Elementos de la policía ministerial del Estado de México detuvieron a un sujeto que asesinó y descuartizó a dos de sus parejas sentimentales y a dos de los hijos menores de edad de una de ellas.

Autoridades policíacas informaron que el sujeto, identificado como David “N” de 34 años de edad, se dio como resultado de las investigaciones que realizaban elementos de la policía ministerial mexiquense para localizar a una mujer de nombre Susana “N” de 36 años de edad, que se encontraba desaparecida desde el 15 de diciembre.

Las mismas investigaciones que realizaban policías ministeriales para encontrar viva a dicha mujer, lograron establecer que ésta pudo haber mantenido una relación sentimental con dicho sujeto, por lo que policías ministeriales se dieron a la tarea de buscarlo para cuestionarlo y descartar que tuviera alguna relación con la desaparición de la citada mujer.

La policía buscaba a una mujer desaparecida, cuando dio con el sujeto que confesó el crimen,  sin embargo los familiares esperan los exámenes de ADN antes de dar por hecho que uno de los cadáveres pudiera ser ella
La policía buscaba a una mujer desaparecida, cuando dio con el sujeto que confesó el crimen,  sin embargo los familiares esperan los exámenes de ADN antes de dar por hecho que uno de los cadáveres pudiera ser ella

De esta forma, añadieron, los ministeriales llegaron al domicilio del presunto feminicida, ubicado sobre la Avenida Sur 3, edificio B, departamento 402, en la Unidad Habitacional Tepalcapa, en este municipio.

Una vez que entraron al inmueble y tuvieron de frente al sujeto, éste sorpresivamente sin presión alguna dijo “ya valió madres, sé a que vienen y sí, efectivamente yo maté y descuarticé a Susana, porque ya me tenía harto y se aferraba a mantener relaciones conmigo cuando yo no quería”, según refirió el periódico La Prensa.

Dentro de los mismos interrogatorios el cínico delincuente, confesó a los ministeriales que también mató y descuartizó a otra de sus parejas sentimentales y dijo que lo hizo porque vivían serios problemas económicos a los que no les podía dar solución y ya no deseaba vivir bajo estas condiciones.

En torno a este caso, el sujeto afirmó que después de que le quitó la vida a su pareja sentimental, también tuvo que asesinar y descuartizar a los dos menores hijos de la mujer de 13 y 5 años de edad, debido a que fueron testigos del aberrante crimen, y amenazaron con que lo iban a denunciar a la policía, además de que pedían desesperadamente la ayuda de los vecinos.

Después de que confesó éstos cuatro asesinatos, el hombre dijo a la policía que para evadir la acción de la justicia y evitar que la policía sospechara de él, cortó los cuatro cuerpos y salió a la calle para comprar un tambo, mismo que utilizó para meter las partes de los cuerpos y rellenarlo de cal, a fin de que no fueran encontrados.

De manera escalofriante y sin el mínimo arrepentimiento, el individuo, dijo que debido a que el citado tambo no fue suficiente para meter todos los cuerpos, las partes que sobraron, como algunas cabezas, brazos y manos las metió en bolsas de plástico y las fue a tirar a un pozo que se encontraba cerca de su domicilio.

Gracias a una orden de cateo autorizada por un juez, ministerios públicos, peritos en fotografía, criminalística y antropología, además de policías ministeriales, bomberos y elementos de Protección Civil, arribaron al inmueble y al practicar las primeras inspecciones oculares, confirmaron que dentro de un tambo cubierto con cemento se encontraban los restos humanos de varias personas y dentro del mismo departamento hallaron prendas de vestir, identificaciones de dos mujeres y teléfonos celulares.

Luego de ello, dentro del pozo donde el presunto feminicida aseguraba había arrojado dentro de bolsas de plástico restos humanos de sus cuatro víctimas, elementos del H. Cuerpo de Bomberos y de Protección Civil, bajaron y al practicar una nueva revisión confirmaron que en el fondo de dicho pozo se encontraban varias bolsas que escondían las cabezas, brazos y manos de las cuatro víctimas del supuesto asesino.

David “N” fue detenido y trasladado a las instalaciones de la Fiscalía de Justicia de Cuautitlán Izcalli, a fin de que declarara oficialmente en torno a los hechos y fuera el mismo MP, quien con base en sus trabajos, actuaciones y declaraciones de testigos determine en las próximas horas su situación legal.

Vecinos indicaron que desde agosto ya no veían a la mujer que vivía con David y los dos hijos e ella, por lo que pensaron que lo habían abandonado debido al mal trato que les daba y las constantes peleas que tenían.

Asimismo  señalaron que el hombre no hablaba mucho y no contestaba los saludos de algunos vecinos cuando se encontraban.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

“Monstruo” mexicano sentenciado a cadena perpetua por descuartizar a su esposa e hijas 

Del “Chalequero” al feminicida de Ecatepec: los asesinos seriales de mujeres y niños más temidos en México 

De las muertas de Ciudad Juárez al “Monstruo de Ecatepec”: crónica de 25 años de feminicidios en México 



Source link