Día: 13 de agosto. Hora: 5.30 am. Había pasado un día desde que las mató. Le envió un mensaje de texto a un colega para avisarle que estaría yendo al yacimiento más alejado de la firma Anadarko Petroleum Corporation.

Un nuevo video de seguridad muestra el momento en que Chris Watts, conocido como el monstruo de Denver” transporta los cuerpos de su esposa Shannan y sus hijas Bella y Celeste en una camioneta y parte para ocultarlas.

La grabación, perteneciente a las cámaras de seguridad de un vecino de Watts, fue revelada por el Fiscal del Distrito del Condado de Weld. Muestra al padre homicida dejando su vivienda en Frederick con los cadáveres de su esposa e hijas rumbo a la refinería donde trabajaba para ocultarlos en tanques de petróleo.

La cámara de seguridad del vecino muestra a Chris Watts en el momento en que carga los cuerpos de Shannan y de Celeste y Bella
La cámara de seguridad del vecino muestra a Chris Watts en el momento en que carga los cuerpos de Shannan y de Celeste y Bella

De acuerdo al video puede verse cómo Watts ingresó a su cochera marcha atrás con su furgoneta. Allí coloca los cadáveres que luego llevaría a uno de los campos petrolíferos de la compañía en la que estaba empleado y conduce. Allí escondió los cuerpos sin vida de su familia.

Las autoridades han dado a conocer documentos sobre el caso no sólo sobre lo que hizo Watts aquella trágica noche, sino también respecto a los movimientos de su amante –Nichol Kessinger– quien ha quedado salpicada en la causa.

Shanann supo del amorío de su esposo y en efecto se alejó de él por unas semanas durante unas semanas en el verano boreal. Intentó la manera de arreglar su matrimonio, pero ya estaba roto. Fue a casa de sus padres con Bella y Celeste a Carolina del Norte, los mismos que mostrarían una templanza única durante el juicio al “monstruo.

A las pocas semanas, Shanann regresó con sus hijas a su casa de Frederick, en Denver. Hizo un breve viaje por trabajo y retornó la noche del 13 de agosto. En esas horas fatales, Watts la estranguló hasta la muerte y asfixió a sus dos hijas hasta terminar con sus vidas. Los detalles de lo ocurrido esa madrugada son espeluznantes. Al día siguiente trasladaría los cuerpos a la refinería. Comenzaría a dar entrevistas mostrando desesperación. A los tres días fue detenido. Y confesó.

Watts, que se había declarado culpable de asesinar a su esposa embarazada y a sus dos hijas para evitar la pena de muerte, fue sentenciado por el juez de la Corte de Distrito Marcelo Kopcow a cuatro condenas de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional y más de medio siglo de prisión por cargos adicionales en una corte de Denver.

El día de la sentencia -el pasado 19 de noviembre- el padre de Shanann y abuelo de Bella y Celeste hizo uso de la palabra: “Usted no sabe lo que es amor, porque si lo supiera, no las habría matado“, dijo Frank Rzucek.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Las sospechosas búsquedas en Google de la amante del “monstruo de Denver” antes y después de conocerse la verdad

La espeluznante descripción de cómo actuó el “monstruo de Denver” y lo que hizo para deshacerse de los cuerpos de su esposa e hijas



Source link