Elena Oliveras (Flor Zurita)
Elena Oliveras (Flor Zurita)

La historiadora y ensayista Elena Oliveras explora en su nuevo libro La cuestión del arte en el siglo XXI fenómenos actuales como el retorno de la utopía luego de la posmodernidad, la vitalidad del arte para condensar las contradicciones del mundo y formas disruptivas hoy como la autoficción o lo “quirky”, que se vislumbran como los parámetros del mañana.

“El arte hoy muestra la estructura inestable de un mundo ambiguo y hasta contradictorio que pone en juego nuestra supervivencia y defensa elementales”, dispara Oliveras en el inicio de su libro, en el que recurre a autores como Giorgio Agamben, Jacques Rancière o Nicolas Bourriaud para desplegar una radiografía actual de las producciones artísticas.

Acompañado de ilustraciones que buscan dar marco al debate actual -obras de Liliana Porter, Max Gómez Canle, Ana Gallardo, Marcel Duchamp, Tania Bruguera y más-, el libro incluye también ejemplos que han causado furor mediático, como la polémica restauración de un Ecce Homo en un santuario de Borja, España, por parte de Cecilia Giménez, una vecina del lugar; o la performance de Marina Abramovic en el MoMA, quien se pasó 700 horas sentada mirando a los ojos de los visitantes.

“La cuestion del arte en el siglo XXI” (Paidós). de Elena Oliveras
“La cuestion del arte en el siglo XXI” (Paidós). de Elena Oliveras

Autora de títulos indispensables como Estética. La cuestión del arte y Estéticas de lo extremo, Oliveras es doctora en Estética por la Universidad de París, profesora Emérita de la Universidad del Salvador y se desempeñó como asociada de la cátedra Estética en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

En el libro sobrevuela una idea del arte del siglo XXI en relación al retorno de la utopía y habla del “metamodernismo”, que nos acerca a un resurgimiento de la esperanza. ¿De qué manera el arte contribuye a vislumbrar el futuro?

– En tanto metamodernos oscilamos entre la modernidad y la posmodernidad. De la posmodernidad mantenemos la desaparición de la Verdad (con mayúscula) y, de la modernidad, la utopía. Pero la utopía carece hoy del entusiasmo que caracterizó a los modernos. El ser humano metamoderno apunta a un presente que no tiene un futuro claro. Lo que ponen de manifiesto muchos artistas contemporáneos es que en tiempos de crisis financieras, inestabilidades geopolíticas y desastres ecológicos es demasiado tarde para ser pesimistas. Es necesario pasar a la acción. El Partenón de libros prohibidos de Marta Minujín ofrece una interesante perspectiva utópica. Presentado en la documenta 14 de Kassel (2017) y anteriormente en Buenos Aires, en 1983, se realizó con libros que estuvieron prohibidos y contó con la participación del público que donó y recibió ejemplares. Abrió un espacio para pensar cómo construir la esfera pública en un mundo en crisis en el que se ha multiplicado la censura, la discriminación y la exclusión.

“El partenón de libros” de Minujín (Reuters)
“El partenón de libros” de Minujín (Reuters)

–  Menciona ejemplos de obras “profanas” como la exposición “Tómame soy tuyo”, parte de Bienalsur (que incluía una alfombra de caramelos de Félix Gonzáles Torres que el público podía comer, o galletas de la suerte de Rachel Rose); “El Aleph engordado” de Pablo Katchadjian; y la muestra de Maurizio Cattelan en el baño del Guggenheim, un inodoro de 18 quilates de oro para el uso de los visitantes. ¿Cuáles son las similitudes en estas creaciones?

– Lo que tienen en común las obras “profanadoras” es que rompen el aura, el aspecto “sagrado” que tradicionalmente se adjudica a las obras de arte. Se rompe el aura por una cercanía excesiva, por el tocar, por el comer, como en el caso de los caramelos de Félix González Torres o las galletas de la suerte de Rachel Rose. A veces el uso es escandaloso, como el caso del inodoro cubierto de oro para ser usado como un inodoro común que Maurizio Cattelan ubicó en el baño del museo Guggenheim de Nueva York entre 2016 y 2017. Por su parte, Pablo Katchadjian en El Aleph engordado reconoce que Borges está sometido a una sacralización pero profana uno de sus textos más famosos. Lo “engorda” con más de cinco mil palabras apelando a la parodia y al humor. Si el Aleph contiene todo el universo ¿por qué no agregar algunas cosas más?

