En Caseros, provincia de Buenos Aires, un grupo de vecinos que participa de un taller de teatro soñaba con crear una obra que relatase sus propias historias, la vida de los trabajadores de los barrios. Para una pequeña agrupación comunitaria conseguir financiamiento puede parecer una tarea casi imposible, pero la compañía “Alquimia 101” -como se denominan- vio la oportunidad en un programa de fortalecimiento de culturas locales creado por el Fondo Nacional de las Artes (FNA).

Se trata de los Fondos Municipales de las Artes y la Transformación Social, una iniciativa que tuvo su prueba piloto en 2017 en el partido bonaerense de Tres de Febrero y que hoy ya llegó a 26 municipios de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Este año, gracias a un entramado institucional que incluye a diferentes actores, se invertirán $4,2 millones ($2 millones más que en 2018) en el programa. Ese monto se repartirá en becas de $30.000 para 142 proyectos artísticos, que incluyen a 302 artistas.

Mientras que en 2018 se recibieron 663 propuestas, este año las inscripciones subieron a 1285. Según Iara Sarmiento, miembro de “Alquimia 101”, que ganó una beca de creación grupal del Fondo Municipal de Tres de Febrero, lo que permite esta iniciativa es “empoderar a artistas para que crean que es posible hacer cultura en la zona de origen de uno”.

Eso es lo que se proponen desde el FNA: establecer una política pública cultural y federal que respete e incentive las identidades locales. También, como el acompañamiento de la institución a cada Fondo local se extiende por dos años, el programa brinda a los municipios herramientas para asegurar su sustentabilidad a largo plazo.

Un modelo inédito para crear cultura

El FNA es una de las instituciones culturales con más trayectoria en nuestro país. Fue creado hace 61 años como un organismo autárquico que actúa en la órbita de la Secretaría de Cultura. Su misión es promover el arte y la cultura mediante becas, concursos, préstamos y subsidios.

Desde allí explican que los Fondos Municipales surgieron a partir de la digitalización de la base de artistas del organismo, que hoy supera los 96.000 inscriptos. Así, pudieron detectar cuáles eran las zonas con más demanda por parte de escritores, pintores, fotógrafos, músicos, cineastas, artesanos, actores y gestores culturales, entre otros creadores.

Al notar la avidez de los artistas del Gran Buenos Aires, el FNA buscó la forma de expandir el impacto de las becas nacionales y llegar a cada territorio. Para hacerlo, ideó un modelo completamente nuevo de gestión cultural basado en la articulación de organismos públicos y privados. Entendieron que son los municipios quienes tienen información de primera mano sobre las necesidades de su comunidad artística, y los invitaron a crear los Fondos Municipales.

Para multiplicar la inversión y asegurar la sustentabilidad del programa, convocaron a socios estratégicos públicos -como el Banco de la Provincia de Buenos Aires, que acompañó a los Fondos bonaerenses durante 2018- y privados -como La Segunda Seguros, que apoya al Fondo de Vicente López, y la Incubadora Expresiva, de Santa Fe -, entre otros. Este año se sumaron la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires y la Universidad Nacional del Litoral.

En expansión

Al principio, se crearon Fondos Municipales compuestos por solo un municipio. A los ya mencionados, el primer año se sumaron Morón, Quilmes, y Almirante Brown, todos de entre 400.000 y 800.000 habitantes. Pronto, partidos con menos población quisieron participar, así que se crearon los Fondos Regionales. El primero de ellos incluye a Saladillo, Roque Pérez, Lobos, General Alvear y Las Flores. Otros son el de Tandil, Balcarce, Necochea, Azul y sedes de UNICEN (en sus 4 sedes, que incluye Olavarría); el de Córdoba Capital, Villa General Belgrano, Jesús María, La Falda, Bell Ville y Marcos Juárez; y el de Santa Fe Ciudad y sedes de la Universidad Nacional del Litoral (Avellaneda, Esperanza, Gálvez, Sunchales).

Para implementar un nuevo Fondo Municipal, el FNA y el municipio realizan un diagnóstico del territorio y buscan el apoyo de socios de cada lugar. Antes del lanzamiento, el organismo nacional brinda capacitación a los agentes municipales que gestionarán los fondos locales: este año se formó a 150 personas, 110 más que el año pasado.

También se realiza una transferencia de conocimiento tecnológico, ya que los municipios cuentan con la plataforma digital del FNA para administrar inscripciones y evaluaciones de sus jurados. Gracias a esta herramienta, en un año los gobiernos locales pasaron de tener 5.434 artistas mapeados a 12.082. Además, pueden extraer información cuantitativa. Por ejemplo, que la disciplina con más inscriptos y ganadores es Arte y Transformación Social, es decir proyectos artísticos con impacto positivo en la comunidad. Le siguen Música, Artes Visuales, Artes Audiovisuales y Multimedia y Artes Escénicas, entre otras.

Con el fin de compartir aprendizajes y trazar nuevas estrategias de sustentabilidad, el viernes 4 de octubre, en Casa Victoria Ocampo, se celebró el primer Encuentro Nacional de Fondos Municipales de las Artes y la Transformación Social. Participaron más de 30 representantes gobiernos locales, organismos públicos, universidades, socios estratégicos y expositores de nuestro país, México y Costa Rica. También, miembros de municipios de Jujuy, Corrientes y de universidades que analizan sumarse al programa; un interés que indica que fomentar el arte en las comunidades es una muy buena idea.



Source link