Lothar Hermann, junto a su hija Sylvia y su esposa Marta en 1958
Lothar Hermann, junto a su hija Sylvia y su esposa Marta en 1958

Lothar Hermann –sobreviviente del campo de Concentración de Dachau- y Adolf Eichmann -el responsable del exterminio de millones de personas– eran vecinos en el Partido de Vicente López, un distrito donde estaban radicados nazis que contaban con redes de protección internacional y también autóctonas.

Joseph Mengele -el médico exterminador de Auschwitz– también habitaba allí: Hermann en la calle Entre Ríos, Eichmann en Chacabuco 241, ambos a pocas cuadras de la Residencia Presidencial de Olivos. Mengele en la cortada Virrey Vértiz, la zona más residencial de Vicente López.

Infobae dialogó con Liliana Hermann, sobrina nieta de Lothar, quien afirma de modo contundente que su tío abuelo sabía de la presencia de Eichmann en Argentina mucho antes de que la inteligencia israelí montara el operativo para secuestrarlo y llevarlo a Israel.

También se suma el testimonio del periodista Gabriel Levinas, cuyo tío materno, Samuel Gerstenzang, fue un agente israelí clave en la captura del criminal nazi del 11 de mayo de 1960, luego trasladado en avión a Tel Aviv de forma clandestina para ser juzgado en Jerusalén y ahorcado el 31 de mayo de 1962.

-Yo me interesé por Lothar recién en 1999, a partir de un hecho fortuito –relata Liliana, una mujer rubia, de ojos claros y rasgos en los que se percibe la ascendencia alemana.

Liliana Hermann, la sobrina nieta del hombre que ayudó a capturar a Eichmann
Liliana Hermann, la sobrina nieta del hombre que ayudó a capturar a Eichmann

Eran tiempos de falta de trabajo y de la utopía de hacer el camino inverso de muchos padres o abuelos inmigrantes. Miles de argentinos deambulaban por embajadas y consulados europeos para intentar un pasaporte que les permitiera soñar con el viejo continente.

-Luis, mi hermano mayor, fue a tramitar la ciudadanía alemana y entre los papeles que saca un funcionario consular aparece la partida de nacimiento y otros papeles de Lothar, hermano de Hugo, nuestro padre. Mi hermano no entendía tanto alemán pero se dio cuenta que había documentación clasificada referida a Eichmann. Apenas pudo ver porque le quitaron la documentación. ‘¡Esto no, esto tampoco…!’, le dijeron.

 

Adolf Eichmann fue uno de los criminales nazis que se ocultó en Argentina
Adolf Eichmann fue uno de los criminales nazis que se ocultó en Argentina

El hecho es que en 40 días Luis logró su pasaporte y partió a Alemania.

-Yo me quedé con la intriga y desde entonces no dejé de investigar y supe que mi tío abuelo fue un decisivo para capturar a Eichmann. Sin embargo, fue dejado en un segundo plano o ninguneado tanto por Alemania como por algunas instituciones judías pese a que la propia primera ministra Golda Meir en 1972 hizo un reconocimiento claro de que Lothar fue el héroe que detectó a Eichmann. Él dio todos los pasos para que pudieran capturarlo –cuenta Liliana.

La historia familiar y la llegada de Hermann a la Argentina

-No es cierto que Lothar haya sido miembro del Partido Comunista Alemán (PCA) –aclara enfáticamente Liliana.

El dato no es menor: en plena Guerra Fría, pertenecer al PCA podía significar espiar para la temible Stasi o para la propia KGB -la inteligencia soviética, creada en 1954- que tuvo a un agente destacado en Alemania Oriental: Vladimir Putin.

Lothar nació en 1901 en Quirnbach, una ciudad alemana cercana a Francia. Era el tercero de los once hijos de Maximilian Hermann y Sophie Hans, una familia judía acomodada que vivía del comercio de ganado. Lothar, en cambio, se dedicó a hacer gestiones en un estudio jurídico.

Lothar Hermann estuvo en el campo de concentración de Dachau
Lothar Hermann estuvo en el campo de concentración de Dachau

En 1935, cuando bajo el gobierno de Adolf Hitler se promulgaron leyes de segregación racial, la vida de Lothar cambió de modo dramático.

En ese año, agentes de la Gestapo lo capturaron en Munich acusado de querer contrabandear dinero a Francia. Lo encerraron ocho meses en Dachau, un tenebroso campo de concentración del que logró salir en mayo de 1936, tras entregar dinero y propiedades.

Las palizas y una enfermedad en la vista significaron que, a los 35 años, Lothar era un judío pobre y casi ciego en un país gobernado por Adolf Hitler.

