La región importó un total de 3,9 millones de toneladas de acero chino, 860.000 toneladas más que en 2017 (Reuters)
La región importó un total de 3,9 millones de toneladas de acero chino, 860.000 toneladas más que en 2017 (Reuters)

La sobreoferta de acero que existe a nivel mundial y las medidas de salvaguardia que impusieron varios países para evitar una invasión de producto comenzó a preocupar fuertemente al Gobierno argentino, que advirtió que está monitoreando de cerca el “incremento de las importaciones de insumos para la industria energética como los tubos petroleros de producción y conducción”.

Según fuentes del Ministerio de Producción, “el objetivo de este monitoreo es resguardar la producción y el empleo de los argentinos”, ya que “la industria del acero para producción de tubos en los últimos meses ha logrado una oferta muy competitiva”.

Vamos a ver si esto es un tema puntual o una tendencia que se sostiene. Si es así, analizaremos medidas

“La importación de acero era irrisoria, llegó al 3% del total del mercado. Pero en las últimas semanas, vimos un aumento muy considerable en las importaciones, sobre todo en tubos. Y, además, a precios por debajo del promedio de la región: hasta 30% más bajos“, detallan en Producción.

“Vamos a ver si esto es un tema puntual o una tendencia que se sostiene. Si es así, analizaremos medidas”, detallan. Esas medidas podrían ser incluir a productos de acero dentro de los que requieren licencias no automáticas, una denuncia por dumping o subir los aranceles a la importación, siempre dentro de las reglas de la OMC.

Dante Sica, ministro de Producción (Franco Fafasuli)
Dante Sica, ministro de Producción (Franco Fafasuli)

El Gobierno reafirmó que la industria argentina que provee tubos de producción y conducción integrada por grandes empresas y pymes locales tiene la capacidad de proveer los desarrollos energéticos y de tendido de ductos que el país está desarrollando, por lo que “resulta de suma importancia que las firmas locales puedan aprovechar la tracción de Vaca Muerta como dinamizar de la economía, para ser protagonistas de esta actividad y logren preservar el empleo”.

“Estas importaciones podrían representar un riesgo de daño para la sostenibilidad de la industria nacional -sobre todo para las pymes del sector-, productora de tubos, que emplea a más de 5000 personas de alta calificación técnica y tiene capacidad de provisión competitiva de tubos locales”, dijo la cartera que dirige Dante Sica.

El Gobierno viene manteniendo una política bastante aperturista de las importaciones, aunque los números muestran una caída importante de las compras por la merma de la actividad y el tipo de cambio alto. De todas maneras, en el caso de los tubos de acero, la preocupación radica en que aún con los aranceles, de 12 y 14%, que tienen para ingresar, hoy Vaca Muerta representa una oportunidad para los vendedores mundiales, además de que hay un gran excedente y altos impuestos en muchos países.

Vaca Muerta (Thomas Khazki)
Vaca Muerta (Thomas Khazki)

“Hay más de 700 millones de toneladas de acero sobrando en el mundo, y la Argentina consume 5 millones. Más del 50% pertenece a China. En este contexto, venimos trabajando con el Gobierno desde hace tiempo y se logró, por ejemplo, negociar un cupo para ingresar al mercado norteamericano, que fijó el año pasado un arancel del 25%”, dijeron en la Cámara Argentina del Acero (CAA).

Además de Estados Unidos, también Canadá tiene 25% y México estableció un arancel del 15%. A su vez, la Unión Europea tenía una salvaguarda y la dejó definitiva a partir de febrero.

Hay más de 700 millones de toneladas de acero sobrando en el mundo, y la Argentina consume 5 millones. Más del 50% pertenece a China (CAA)

En su último informe, la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) alertó sobre la preocupación de la industria del acero por el avance de las importaciones chinas a la región. Efectivamente, en el período junio-noviembre de 2018, las exportaciones de China hacia el resto del mundo
se contrajeron 5% respecto a 2017, aunque para el caso de Latinoamérica fue muy diferente, ya que en el mismo periodo, la región importó un total de 3,9 millones de toneladas de acero chino, 860.000 toneladas más que en 2017, lo que representa un incremento del 28 por ciento.

El total de participación de las importaciones chinas avanzó dos puntos
porcentuales en América Latina, que ahora recibe 11% de todo el acero exportado por esa nación al mundo, convirtiéndose en su principal destino. “Se comprueba entonces el desvío de comercio generado por la guerra comercial entre Estados Unidos, China y la Unión Europea y las salvaguardas reactivas en otros países. América Latina, en cambio, se mantiene peligrosamente pasiva ante esta realidad“, había enfatizado la entidad.

Seguí leyendo:

Informes privados que recibe el Banco Central subieron la previsión de inflación de 32% a 36% para 2019

El Banco Central recortó la tasa de política monetaria y el dólar terminó en alza



Source link