La mujer señaló que los reos aprovechaban los estrechos pasillos de la cárcel para mostrar conductas sexuales inadecuadas (Foto: Especial)
La mujer señaló que los reos aprovechaban los estrechos pasillos de la cárcel para mostrar conductas sexuales inadecuadas (Foto: Especial)

Ceneca Valdez, una asesora en prisiones en Miami-Dade demandó el 19 de febrero al condado por no atender sus quejas sobre actos de masturbación e insultos de presos mientras ella u otras mujeres tienen que recorrer los pasillos de la prisión Turner Guilford Knight.

Valdez ya había señalado ante los supervisores del centro penitenciario que los prisioneros repetidamente se masturbaban delante de ella y que además hacían comentarios y gestos vulgares, según la demanda a la que tuvo acceso la agencia de noticias Efe.

La agencia señala que a esta práctica se le llama “gunning” (disparar) y es común en las prisiones de Estados Unidos.

Las autoridades de Turner Guilford Knight no escucharon las quejas de la mujer (Foto: Facebook)
Las autoridades de Turner Guilford Knight no escucharon las quejas de la mujer (Foto: Facebook)

El “gunning” interfirió significativamente en el desempeño laboral de Valdez al “distraer, avergonzar, asustar y humillar a la demandante mientras intentaba cumplir con los deberes y responsabilidades de su cargo”, señala la denuncia.

La demanda presentada por la asesora detalla que las autoridades de la cárcel hicieron caso omiso del acoso sexual a las empleadas por parte de los reclusos al considerarlo como “una parte inherente del trabajo”.

Valdez incluso solicitó permiso para usar un pasillo interno que utiliza el personal médico para evitar pasar por las celdas, pero le fue negado.

Tampoco le facilitaron un acompañante ni un walkie-talkie o un botón de pánico, que le hubiera dado tranquilidad “en caso de que surgiera un evento relacionado con los reclusos varones” mientras caminaba por los “estrechos” caminos entre las celdas.

La demanda, en la que se afirma que todo ello también interfirió con la salud mental de la asesora, fue notificado al alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez.

“La demandante estaba sujeta a acoso sexual repetido por parte de reclusos varones, incluidos, entre otros, los reclusos varones exponiendo sus genitales y masturbándose”, detalla el texto.

El “acoso sexual” de los presos varones a la demandante “se debió a su sexo”, precisa la querella.

El “gunning”es una práctica recurrente en las prisiones de EEUU (Foto: AP Photo/John Minchillo
El “gunning”es una práctica recurrente en las prisiones de EEUU (Foto: AP Photo/John Minchillo

Las autoridades carcelarias de Miami-Dade no adoptaron “medidas correctivas razonables para proteger a sus empleadas, incluida la demandante, del ambiente sexualmente hostil que los reclusos crearon”, agrega.

Tampoco hizo lo necesario “para proteger a la demandante del acoso sexual que ella sufrió” como parte del contacto diario que debía tener con los reclusos debido a su trabajo.

En diciembre de 2018, Turner Guilford Knight estuvo en medio de la controversia luego que su personal médico reclasificara a una mujer como varón, sin haber revisado sus genitales. La reclusa había sido asignada al área femenil, pero al ser confundida con una persona transgénero fue enviada a la prisión Metro West. Allí pasó 10 horas con más de 40 hombres.

Con información de EFE



Source link