De inmediato, Lothar emigró a Holanda donde se casó con María Waldmann y decidieron viajar a América. Consiguieron visa con destino a Paraguay y embarcaron en el transatlántico Alsina el 5 de diciembre de 1938. Unos días antes de la partida, Alemania vivió lo que se conoce como “La noche de los cristales rotos”, cuando grupos de las SA (tropas de asalto del Partido Nacionalsocialista) salieron a linchar judíos y destrozar viviendas y comercios de familias de esa comunidad.

El cine York de Olivos

Lothar y María se mudaron a Rosario. En mayo de 1941 nació Silvia, la única hija que tuvieron. Fue esa chica, Silvia, quien a los 12 años conoció de modo casual a Klaus Eichmann, el hijo mayor de los cuatro que tuvo el arquitecto de la llamada “Solución final”, es decir matar a todos las personas que estaban en los campos de concentración. Klaus había nacido en Berlín en 1936 y defendía las ideas del nazismo.

-Klaus era cinco años mayor que Silvia. Ella era una niña. Se conocieron en el cine York de Olivos en un ciclo de cine alemán. No hubo ningún romance como dan a entender en la película… -dice Liliana en referencia a Operación Final, el éxito de Netflix donde Ben Kingsley protagoniza a Eichmann.

Silvia Hermann, la adolescente que conoció al hijo del criminal nazi
Silvia Hermann, la adolescente que conoció al hijo del criminal nazi

Lo que parece de cine es que esa niña, en 1954, le contara a su padre que había conocido a ese muchacho, lo cual le permitió a Lothar seguir con paciencia la pista de Eichmann. Hasta entonces, Lothar, limitado por la falta de visión pronunciada, sostenía a su familia haciendo gestiones para pensionistas y jubilados alemanes.

De aquel encuentro fortuito en el York surgió luego algo extraño: Klaus usaba su propio apellido y no Klement, que era la identidad falsa del padre. Para confirmar el vínculo, Silvia no tenía que ir a San Fernando, a la calle Garibaldi -donde se mudaron los Eichmann años después, y donde se produjo el secuestro- sino a pocas cuadras de su casa ya que ambas familias vivían en Olivos.

El documento que usaba Adolf Eichmann en la Argentina. Su nombre: Ricardo Klement (Yad Vashem)
El documento que usaba Adolf Eichmann en la Argentina. Su nombre: Ricardo Klement (Yad Vashem)

Eichmann ocultaba su identidad bajo el nombre de Ricardo Klement, por un documento otorgado por la Cruz Roja Internacional, con apoyo de agentes del Vaticano y con visado argentino. Es decir, una compleja trama internacional de protección de nazis posterior a la caída del Tercer Reich en el marco del nuevo escenario: la Guerra Fría. Muchos ex SS (una poderosa organización militar al servicio de Hitler) colaboraron con el armado de los servicios de inteligencia en distintos países.

Lothar vivía cerca del hombre que quería cazar. Por eso, en 1955 decide mudarse con su familia a Coronel Suárez, a más de 500 kilómetros de donde vivían. Desde allí siguió con su trabajo de gestión de pensiones y aunque él no veía como para escribir ni sus secretarias sabían alemán, tenía que deletrear sus cartas, lo cual era un trabajo ciclópeo. Uno de ellos fue Tuviah Friedman, director de un archivo israelí de búsqueda de nazis, nacido en Polonia. También se escribía con Fritz Bauer, un fiscal de Alemania que, por coincidencia, era sobreviviente de Dachau aunque Liliana asegura que no se habían conocido en ese campo de concentración.

La búsqueda de la sobrina nieta

-Mi abuelo, Hugo Hermann, hermano mayor de Lothar, había llegado en 1935 a Bolivia y luego se trasladó a Buenos Aires. En 1937 nació Luis, mi padre –cuenta Liliana y hace una pausa-. Cuando llega el exterminio masivo de judíos, siete de los once hermanos mueren en los campos de concentración.

Liliana se vinculó con la historia familiar siendo ya grande y la primera cosa que localizó fue triste. Empezó a buscar en internet y dio con una foto de la tumba de Lothar en Coronel Suárez: descuidada, abandonada. Lothar había muerto en 1974 y ella vio esa foto en 2000.

-La foto la sacó Javier Zafore, un fotógrafo de Coronel Suárez que se presentó a un concurso de la BBC de “tumbas olvidadas”. ¿Cómo puede ser que una persona que debe ser tratado como un héroe tenga la tumba abandonada? –se dijo Liliana.

la “tumba olvidada” de Lothar Hermann en Coronel Suárez
la “tumba olvidada” de Lothar Hermann en Coronel Suárez

Sin embargo, hubo cosas peores en la vida de Lothar. Antes de la captura de Eichmann, en 1959, Silvia, su hija, partió a vivir a Estados Unidos, ya que no cabían dudas de que ella había jugado un papel clave en identificar al asesino: había facilitado la identificación del criminal nazi.

