Bautista Delguy es una de las jóvenes figuras de Los Pumas que estará en el Mundial de Japón (Foto Shutterstock)
Bautista Delguy es una de las jóvenes figuras de Los Pumas que estará en el Mundial de Japón (Foto Shutterstock)

Más de mil personas pudieron disfrutar del entrenamiento abierto de Los Pumas en el Club Newman la semana pasada. Allí, los 31 dirigidos por Mario Ledesma estuvieron cerca de la gente antes de viajar hacia Australia, donde ya se encuentran realizando una parte de la preparación de cara al Mundial de Japón. Mientras algunos jugadores firmaban camisetas y se tomaban selfies con los niños, otros se acercaron a la prensa para cumplir con sus responsabilidades, aquellas que les demanda representar al seleccionado argentino de rugby.

Es así que, bajo el sol de la tarde en Benavídez, Bautista Delguy irrumpe en la escena y le brinda un mano a mano a Infobae. Y con voz templada y una sonrisa en su rostro, que deja entrever la felicidad que atraviesa por estos días el wing, habló de todo: de su rápida evolución en el rugby profesional y su sueño de jugar una Copa del Mundo, y también de cómo lidia con la fama repentina y maneja la presión a tan corta edad.

Si bien siempre se destacó en sus inicios en las juveniles del Club Pucará o en los torneos intercolegiales con Balmoral College, Bauti piensa que el “clic” que lo acercó al rugby profesional fue a finales de 2017, hace menos de dos años. “No hubo un día específico en el que dije ‘me voy a dedicar a esto‘, sino que se fue dando todo de a poco. Cuando terminé el colegio arranqué a entrenar con Pumitas (seleccionado Sub20) pero también iba a la facultad. Hacía las dos cosas tranquilo y decía ‘bueno si se da, se da y sino seguiré estudiando‘. Creo que el momento fue cuando me llamaron para Jaguares, ahí empecé full time con el rugby“, argumentó.

Cuando estaba en Pumitas también iba a la facultad, hacía las dos cosas tranquilo. En 2018, cuando me llamaron para Jaguares fue el clic y empecé full time con el rugby.

Claro que lo de Delguy, como bien explicó, no fue de un día para el otro. Ya en 2014 tuvo su primer coqueteo con la camiseta albiceleste al representar al país en los Juegos Olímpicos de la Juventud de China (Argentina se quedó con la Plata). Su talento prematuro lo llevó a disputar dos Mundiales Juveniles con Los Pumitas (2016 y 2017) y ser llamado para los Circuitos de Seven con Los Pumas 7s, en los que demostró toda su calidad individual.  Ese año lo completó con grandes participaciones tanto en Argentina XV (segundo seleccionado de la UAR) como en la Primera de su club. Todo este recorrido, que lo convierte en uno de los frutos del sistema creado por la UAR en 2008, lo llevó a ser llamado por el Bocha para integrar el plantel de la franquicia argentina para el Súper Rugby del año pasado.

Fue todo muy rápido. En 2015, el Mundial de Inglaterra lo vi por televisión y me parecía muy lejano. Poder estar hoy en Japón la verdad que es un sueño. Pienso disfrutar al máximo este presente“, detalló al repasar toda su carrera y cómo se dio. Entre medio, Bauti comenzó a estudiar la carrera de Publicidad pero al año y medio debió abandonarla. “No me daban los tiempos con los parciales y lo viajes“, justificó.

Delguy tomó la decisión de dejar sus estudios cuando fue llamado para integrar el plantel de Jaguares para disputar el Súper Rugby (Shaun Roy Photography)
Delguy tomó la decisión de dejar sus estudios cuando fue llamado para integrar el plantel de Jaguares para disputar el Súper Rugby (Shaun Roy Photography)

La primera temporada del jugador camada 1997 con Jaguares fue superlativa. En una campaña en donde se clasificó por primera vez a playoffs, Delguy fue el tryman del equipo, junto a Emiliano Boffelli, con diez conquistas. Tal rendimiento llevó al wing a ser convocado por Daniel Hourcade, en ese entonces head coach de Los Pumas, para la ventana internacional de junio, que tuvo como primer rival a Gales el sábado 9, fecha de su debut.

