Los diferentes Kreise (distritos) de Zúrich, la capital de la Confederación Suiza ofrecen una gran cantidad de atracciones para los visitantes. El problema es que, según distintos estudios, se trata de la ciudad más cara del mundo, lo que puede generar un problema y hasta espantar a distintos turistas.

Jocha Fontana se dio la tarea de romper mitos y comparte su experiencia al hacer Check In en esta ciudad de una forma barata, pero a su vez,  disfrutando todos los rincones y ofertas que la hacen famosa.

Un dato vital: estar atentos al clima para visitar la ciudad en una temporada que sea favorable para recorrerla a pie. El invierno allá es duro y puede hacer que la experiencia sea más complicada e incómoda. Para quienes la recorran en verano, las más de 1200 fuentes de agua potable son estaciones para refrescarse e hidratarse sin problemas.

Recorrer la ciudad a pie permite admirar su arquitectura de calles estrechas e invita a recorrerlas, especialmente la “Ciudad Vieja”, que conserva muchos edificios y otras construcciones que se mantienen desde el medioevo.

En bicicleta: en Zúrich es posible alquilar bicicletas gratis durante todo el año en la estación central de la ciudad, ideal para los recién llegados. Hay opciones para todos: incluso para niños, con sillitas y de dos personas.

Una app gratuita también puede ayudar a los viajeros a encontrar distintos puntos de entrega donde encontrar la suya para seguir conociendo el lugar.

El Zúrich West es, al contrario de la ciudad vieja, un distrito donde en los últimos años se concentró la oferta de diseño, gastronomía, arte y cultura. Allí, enormes galpones y fábricas fueron reconvertidos en espacios de vanguardia que son una parada obligada.



Source link