Banco Central (Maximiliano Luna)
Banco Central (Maximiliano Luna)

Por distintas razones, el Banco Central siguió perdiendo reservas a un ritmo de casi USD 1.000 millones por día. Esta vez se fueron USD 995 millones para evitar la suba del dólar y para abastecer a los bancos donde los clientes no solo retiraban depósitos, sino que le compraban parte o todo el cupo mensual que permitido, USD 10.000 por día.

Desde que rige la norma para cuidar las reservas, en lo que va de la semana se fueron casi USD 2.000 millones, más exactamente 1.949 millones.

La fuga tiene varias puertas. Los depósitos que retiran los clientes, los dólares que les compran a los bancos dentro del cupo autorizado y la intervención directa del Banco Central y bancos oficiales. El Central interviene en el spot mayorista para aplacar la demanda de dólares que, aunque restringida se está haciendo sentir con fuerza.

No es difícil estimar que deberán tomar medidas adicionales para soportar una salida de semejante potencia.

De hecho, en un mercado reducido como el mayorista que antes negociaba hasta USD 900 millones y el martes operó USD 426 millones, 40% de las divisas las aportó el Central. Los exportadores tuvieron una presencia mínima.

Por supuesto, el mercado mayorista es más racional y reaccionó a la baja ante la aplastante oferta de divisas oficiales, para una plaza tan reducida. El dólar mayorista cedió 41 centavos y cerró en $55,99, después de haber sobrepasado en varias oportunidades con holgura los $56. En bancos y casas de cambio, donde el público no sabe de oportunidades, sino que quiere hacerse de dólares y no se fija en el precio, el billete cotizó a $58,49, lo que representa una suba de 8 centavos.

Ese público también se llevó alrededor de USD 200 millones de depósitos y compró una cantidad similar de dólares.

Las reservas lo reflejaron en una caída de USD 995 millones que las hizo bajar a USD 52.129 millones y a este ritmo en dos o tres ruedas pueden estar por debajo de los USD 50.000 millones y allí sí que se verá la importancia de si ingresan o no los USD 5.400 millones del FMI que parecen estar cada vez más lejanos. Por lo menos las declaraciones desesperanzadas de los funcionarios lo hacen ver así.

Con la licitación de Letras de Liquidez (Lleliq) intentó tentar a los ahorristas a mantener o a hacer nuevos plazos fijos. Por eso elevó la tasa promedio a 85,73%, tres puntos por encima del día anterior y pagó una tasa máxima de 86% que le permitió captar $232.184 millones con lo que pudo absorber $42 mil millones de circulación que teóricamente deberían aplacar la demanda de dólares.

El problema del Gobierno es que cuando desarrollan las medidas, todos los cálculos los hace una computadora que en ninguna parte de las ecuaciones incluye la incógnita “confianza”, algo vital para que cualquier medida para ser exitosa.

El derrumbe de los bonos continuó. El Bonar 2024, el título de referencia de la deuda, bajó 1,35% y el Bonar 2020 cedió 8,80% una caída que suena a condena a muerte (default) y lo dejó con un rendimiento de 191%

El mercado está exacerbado y no hay tecnicismo que lo detenga. De hecho, los ahorristas compraron tantos dólares en la plaza minorista que sobre abastecieron al mercado marginal. Por eso el dólar libre descendió $2 a $61.

En tanto, el “contado con liqui”, el dólar que maneja libremente el mercado en base a triangular pesos, dólares con bonos y acciones en dólares, cerró igual que el día anterior en $62,50.

Por supuesto, que hay que distinguir de reservas de libre disponibilidad de las que no lo son. Los retiros por depósitos salen de las reservas que no son de libre disponibilidad, pero la reducción del monto final de reservas psicológicamente golpea al mercado que siente que el Banco Central se debilita.

El derrumbe de los bonos continuó. El Bonar 2024, el título de referencia de la deuda, bajó 1,35% y el Bonar 2020 cedió 8,80% una caída que suena a condena a muerte (default) y lo dejó con un rendimiento de 191%. Su paridad de 42% habla de por sí de un título que vence en octubre de 2020 y que tiene un cupón de 8%. Para entender mejor el valor de este bono que nació pagando una tasa de 8%, ahora tiene un retorno de 191%. ¿Pero quién se juega a comprarlo?

Estas bajas hicieron que el riesgo país ceda levemente porque el precio del Bono del Tesoro de Estados Unidos también bajó. El riesgo país quedó en 2.520 puntos básicos.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

La Bolsa volvió a la realidad después de vivir un lunes de ilusión. En línea con los mercados del mundo el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, perdió 11,90% con un elevado monto de negocio de casi $1.200 millones que muestran que hubo una verdadera estampida de inversores que no querían tener papeles argentinos en sus manos.

Los bancos y empresas de energía fueron los más damnificados. Galicia perdió 17,52%, seguido por Macro con Macro 15,89% y Francés, con 12,59%. Entre las empresas de energía, Pampa se derrumbó 14,10% y su controlada, Edenor, perdió 12,03%. Otra caída grande entre las energéticas fue la de Transener con 15,7%. Entre las petroleras, YPF tocó el precio más bajo desde que cotiza en bolsa y cedió 15,38%.

El problema del Gobierno es que cuando desarrollan las medidas, todos los cálculos los hace una computadora que en ninguna parte de las ecuaciones incluye la incógnita ‘confianza’, algo vital para que cualquier medida para ser exitosa

Los ADR’s argentinos que cotizan en Wall Street, tuvieron un abrumador predominio de bajas. Estos certificados de tenencias de acciones que cotizan en dólares y sirven para hacer operaciones de contado con liquidación, tuvieron una rueda donde solo cuatro papeles subieron. Los más destacados fueron el de Irsa (+4,59%), el de Cresud (+4,43%), y el de Edenor (+3,99%). Entre las caídas sobresalieron el del Grupo Financiero Galicia (-11,72%), el de Banco Francés (-7,79%) y el de Banco Supervielle (-6,15%).

El mercado funciona en la práctica diferente a como lo imaginan los economistas del Central en las pantallas de sus computadoras cuando diseñan la política monetaria y cambiaria. Todavía no se convencen que sin confianza no existe modelo que pueda detener la voluntad del mercado cuando busca refugio en el dólar.

Seguí leyendo: 

En Washington creen que el FMI tiene pocos incentivos para aprobar el desembolso de USD 5.400 millones

Cajas de seguridad y transporte de caudales: los negocios que crecen por la incertidumbre económica



Source link