Bauti se retrotrajo hasta ese momento y describió todo lo vivido durante esos días: “La camiseta de Los Pumas es diferente a la de Jaguares. No me voy a olvidar más esos días en San Juan, fueron muy lindos pero tuve cagazo. Sentí esa presión de jugar con la camiseta de tu país, fue algo distinto“.

Más allá de alcanzar uno de sus sueños y reconocer que la camiseta de aquel día no la regaló sino que la tiene guardada, el Correcaminos de Burzaco (apodo que recibió en las transmisiones deportivas que combina su velocidad y la ciudad donde yace su club) fue más allá de la satisfacción que le dejó el momento y detalló sus emociones atravesadas. “Es un montón de presión la que se siente, no solo estás representando al país sino que te estás jugando mucho. Traté de estar tranquilo. Obviamente cuando entrás a la cancha es una sensación muy diferente, te pesan las piernas y sentís miedo pero cuando arranca el partido te olvidás de todo“, admitió.

Cuando debuté con Los Pumas sentí mucha presión. Entrás a la cancha con una sensación diferente, te pesan las piernas y sentís miedo. Pero cuando arranca el partido te olvidas de todo.

Bauti destacó cuál es su método para lidiar con esa sobrecarga de adrenalina a la que se enfrentan ante un hecho tan importante: “Trato de seguir haciendo todo igual, en el sentido de entrenar y estar concentrado. Yo sé que si estoy enfocado, tengo una buena semana y hago mi trabajo… si hago todo a la perfección, lo más posible es que el fin de semana me vaya bien. Trato de no tener incertidumbres y estar encima de todos los detalles”.

Al convertirse en un jugador profesional, Bautista debió modificar su estilo de vida, ese que tenía como cualquier otro joven de 22 años. “Hay un montón de detalles a tener en cuenta, por ejemplo la alimentación o descansar bien, van de la mano con el alto rendimiento y sin esa constancia un jugador no llega. Obviamente tuve que adaptarme. Por suerte te vas encontrando con profesionales como nutricionistas y preparadores físicos que te inculcan cómo ser mejor jugador y estar mejor a la hora de entrenar”, dijo.

La alegría de poder dedicarse a lo que más le gusta no tiene comparación, y así lo demuestra; sin embargo, Bauti lamenta algunas cosas que debe resignar. “Lo que más extraño es tener tiempo para mis amigos y mi familia. Al estar viajando tanto casi ni estás en el país. Estás todo el tiempo armando una valija y me pierdo salidas o cumpleaños. Yo no tuve viaje de egresados porque me fui a China con Los Pumitas. Por ahí los de afuera piensan que por estar en Buenos Aires tenés las posibilidades de hacer todo eso pero no. Acá entrenamos todos los días, doble turno, menos los miércoles. Y los fines de semana jugamos. Es bastante cargado y terminamos fusilados“, manifestó sobre su rutina. Aunque, advirtió: “Si no sos tan fanático y no tenés las ganas para hacer eso, tenés que dar un paso al costado”.

Lo que más extraño es tener tiempo para mis amigos y mi familia. Al estar viajando tanto casi ni estás en el país, me pierdo salidas o cumpleaños. Por ahí los de afuera piensan que por estar en Buenos Aires tenés las posibilidades de hacer todo eso, pero no.

Delguy debutó con Los Pumas ante Gales en junio de 2018, bajo la conducción de Daniel Hourcade (Foto Shutterstock)
Delguy debutó con Los Pumas ante Gales en junio de 2018, bajo la conducción de Daniel Hourcade (Foto Shutterstock)

La entrevista se interrumpe. Varios nenes y preadolescentes, con fibrones en la mano, pronuncian a gritos el nombre de Bauti. Tienen el anhelo de quedarse, cual tesoro, con el autógrafo de uno de sus ídolos. Él se disculpa y abandona su sitio junto al grabador para complacer con las peticiones. Luego, la pregunta se hizo imperiosa:

– ¿Cómo te llevás con la fama y cómo la manejas?