En ese mismo año, el Argentinisches Tageblatt, diario alemán en la Argentina, publicó una solicitada firmada por Tuviah Friedman, el funcionario israelí cazador de nazis, en la que ofrecía una recompensa por datos que permitieran localizar a Eichmann.

La carta de Lothar Hermann informando que Eichmann estaba oculto en la Argentina. La escribió el 17 de octubre de 1959, siete meses antes de la acción del Mossad
La carta de Lothar Hermann informando que Eichmann estaba oculto en la Argentina. La escribió el 17 de octubre de 1959, siete meses antes de la acción del Mossad

Además, en el texto Friedman mencionaba algunos lugares donde podría estar el criminal nazi. Al leer esa solicitada, Lothar envió una carta a Friedman en la que consignó que lo publicado en el diario alemán iba por rumbo errado: “Es totalmente incorrecto que Eichmann esté en Kuwait o Persia” y luego agregaba “porque el mencionado Eichmann vive en las cercanías de Buenos Aires con su mujer y sus cuatro hijos, con cuidado y mucho dinero”.

Hermann le escribió a Tuviah Friedman, director de un archivo israelí de búsqueda de nazis, para alertarlo sobre los datos erróneos de su pesquisa para encontrar al criminal nazi
Hermann le escribió a Tuviah Friedman, director de un archivo israelí de búsqueda de nazis, para alertarlo sobre los datos erróneos de su pesquisa para encontrar al criminal nazi

La carta -tal como muestra el facsímil de esta crónica- fue fechada el 17 de octubre de 1959- siete meses antes de la acción de la Mossad. La fuente del diario alemán era el propio y sería una hipótesis a considerar que un caza-nazis de la experiencia de Friedman hiciera correr que Eichamann estaba en Medio Oriente para que el exterminador no tomara precauciones. Sin perjuicio de ello, la carta muestra que Lothar quería que su investigación llegara a buen puerto.

Preso y acusado de ser Mengele

Meses después de la captura de Eichmann y de su traslado a Tel Aviv, se llevaba a cabo el juicio en Jerusalén y Lothar no dejaba de recibir presiones en vez de reconocimientos por el aporte realizado.

-En una de sus cartas, dirigida a Pinchas Rosen, Ministro de Justicia de Israel, Lothar dice que no se había tomado un camino equivocado, que el juicio debía ser de un tribunal internacional y no del Estado de Israel, y descontento con el destrato que recibía advertía que daría nombres y circunstancias de muchas cosas oscuras en la protección que recibía Eichmann. Poco tiempo después, su casa fue violentada por gente que no iba con una orden de allanamiento precisamente –dice Liliana.

En 1961 la policía acusó y detuvo a Lothar Hermann bajo la acusación de ser el criminal nazi Jospeh Mengele
En 1961 la policía acusó y detuvo a Lothar Hermann bajo la acusación de ser el criminal nazi Jospeh Mengele

Entonces fue que un periodista -que dijo ser del Daily Express, un diario británico- fue a preguntar a Lothar por el paradero de Joseph Mengele. Y Lothar lo sacó carpiendo.

Pero lo peor sucedió después: en marzo de 1961, esta vez policías argentinos, lo llevaron preso: ¡acusado de ser él mismo Mengele! Lo tuvieron dos semanas en la comisaría de Coronel Suárez y al salir -por supuesto, libre de ser el genocida nazi- tuvo que afrontar la enfermedad que llevó a Marta, su esposa, quien finalmente murió en 1962.

El 15 de diciembre de 1961 Eichmann fue condenado a morir en la horca por crímenes contra la Humanidad (Getty)
El 15 de diciembre de 1961 Eichmann fue condenado a morir en la horca por crímenes contra la Humanidad (Getty)

Lothar, ciego pero no abatido, sin su mujer y con su hija lejos, quedó en Coronel Suárez, poblado de recuerdos y tocando su acordeón en la plenitud de las pampas. En 1972 llegó el reconocimiento del Estado de Israel de la mano de su primera ministra Golda Meir, acompañado de una recompensa económica. Apenas dos años después, a los 73 años, moría.

Su sobrina nieta, Liliana, se ocupó de que la tumba de ese hombre estuviera cuidada. Es el respeto a la memoria de uno de los tantos héroes cotidianos que luchan hasta el final por sus convicciones y para que no queden impunes los crímenes de lesa humanidad.

