Por Nancy Duré

Diego Ramos
Diego Ramos

Su currículum está repleto de logros. Sin embargo, a Diego Ramos le faltaba completar un casillero: el del Bailando. Y este año, finalmente, lo logró. Pero, no conforme con eso, ahora aceptó el desafío de ir a hacer temporada a Villa Carlos Paz con Locos por Luisa, una comedia muy diferente con la que se presentara en el Teatro del Lago.

—Te sumás al elenco de Peter Alfonso y Paula Chaves. ¿Qué expectativas tenés con respecto a esta obra?

—Las mejores, porque voy a estar con gente con la que siempre quise trabajar, como es la de Dabope, la productora. Y vamos a estar también con Freddy Villareal, Iliana Calabró, Tomás Fonzi y Jujuy Jiménez. Así que estoy muy contento de formar parte de este proyecto. Además, cuando hice temporada en Carlos Paz con Priscila la pasé muy bien, porque me gusta mucho la ciudad y todo lo que sucede con la gente allá. Y estoy seguro de que lo voy a disfrutar.

—¿Sabías que el público de allá suele ir a la puerta de los teatros a conocer a los famosos?

—Sí, claro. Me parece que es parte de las vacaciones y de la experiencia de ir al teatro esto de sacarse una foto o conocer a las personas que están arriba del escenario. Eso va en el paquete y me parece que está muy bien.

—El tema es que nunca pasaste por esa situación después de un Bailando…

—No.

—Es mucho más intenso.

—Puede ser. ¡No lo sé! Pero bienvenido sea.

—¿Cómo la pasaste en la pista de ShowMatch?

—La pasé y la sigo pasando bien. Yo disfruto mucho de la experiencia de armar los cuadros, ensayar y bailar ahí. Porque lo que sucede en esa producción no se puede creer: cualquier cosa que pidas la tenés. Y todos, incluyendo vestuario, maquillaje y escenografía, nos tratan como ganadoras a todas las parejas. Eso es genial.

Diego Ramos, Lourdes Sánchez y una cumbia que trajo polémica
Diego Ramos, Lourdes Sánchez y una cumbia que trajo polémica

—Pero, ¿cómo lográs salir ileso en medio de tantas pelas?

—No me peleo, básicamente. Cuando tengo que decir algo que no me gusta o con lo que no estoy de acuerdo, trato de hacerlo con el mayor de los respetos. Porque no me parece que, para discutir, haya que faltarle el respeto a nadie ni levantar la voz. Yo creo mucho en el diálogo y pienso que todos podemos entendernos hablando.

—¿Y qué te pasa cuando ves que la falta de respeto ocurre? ¿O cuando ves a tu amiga Flor Peña o a tu compañera Lourdes Sánchez al borde de las lágrimas?

—Obviamente me duele que sucedan esas cosas, para cualquiera de los lados. Yo trato de ser lo más objetivo posible y me parece que eso funciona. Pero no soy yo solo: hay varios participantes que eligen no ser tan quilomberos. Y el programa alberga tanto a los peleadores como a los que prefieren la tranquilidad.

—Pero, cuando se termina el show, ¿sos de hacer algún llamado para contener al que la pasó mal?

—Con Lourdes hablo mucho porque estamos pegados todo el día y me duele cuando se preocupa demasiado por esas cosas. Y, cuando para mí no ha tenido razón, se lo he expresado porque creo que siendo una dupla de baile podemos tener distintas posiciones. Con Flor hablé mucho también, porque me dolió ver cómo se puso y creo que no se lo merecía. Y siempre trato de acompañar al que sea que esté mal. A Cinthia Fernández, por ejemplo, no la conozco demasiado. Pero el otro día, que pasó un mal momento, también estuve con ella. Además, como ahora yo soy el más viejo del Bailando, soy como una especie de tío contenedor para todos…

—Serás el más grande del certamen, pero en tu Instagram se te ve cada vez más fachero…

—¡Gracias! Son los últimos tiros. Ya tengo 46 años y tengo que aprovechar.

Diego Ramos (Instagram)
Diego Ramos (Instagram)

—¿Entrenás mucho?

—Sí: de lunes a sábado. Ahora, por ahí, no puedo entrenar demasiado por la operación que tuve en la mano después de cortarme el ligamento. Pero en breve me saco el yeso y vuelvo con todo. De todas formas, la clave está en comer bien. Yo hace años que me atiendo con un médico nutricionista que me enseñó a alimentarme como corresponde. Y esa es la base. Porque podés entrenar un montón pero, si comés mal, no sirve para nada.

—Y todo ese físico, ¿lo compartís con alguien en particular?

—Esto es para mí, fundamentalmente. Y no estoy en pareja, pero siempre comparto…

—¡Atento Carlos Paz!

—Sí. Igual, yo soy un señor mayor y soy muy tranquilo. Es más, creo que si estoy así, en parte por lo aburrido que he sido toda mi vida.

SEGUÍ LEYENDO

Diego Ramos y su mirada sobre la política: “Acá, el que no roba es un inoperante”

Las confesiones hot de Diego Ramos sobre sus preferencias en la intimidad



Source link