El jugador hace una pausa. La palabra fama lo pone incómodo, no le gusta. Y responde: “La verdad no se si todavía es tan así lo de fama. Creo que este año, al ser mundialista, es muy importante y la gente le presta más atención. También Los Pumas son un equipo reconocido en el país, cada vez hay más gente que le gusta el rugby. Hoy me pone muy contento poder jugar el Mundial porque hace poco tiempo lo veía como algo muy lejano. Estoy viviendo esto al máximo y disfrutando todo“.

La devolución no convence y el protagonista se da cuenta. “Por otro lado, pienso que los nenes más chicos miran la tele y obviamente tienen sus ídolos, me pone muy contento que gente de mi zona me escriba por las redes. Trato de leer todo lo que tengo, que no es mucho realmente, y a los que conozco o tengo amigos en común siempre les contesto y tengo la mejor predisposición con cualquiera“, agregó.

Más allá de ser uno de los protagonistas de Jaguares y Los Pumas, el porte del rubio de 181 centímetros de altura y de imagen magnética lo convierten en uno de los más populares en las redes sociales (suma casi 50 mil seguidores en Instagram). Sin embargo, Delguy no se deja obnubilar por el mundo virtual. “No hay que marearse por tener más seguidores. Por lo menos yo no le doy mucha importancia porque no dicen nada, no dicen que sos mejor persona o mejor amigo. Es una consecuencia de lo que vos hacés, en este caso jugar al rugby. No hay que creerse más que nadie. Sigo siendo el mismo y trato desde ese rol ser como siempre fui”, sostuvo con determinación y madurez.

No hay que marearse por tener más seguidores. Por lo menos yo no le doy mucha importancia porque no dicen nada, no dicen que sos mejor persona o mejor amigo. Es una consecuencia de lo que vos hacés, en este caso jugar al rugby.

Tras un 2018 de ensueño en el que no solo se destacó por sus actuaciones en el Súper Rugby, sino que también sumó ocho caps con la camiseta del seleccionado argentino, Bautista encaró el 2019 con un objetivo: estar en el Mundial de Japón en septiembre.

El wing de 22 años sufrió una grave lesión este año en su tobillo jugando para Jaguares que le demandó una larga recuperación (Foto REUTERS)
El wing de 22 años sufrió una grave lesión este año en su tobillo jugando para Jaguares que le demandó una larga recuperación (Foto REUTERS)

Sin embargo, luego de un comienzo irregular a nivel equipo en el Súper Rugby bajo la nueva conducción de Gonzalo Quesada, el wing sufrió una lesión en el tercer partido ante Stormers, en Sudáfrica. Delguy saltó para tomar un pelota complicada en plena defensa y al caer chocó contra su compañero Matías Moroni. El diagnóstico arrojaría la rotura de ligamentos internos del tobillo y desprendimiento de la tibia del peroné. Algo que, por lo tiempos de recuperación estimados, no lo dejaba afuera del Mundial pero sí de la temporada con la franquicia argentina y le quitaba peso en la lucha por un puesto en la nómina del head coach.

Ya con el diario del lunes, como se dice, Bauti repasó los pensamientos que se le vinieron a la cabeza mientras atravesaba su rehabilitación. “La verdad que se me hizo eterna. En un momento pensé que podía volver antes pero después no fue así y me asusté. Encima los wings que jugaban en Jaguares la estaban rompiendo toda y se me abrió un signo de pregunta de si tenía chances de jugar el Mundial. Traté de estar tranquilo, pensando en mi recuperación y no tanto en los demás. Hubo semanas que se hicieron muy difíciles porque sentía que no llegaba“, reconoció.

