Juan Manuel Campillo
Juan Manuel Campillo

“No soy un valijero K”, aseguró Juan Manuel Campillo, el ex ministro de Hacienda de Santa Cruz que quedó preso por la causa de los cuadernos de la corrupción al declarar ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli. Aunque no formaba parte del marco de esta causa, Campillo también se quejó que le hubieran querido acusar del asesinato de su pareja, el diseñador Carlos Di Domenico, fallecido en mayo pasado.

En su indagatoria, según pudo saber Infobae, Campillo aseguró que no participó de la operatoria de lavado de dinero de los más de 70 millones de dólares vinculados a Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor Kirchner. Aseguró que sus viajes a Miami en el año 2015 y 2016 fueron por turismo y buscó desvincular a su sobrino, Gastón Campillo, que también está preso en esta investigación.

Tras su declaración, Campillo quedó preso en la alcaidía de Comodoro Py 2002. En las próximas horas será trasladado a la prisión. Por su condición sexual, pidió expresamente estar a resguardo en el pabellón destinado a los presos de corrupción.

La investigación

Campillo llegó esta mañana la alcaidía de Comodoro Py 2002 a la espera de ser llevado ante el juez Claudio Bonadio. Había sido detenido el martes pasado en Rosario y recién ayer fue trasladado a Buenos Aires. Un corte de luz en los tribunales federales demoró su declaración. Recién por la tarde, fue llevado hasta el cuarto piso para declarar ante el juez y el fiscal, asistido por los defensores Gonzalo Díaz Cantón y Agustín Maya.

Ahí, Campillo se enteró formalmente de la acusación en su contra. Puntualmente se lo acusa de haber integrado la asociación ilícita de los cuadernos que escribió el chofer Oscar Centeno. Pero además de haber viajado en mayo de 2016 a Miami donde participó de una reunión con el abogado de Carolina Pochetti para desarmar las sociedades que se usaron para lavar dinero de Daniel Muñoz y con las que se compraron departamentos entre 2016 y 2017, una vez que se destapó el escándalo de Panamá Papers.

Preguntas y respuestas

Campillo vive en la ciudad de Rosario. Dijo que no tenía antecedentes, aunque aclaró que el juez Julian Ercoilni lo investiga en dos causas (Vialidad 2 y lavado de dinero) y en la investigación por la muerte de su pareja. Dio cuenta de sus propiedades en Santa Fe y Río Gallegos y de sus condiciones de vida a las que calificó como “normales”.

Lo primero que dijo al declarar fue que no era un valijero K. “Me pusieron el mote de valijero K. Quiero aclarar que en la época que existían las Lecop en apariencia parecía dinero. Era el 2001 y yo ejercía como subsecretario de Programación y Evaluación Financiera el Ministerio de Economía de la provincia de Santa Cruz que estaba en ese lugar desde el año 95. Ahí recibo una denuncia por pagar con dinero en efectivo (…) El juez penal de Río Gallegos Santiago Lozada lo investigó y me sobreseyó. De ahí quedó como ese mote de que yo era un valijero, cosa totalmente falsa“, afirmó.

Campillo aprovechó ahí para rechazar otros rumores. “Enviudé en el mes de mayo y hasta trataron de tratarme (sic) de homicida en varios medios Yo quiero aclarar que tanto mi sobrino como yo no tuvimos nada que ver en el armado y desarmado de las sociedades que se nombran en el hecho imputado. En todo este entramado ni yo ni mi sobrino tuvimos participación”, afirmó.

Para rechazar las acusaciones que lo involucran a la banda de los cuadernos, Campillo también aseguró: “no fui ni soy contador ni a gente ni asesor mi apoderado de ninguna de las personas que se nombran en el hecho imputado ni de las empresas y sociedades nombradas”. Según explicó, al abogado de Pochetti lo conocía de “oídas” y a Pochetti y a Muñoz los conoció por la función pública. Ademas enfatizó que no tuvo ninguna vinculación con los imputados que participaron de la cadena de sociedades a través de las cuales se habría sacado dinero al exterior. Incluidos, los arrepentidos Elizabeth Ortiz Municoy y su ex marido Sergio Todisco, los dos que lo vincularon a esta investigación.

Uno de los puntos clave de la acusación es sus viajes a Miami: uno el 1 de mayo y otro el 9 de mayo de 2016. “Sólo fue por turismo, fundamentalmente para que mi sobrino conociera la ciudad de Miami. Las tres veces de mi vida que fui a Estados Unidos fui a Miami”, dijo. El juzgado le preguntó por ese tercer viaje, que el acusado ubicó en 2015 junto a su pareja, ya fallecida, por razones “de turismo”.

Gastón, sobrino de Juan Manuel Campillo
Gastón, sobrino de Juan Manuel Campillo

Cuando le preguntaron por qué había viajado a Estados Unidos en fechas tan próximas entre sí, Campillo explicó: “Eso dependía de cómo se adaptaba el calendario. Dependía del cronograma de actividades de mi esposo y también calzarlo con el calendario de mi sobrino. Coordinar tres personas suele ser complicado“.

Buscó en todo momento dejar a salvo a su sobrino, también preso. “El nunca trabajó conmigo y tenía su actividad independiente”, reseñó.

“Cuando yo ingrese aquí me preguntaron por mi orientación sexual yo respondí que era gay. En el caso de que prospere una detención más prolongada me gustaría estar en algún pabellón IRIC donde tenga mayores condiciones de seguridad y resguardo hacia mi persona por mi condición sexual“, agregó al terminar su declaración.

Seguí leyendo:

Cuadernos de la Corrupción: detuvieron al ex ministro de Economía de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo

Los 50 millones de dólares de Néstor Kirchner con los que se habría quedado Juan Manuel Campillo



Source link