“Nympheas”, el cuadro de Claude Monet que irá a remate.
“Nympheas”, el cuadro de Claude Monet que irá a remate.

El Gobierno nacional abrió una subasta pública de un cuadro de uno de los maestros del arte contemporáneo, Claude Monet. La pintura, que pertenece a la reconocida serie de las “Nympheas” (Nenúnfares) del artista francés, se ofertará a un valor base de 42 millones de dólares, según un aviso publicado hoy en el Boletín Oficial.

El cuadro no es propiedad del Estado nacional -está prohibida la venta de este tipo de objetos cuando pertenecen al patrimonio cultural-, pero este procedimiento formal es una alternativa para que el dueño de una obra artística tenga el aval para venderla a un residente o persona extranjera, sea física o jurídica.

La pintura, titulada como “NYMPHEAS”, data del año 1908 y pertenece al último período de la obra de Monet, cuando el autor se instaló con su familia en una finca que hizo conocido el Jardín de Giverny.  Sus dimensiones son de 90,2 cm. de alto por 87,6 cm. de ancho y, según indica el texto de la convocatoria, “su estado de conservación es bueno“.

Claude Monet es uno de los padres fundadores del movimiento impresionista, uno de los hitos fundamentales del arte plástico. La pieza artística que se venderá en la Capital Federal forma parte de ese patrimonio histórico y cultural, cuya obra más representativa está expuesta en París, en el Museo de la Orangerie de las Tullerías.

El impresionismo es la primera gran ruptura en el movimiento pictórico. Es autoreflexivo, piensa sobre la forma de pintar en sí misma. A los impresionistas no les interesa contar ninguna historia, sino como impacta la luz en la realidad o en la naturaleza, como es el caso de Monet”, señaló a Infobae Rosana Leonardi, licenciada en Artes y profesora de la cátedra Historia de la Cultura 1 de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref).

Según la investigadora, la obra del último Monet se inscribe en un contexto de auge de las teorías del color y del espectro lumínico. Artistas plásticos como el francés pero también intelectuales de la talla de Johann Wolfgang von Goethe estaban al tanto del desarrollo de estos conocimientos.

“Monet se hace construir un estanque para observar los nenúfares. Estas pinturas no sólo son importantes para la historia del arte sino que llevan esta idea poética del artista que contempla y se regocija con la naturaleza. Para algunos, las nenúfares sería el preanuncio del arte abstracto. La obra de Monet es un antes y un después”, precisó Leonardi.

Cambios en el mercado del arte

La subasta de una icónica obra de Claude Monet se produce en el marco de los cambios regulatorios que impulsó el Gobierno nacional el año pasado en el mercado artístico. Las modificaciones vinieron de la mano del decreto de necesidad y urgencia (DNU) de “desburocratización del Estado”, que suprimió y simplificó trámites en distintas actividades comerciales, entre ellas la de “circulación internacional de obras de arte”.

La subasta se regirá en los términos de ese DNU (la Ley 27.444), que fijó un mecanismo para aquellas obras de arte que sean adquiridas o tengan ofertas de personas jurídicas o físicas de origen extranjero. Desde este punto de vista, la operación pasa a considerarse como una exportación.

Para la especialista Daniela de Rez, licenciada en Gestión e Historia del Arte por la Universidad del Salvador (USAL), el propietario de la pintura de Monet “está intentando sacarla de país para venderla en el exterior“, ya que el aviso menciona explícitamente la normativa que afecta a la “circulación internacional de obras de arte”. Con la subasta, la secretaría de Cultura abre la puerta para que la pieza sea adquirida por un residente nacional y, por lo tanto, quede en Argentina.

De acuerdo a las regulaciones del mercado, cuando el comprador es un no residente, el interesado tendrá que llenar a través del sitio Trámites a Distancia (TAD) unaviso de exportación” para las obras de artistas argentinos o extranjeros vivos o fallecidos hace 50 años. Se trata de una documentación sencilla que deberá presentarse ante las autoridades aduaneras en caso de que éstas lo requieran.

En obras como las de Claude Monet, donde el autor -sea conocido o desconocido, nacional o extranjero- falleció hace más de 50 años, se debe solicitar una “licencia de exportación“. Ante estas operaciones, las autoridades podrán rechazar la solicitud en caso de que haya “un interés de compra de parte del Estado nacional o de terceros residentes argentinos“.

“Si nadie ofrece el monto de la subasta, la obra podrá salir del país. Pero si alguien la compra, la obra queda en el país, lo cual es una buena opción porque se puede prestar exposiciones temporales o museos”, indicó De Rez.

Antes de que se produzcan esos cambios en el sistema, un artista, galerista o turista debía afrontar un complejo papelerío para sacar del país un objeto de arte. Una vez iniciado el trámite, debían pasar 72 horas para contar con la aprobación de Aduana. Aquella burocracia era una fuente de quejas y reclamos de parte de los operadores del sector.

Cómo sigue la subasta

Los interesados en el cuadro de Monet podrán realizar sus ofertas en un sobre cerrado de color blanco en un plazo de 30 días hábiles ante la Dirección nacional de Bienes y Sitios culturales, que depende de la Secretaría de Gobierno de Cultura, ubicada avenida Alvear 1690 de la Ciudad de Buenos Aires.

La adjudicación se realizará en un plazo de tres días hábiles una vez finalizado el plazo de la convocatoria y los gastos de traslado de la obra para su entrega correrán por cuenta del comprador, según se desprende del aviso difundido por Claudia Cabouli, titular de la Dirección nacional de Bienes y Sitios culturales.

Seguí leyendo:

Todo sobre la “Semana del Arte”, el proyecto que busca convertir a Buenos Aires en “el centro cultural de Latinoamérica”

Cómo es el nuevo sistema para exportar obras de arte

El Gobierno promulgó las tres leyes de “desburocratización del Estado”



Source link