El senador por La Pampa Juan Carlos Marino habló por primera vez en público luego de ser denunciado por abuso sexual. En el inicio de la última sesión del año en la Cámara Alta, el legislador leyó un escrito en el que rechazó la acusación, informó que se presentó ante la Justicia para dar explicaciones y puso a disposición del cuerpo sus fueros parlamentarios.

Inicialmente, niego haber tenido una situación como la que se ha denunciado“,  introdujo. Y continuó: “Hago saber que al tomarse conocimiento de la denuncia, se han tomado las acciones necesarias para ponerme a derecho, sometiéndome a la Justicia“.

Finalmente, tal como había trascendido en la previa de la reunión, el dirigente radical anunció: “Hago saber expresamente que pongo a disposición mis fueros como senador de la Nación“.

Tras el mensaje breve, la senadora Gabriela Michetti giró la cuestión a la Comisión de Asuntos Constitucionales, que analizará si un legislador puede voluntariamente solicitar que le retiren sus fueros. Marino se retiró del recinto a hablar con los periodistas que lo esperaban. Adentro, comenzaron a a sucederse diferentes exposiciones vinculadas a la agenda de género.

“El lunes nos presentamos en el juzgado para ponernos a disposición. Soy inocente, absolutamente inocente. Quiero que quede claro eso”, sostuvo el senador en una improvisada rueda de prensa. Luego, aclaró que no tiene nada que ocultar y que cree en la división de poderes, motivo por el que esperará que el Poder Judicial investigue su caso.

Al terminar la atención a la prensa, Marino designó a su abogado Claudio Calabressi como su vocero. Acto seguido, el letrado aclaró que el senador pampeano “no tiene porque entregar el celular” porque “el que alega es el que tiene que probar”. “La señora que denunció es la que tiene que brindar su celular para que sea periciado”, indicó

La referencia al celular de Marino es porque la denunciante aseguró que el legislador nacional le enviaba mensajes  y el fiscal  Federico Delgado advirtió que no podía pedir el secuestro del teléfono pero si que lo el senador lo presentara voluntariamente.

La ex presidente Cristina Kirchner, que estuvo en el Senado desde el comienzo de la sesión, se mostró con un cartel con la leyenda “NO ES NO”.

Marino fue denunciado por Claudia Mabel Guebel e imputado por el fiscal federal Federico Delgado. La mujer lo acusó por distintos hechos que habrían sucedido entre 2016 y 2018. Guebel dijo que Marino la manoseó y la acosó con mensajes de WhatsApp.



Source link