Levinas y el tío cazador de nazis

El apellido materno del periodista Gabriel Levinas es Gerstenzang. Y el dato no es a efectos genealógicos. El tío de Levinas, Samuel Gerstenzang, tuvo participación en la captura de Eichmann. Antes de eso, Samuel tenía un largo historial. Cuando Palestina era protectorado británico –desde 1917 hasta la creación del Estado de Israel, en 1948-, el Reino Unido se había comprometido a “dar un hogar para los judíos” (conocida como Declaración Balfour). Pero los ingleses, como tantas otras veces, no cumplieron. Y la resistencia de los judíos fue directa, con atentados y lucha clandestina.

El tío de Levinas, Samuel Gerstenzang, tuvo participación en la captura de Eichmann.
El tío de Levinas, Samuel Gerstenzang, tuvo participación en la captura de Eichmann.

El tío de Levinas fue uno de esos combatientes. En Palestina estuvo desde 1933. Luego se trasladó a Europa, esta vez para pelear contra los nazis y junto a los británicos a quienes había combatido. La película de Quentin Tarantino, Bastardos sin gloria -cuenta Levinas-, está inspirada en lo que hacían muchos de estos experimentados luchadores como su tío, que eran cazadores de nazis en plena guerra.

-En 1960, el tío Samuel vivía en Israel. Acá vino a participar de la inteligencia previa. El grupo que hizo la captura era otro distinto. Samuel usaba una identidad fraguada, era Sam Gilead en ese entonces. Y dejó la Argentina unos días después–dice Levinas a Infobae.

Gabriel Levinas asegura que al auto utilizado para secuestrar a Eichmann fue el de su padre, un De Soto modelo 49
Gabriel Levinas asegura que al auto utilizado para secuestrar a Eichmann fue el de su padre, un De Soto modelo 49

Un dato que el fundador de la revista El Porteño da como cierto es que el auto utilizado en el secuestro era el de su padre.

-Papá tenía un De Soto 49. Era un modelo con transportín. Como una limusina antigua, muy espacioso. Unos días antes lo denunciaron como robado y apareció tres días después del secuestro –cuenta el periodista.

El periodista tenía por entonces ocho años. Su padre era un empresario acaudalado y el lujoso De Soto –del cual conserva alguna foto- servía, entre otras cosas, para llevarlo a la escuela. Desde ya, la verdad en las maniobras de inteligencia puede quedar oculta: el auto de un empresario judío puede ser un señuelo o, efectivamente, puede servir para secuestrar a Eichmann.
Muchos años después, Levinas pudo reunirse con el hermano de su madre en Washington y le contó algunos detalles.

-Samuel me contó que ellos fueron a hablar con Arturo Frondizi (por entonces, 1960, presidente) para ponerlo al tanto de lo que iban a hacer, ante lo cual les recomendó que no hablaran con nadie de las fuerzas armadas y de seguridad porque tenían un alto grado de penetración de nazis refugiados ilegalmente.

Joseph Mengele: la información oficial señaló que estaba en santos, un pueblo costero, y que se ahogó en el mar. El tío de Levinas también participó de la caza de este criminal nazi
Joseph Mengele: la información oficial señaló que estaba en santos, un pueblo costero, y que se ahogó en el mar. El tío de Levinas también participó de la caza de este criminal nazi

A su vez, Levinas afirma que los agentes israelíes tenían identificado a Mengele (tal como cuenta Liliana Hermann) y que hubo un motivo para no capturarlo: hubiera provocado una crisis que podía recaer en el frágil gobierno de Frondizi, asediado por más de un centenar de conatos de golpes de Estado.

-A Mengele lo dejaron irse al Paraguay y mi tío integró el grupo de israelíes que tenían la misión de matarlo-dice.

Ya no cabía la posibilidad de secuestro. Estaba alertado por lo de Eichmann y en Paraguay gobernaba Alfredo Stroessner, admirador del Tercer Reich.

-Mi tío fue a Asunción con un pasaporte canadiense cuyo apellido era Johnstone. Cuando estaba por salir, otro agente le dijo que en un hotel de Asunción habían matado a un tal Johnstone.

Razón suficiente, cuenta Levinas, para que se levantar la operación. Muchos años después, concretamente en 1979, la Mossad monta de nuevo una operación donde participaron algunos de los que habían secuestrado a Eichmann. Esta vez para matar a Mengele en un pequeño pueblo costero cercano a Santos y participa Samuel Gerstenzang.

-Fueron al lugar y justo Mengele se ahogó en el mar. Mi tío me contó que pudo ir a la morgue para corroborar que fuera Mengele.

SEGUÍ LEYENDO:

Los oscuros años de Adolf Eichmann en la Argentina: el criminal nazi que vivió en San Fernando como un “buen vecino alemán

Las tenebrosas horas finales de Adolf Eichmann, el “arquitecto” del Holocausto



Source link