El inodoro de oro macizo de 18 kilates que instaló en el Museo Guggenheim
El inodoro de oro macizo de 18 kilates que instaló en el Museo Guggenheim

En el capítulo “Internet como productora de arte” cita a Boris Groys -“Toda persona que se vuelve pública es sospechosa de ser una mercancía”-, lo que hace pensar que el mercado siempre encuentra la forma de convertir el arte en commodity. ¿Cuánto tiene que ver en esto las nuevas tecnologías?

– Las nuevas tecnologías conllevan el riesgo de mercantilización no solo de la obra de arte sino también de la propia existencia humana. El mundo virtual es el nuevo “ágora” donde cada uno juega un rol llegándose a utilizar –consciente o inconscientemente- las estrategias del marketing para lograr un éxito inmediato. En el espacio de Internet no sólo se producen obras; también el ser humano “se produce” y se exhibe. Todo –incluyendo la intimidad, el dolor, el desconsuelo- tiene que exhibirse porque si no se exhibe no existe. Y así finalmente todo, en la sociedad de consumo, se vuelve integrable, hasta la intimidad del dolor extremo.

Durante su visita a Buenos Aires, el curador de la Bienal de Venecia Ralph Rugoff se refirió a una muy en boga “mirada condicionada del mundo”, y señaló que son los artistas quienes ofrecen espacios para lidiar con esa complejidad. A su juicio ¿Qué lugar ocupa el tema de la posverdad en el arte en el siglo XXI?

– Considero muy acertado el lema “Que vivas tiempos interesantes” como título de la Bienal de Venecia 2019. Elegido por Rugoff, alude a lo que fue falsamente considerado una antigua maldición china. Así esta fake new, como eje conceptual-metafórico de la bienal, lleva al espectador a estar muy atento para no dejarse engañar, para poder dilucidar, en lo que ve, qué es verdadero y qué falso. La “posverdad” es un tema que se destaca en la vasta extensión del arte contemporáneo. La idea de “posverdad” hace referencia a la ausencia de Verdad (con mayúscula) y es un rasgo definitorio del sentimiento posmoderno, que la metamodernidad mantiene. Salvo que seamos fundamentalistas, ya no creemos en la existencia de un fundamento sólido de la verdad. En términos más específicos alude a la distorsión deliberada de la realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en las opiniones. Y así se construyen “relatos”, tal como lo podemos constatar día a día en el plano de la política.

En una charla que dio en Buenos Aires el filósofo francés Gilles Lipovetsky, dijo que “la verdadera riqueza del arte contemporáneo es no ofrecer una verdad universal” sino que “su verdadera riqueza es su subjetividad”. ¿Es el arte el lugar por excelencia para encontrar modos de acercamiento en sociedades polarizadas?

– El hecho de que la verdad se abra en múltiples sentidos es algo que se pone de manifiesto en el arte, tal como lo expone Umberto Eco en La obra abierta. Diferente de la “posverdad”, la verdad del arte no solo niega el carácter absoluto de la Verdad sino que apunta a algo positivo: sirve para crear un sentido cada vez más rico, producto del hacer creativo tanto del artista como del espectador. En cada nueva lectura de la obra el sentido se abre a nuevos sentidos que intentan captar la complejidad de la experiencia humana. Estos nuevos sentidos se enriquecen por la incorporación de lo “otro”, de lo que no había sido centralizado hasta ese momento. Así la percepción auténtica de la obra ayuda a romper con la polarización dominante en nuestra sociedad.

SIGA LEYENDO

10 “instalaciones vivientes” de Trina Merry, la artista del body painting que revoluciona las redes y las calles

Pensar los museos en el siglo XXI: un espacio para coexistir y discutir, según especialistas



Source link