Es jubilado, tiene 75 años e integra una murga. Fue colectivero y ahora maneja un remís. Se llama domingo pero lo apodan Mingo y por ese apodo lo conocen todos en San Fernando donde integra la murga “Los admiradores de Virreyes”, su barrio.

Su madre lo parió en el hospital local, así lo cuenta, y asegura que desde entonces “jamás ví a San Fernando como la veo ahora”.

Le dijo a Infobae que no hace política y que no le pide nada al intendente. Pero contó que en agradecimiento por las cosas que el peronista del Frente Renovador prometió hacer, y por haberlas cumplido, decidió hacerse el tatuaje en su brazo izquierdo. El viernes 7, después de dos horas y media logró su cometido y ahora muestra la cara de Luis Andreotti en blanco y negro.

¿Le dolió?, le preguntó este medio.

“Si”, respondió. Y agregó: “Pero lo que más me dolió es cuánto me salió, cuatro mil pesos”.

Seguí leyendo Círculo Rojo



Source link