La policía bonaerense detuvo el viernes por la noche a Fernando Bustince, el médico oftalmólogo que el 4 de noviembre de 2014 fue condenado a 5 años y medio de prisión por violar reiteradamente a, al menos, dos de sus hijos cuando eran bebés. La detención se produjo luego de que el TOC 5 de Quilmes diera la orden por un pedido de la fiscal.

La Policía Bonaerense ingresó cerca de las 19 del viernes al Country Fincas de Iraola con la intención de detenerlo pero no se encontraba en su domicilio. Los efectivos comenzaron rápidamente un operativo de rastrillaje en la zona de Berazategui y Quilmes para dar con su paradero. Según pudo saber Infobae, casi en simultáneo con la firma de los magistrados Bustince se subió a su vehículo y se fue de su casa.

Luego de una búsqueda que duro unas tres horas, sorpresivamente para los investigadores Bustince volvió a su casa donde agentes de civil hacían guardia. Finalmente algunos minutos antes de la medianoche fue oficialmente detenido.

Tuvieron que pasar 1509 días desde que lo condenaron y un sinfín de sufrimientos por parte de sus hijos para que la justicia se decida a restringirle la libertad. La condena está triplemente confirmada: en primera instancia, en Casación y en Corte Suprema provincial. Sin embargo, durante este tiempo no lo detuvieron. Otro de los cuestionamientos que desde un primer momento se hizo fue la cantidad de años que se le dieron. Cinco y medio para una persona que violó a dos menores de edad en reiteradas oportunidades, y que además son sus hijos, parece poco.

Sistemáticamente, Bustince esquivó la cárcel por que dos de los tres jueces votaron siempre a favor de su libertad. La única mujer del Tribunal, la doctora Mónica Rodríguez, fue la que constantemente insistió contra viento y marea para que se cumpla la ley y para que desde un primer momento el acusado quede detenido

El caso fue visibilizado la semana pasada cuando su hijo mayor, Santiago, que el martes se recibió de médico, decidió exponer en redes sociales los padecimientos que su madre y sus hermanos, aún menores, sufrían hasta el día de hoy.

Los chicos seguían cruzándose todos los días con su violador. Bustince padre omitía hacer caso a una orden perimetral y vivía a pocos metros de su familia. “Cada vez que voy al gimnasio lo veo. Me mira y se ríe irónicamente. Mis hermanos cuando caminan por el barrio también se lo cruzan. Vivimos un infierno”, decía Santiago.

Infobae contó hace dos días que los jueces Juan Martín Mata y Gustavo Farina rechazaron al menos cuatro pedidos de detención previas. Incluso, Bustince presentó un certificado de discapacidad, para cumplir su condena en domiciliaria, que está sospechado de ser falso.

No solo eso. El hombre sigue trabajando en el mismo centro de salud que Fernanda Bertoncello, su ex mujer y madre de los chicos quien durante muchos años sufrió violencia de género. Los dos comparten profesión y se desempeñan piso de por medio. Incluso, Fernanda cuenta que el pasado 13 de diciembre, en ocasión del día del oftalmólogo, recibió un mensaje en su celular de un número desconocido. Decía simplemente “Feliz día”. Cuando vio la foto del perfil era de la de su ex, Fernando Bustince.

En la mañana del viernes, la fiscal Mariel Del Valle Calviño presentó un nuevo pedido de detención a raíz de una escrito presentado por el abogado de la familia Juan Pablo Gallego que trabajó intensamente en la caso. Fue necesario que en horas de la tarde los chicos abusados se presenten ante los jueces para contarles que su padre violaba las perimetrales y convencerlos de los padecimientos que vivían a diario.

Ahora el Servicio Penitenciario Bonaerense deberá disponer en que penal Fernando Bustince pasará los próximos 5 años de su vida.



Source link