La recuperación se me hizo eterna. Pensé que podía volver antes pero no fue así y me asusté. Hubo semanas que se hicieron muy difíciles porque sentía que no llegaba al Mundial.

Tras cuatro meses y medio de inactividad, tiempo que Delguy definió como “un lapso muy duro” y en el que se perdió el Rugby Championship, el jugador pudo volver a sumar minutos con la ovalada en la mano. Su retorno fue en Jaguares XV, el flamante equipo que la UAR consiguió que participara en la First División de la Currie Cup de Sudáfrica (fueron campeones este último fin de semana). En el elenco dirigido por Ignacio Fernández Lobbe pudo sumar minutos y recuperar su mejor versión, lo que hizo que Ledesma lo llamara para integrar el plantel de Los Pumas para el último partido oficial antes del Mundial ante Sudáfrica en Pretoria.

Esa semana se reencontró con sus compañeros y se entrenó a la par del grupo y pese a que todo indicaba que sería una fija en la formación para el duelo ante los Springboks, Ledesma decidió no incluirlo entre los 23 citados. Quizá al Bocha no le hizo falta probar (y arriesgar) el físico del wing y confió en todo su potencial a que el lunes 9 de agosto lo incluyó en la lista de los que estarán en la Copa del Mundo.

Delguy expresó lo que vivió en ese momento tan especial: “Se me pasaban mil cosas por la cabeza los días antes y el día de la lista fue durísimo. Todos nos levantamos muy temprano por los nervios. Fue un momento difícil porque muchos amigos se quedaron afuera. Pero cuando escuché ‘Delguy’ me acordé de todo: mi club, mis amigos, mi familia y todo lo que me costó estar donde estoy hoy“.

Si bien es complicado expresar en palabras todas las sensaciones que atraviesan a un jugador al ser confirmado para el certamen más importante, Bauti lo sintetizó con una frase: “Creo que cualquier deportista de cualquier deporte lo que quiere es participar de un Mundial en su disciplina. Tengo la suerte de poder jugarlo y creo que voy a disfrutar todo, desde que llegue hasta que me vaya”.

Con apenas 8 partidos en Los Pumas, Delguy jugará su primera Copa del Mundo (Foto Reuters)
Con apenas 8 partidos en Los Pumas, Delguy jugará su primera Copa del Mundo (Foto Reuters)

Más allá del potencial que tienen Los Pumas con un plantel que viene de alcanzar, nada menos, que la final del Súper Rugby pero con la camiseta de Jaguares, Delguy destacó la importancia de la amistad que hay en el grupo. “Somos un plantel muy unido, que en su mayoría está compuesto por los mismos que en 2016 arrancaron con el proyecto de Jaguares. A mi me tocó sumarme en 2018 y la verdad que es lo que mejor tenemos, un grupo humano increíble. Además, los chicos que se sumaron de Europa tienen la mejor predisposición, entonces eso hace que el grupo siga creciendo. Todos dan lo mejor de sí mismo”, aseguró.

Ya siendo más analítico en lo que será el desarrollo del Mundial, en una zona áspera en la que se encuentran Francia, Inglaterra, Tonga y Estados Unidos, Bautista habló del primer cruce ante los galos, el que muchos definen como “una final” para conseguir la clasificación. “Obviamente va a ser una final, pero si creemos que con solo ganar ese partido vamos a clasificar, estamos equivocados. Todos los partidos son duros. Estados Unidos el año pasado le ganó a Escocia y Tonga es un equipo durísimo. Pero sí, el partido contra Francia va a ser una final, un partido muy físico y con pocos espacios. Cada detalle va a ser fundamental para el resultado“, opinó.

El partido contra Francia va a ser una final, un partido muy físico y con pocos espacios. Cada detalle va a ser fundamental para el resultado.

El tiempo con la prensa llega a su fin y Bautista debe volver con sus compañeros, claro que antes de despedirse se despacha con un deseo que tiene todo el equipo: “Me encantaría jugar un cuartos de final. De ahí para adelante sería increíble“, deslizó.



Source link