidades.

SEGUÍ LEYENDO

“Me costó salir de la marginalidad”: la actriz que revivió su pasado al grabar en Fuerte Apache la serie de Tevez

El homenaje de “Pequeña Victoria” a Diana Sacayán, la activista trans cuyo travesticidio sentó un precedente

Benjamín Vicuña comienza a filmar una serie en España: ¿cuándo regresará y qué pasará con su personaje de “Argentina Tierra de Amor y Venganza”?

Osvaldo Laport: “La grieta no es solo política, buscamos la quinta pata al gato y todo se malinterpreta a favor de quien quiere lucrar”



Source link