Este domingo los dos clubes más poderosos de Manchester se miden en una nueva edición del derby de la ciudad que enfrenta también a Josep Guardiola y a José Mourinho. El local es líder de la Premier League y el visitante merodea en la mitad de la tabla, pero viene de vencer a la JuevEntus por la Champions League.

El City se abrió el marcador a los 11 minutos del primer tiempo. Raheem Sterling desbordó por izquierda, sacó un centro pasado que Bernardo Silva rescató en el fondo y volvió a meter al área para que David Silva, quien entró por sorpresa dominó y fulminó a David De Gea para el 1 a 0.

A partir de ese momento, los de Guardiola se apoderaron del dominio del balón y dminaron el trámite del partido aunque no supieron generar demasiadas situaciones de gol.

(Reuters)
(Reuters)

Apenas tres minutos necesitó el local para ampliar la ventaja en el complemento. Sergio Agüero tomó la pelota lejos del arco, encaró del centro hacia la derecha y arrastró su marca para luego tirar una pared con Riyad Mahrez, recibir en el área y desenfundar un derechazo inatajable.

Cuando parecía que los de Guardiola acariciaban la goleada, Anthony Martial filtró un balón en diagonal para Romelu Lukaku, quien entró al área, y fue derribado por el arquero Ederson. El árbitro pitó penal y justamente Martial lo cambió por gol para el 2-1.

(Reuters)
(Reuters)

Más de dos años después de la llegada de Mourinho y Guardiola a sus actuales trabajos, la sensación general es de tranquilidad y calma. Los dardos en rueda de prensa han descendido, no hay agresividad extrema en los derbis y, en definitiva, la rivalidad no alcanza las cotas del pasado.

Mourinho está en constante tensión. Lo demostró en Stamford Bridge cuando salió corriendo detrás del asistente del Chelsea que celebró un gol en su cara y lo volvió a exhibir esta semana cuando, con mano en la oreja, reclamó al Juventus Stadium que continuaran los insultos.

El escalofrío que provoca ver llegar al City, indiscutible líder en Inglaterra, lo amplifica la sensación que queda después de que un United defenestrado remontara en cinco minutos al Juventus de Cristiano Ronaldo.

Paciente espera Guardiola, con un equipo engrasado, que viene de ensartar doce goles en dos partidos y que con una victoria habría batido a Tottenham y United en menos de dos semanas, confirmando que su dinastía en la Premier está en camino.

De no evitarlo Mourinho, sería la tercera temporada consecutiva que fracasa en reconquistar un título que ya ha sido tres veces suyo. Por encima de los títulos, subyace la rivalidad entre el que fue “el puto amo” de las ruedas de prensa y quien siempre mantuvo un perfil más sereno. Capítulo número 22, Guardiola contra Mourinho.

POSICIONES:



Source link