El presidente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, y su par de Boca Juniors, Daniel Angelici, coincidieron en que la final de la Copa Libertadores no se debería jugar con público visitante.

Si bien aclararon que todavía no está definido y que este lunes volverán a reunirse con los responsables de seguridad de ambos clubes, los dirigentes se mostraron contrarios a la postura del presidente Mauricio Macri y se quejaron por la forma en que se hicieron los anuncios.

“No puede ser que los presidentes de los clubes no podamos saber día, hora y que nadie nos consulte a nosotros”, dijo Angelici. Y agregó: “No creo que debamos jugar con visitantes por distintas razones“.

En ese sentido, explicó que para estos partidos, “en los que no alcanza con tener dos o tres estadios”, si se venden entradas a visitantes hay que dejar 4000 socios afuera, más otros 1500 asientos que deben quedar libres para formar un “cordón de seguridad”.

“Prefiero que sea una fiesta en la Bombonera con socios de Boca. Y cuando nos toque ir (al Monumental), será una fiesta con socios de River”, aseguró.

D’Onofrio también se mostró contrario a los visitantes. “Las cosas hay que hacerla con tiempo no se hacen de golpe“, afirmó.

Por otro lado, el presidente de River señaló que ambos también tienen el mismo pedido para que no se juegue los días sábado sino domingo. “No es solo los que van a la cancha, sino por todos los que están en su casa que no pueden verlo en vivo“, explicó.

“La Ciudad sola no está en condiciones de garantizar la seguridad”, reconoció, por su parte, el ministro de Seguridad porteño Martín Ocampo. Aunque aclaró que considera que este partido “es una ventana al mundo”.

Noticia en desarrollo



Source link