Alegría, regalos, brindis y reencuentros. Todo eso traen las fiestas de fin de año. Pero también estrés, compras, cocina y corridas de último momento… Y todas las sensaciones y vivencias se multiplican si, además, este año te toca ser la anfitriona.

¿Cómo preparar la casa? ¿Qué cocinar? ¿Decorar con velas o con flores? Los interrogantes son muchos. Lo ideal es no estresarse, y organizarse. “Una planificación acertada permite pasar las fiestas en paz”, apunta Edith Cortelezzi, experta en Ceremonial y Protocolo que cursó estudios en La Sorbonne, París. Según la especialista, una de las claves es pedir ayuda y delegar determinadas tareas en alguien de confianza.

“Todos tenemos a esa persona de la familia que está dispuesta a ayudar: podemos pedirle que se comunique con los parientes y verifique quiénes pueden venir y quiénes no, lo que nos ahorrará mucho tiempo”, afirma Cortelezzi, que también es periodista, locutora y autora de los libros Buenos modales, buenos negocios y Buenos modales, mejores negocios, ambos publicados por editorial Grijalbo.

Ahora bien, no siempre recibir en casa nos cae tan bien. “Alrededor de la celebración de las fiestas de Navidad y Año Nuevo hay ciertos denominadores comunes a los que, por lo general, nos enfrentamos año tras año”, dice la counselor Analía Cordero, miembro de la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de Counselors.

Y continúa: “Algunos de ellos conllevan cierto malestar en función a nuestra propia percepción de las festividades o bien en relación a los acontecimientos que tienen lugar social, laboral o familiar. Por las características de estos días y el énfasis en su significado y sus rituales, suelen verse acentuados, precisamente, sus contenidos emocionales y se vuelven cuestiones a afrontar situaciones como desavenencias familiares, distanciamientos con amigos, seres queridos que ya no están, cambios significativos a los que no terminamos de adaptarnos, como pérdidas de personas, trabajo, económicas, entre otras”. Para superar estas sensaciones negativas, la experta recomienda “evitar prejuzgar situaciones, rescatar valores, apostar al reencuentro, redescubrirnos más abiertos y flexibles y no presos de nuestras propias creencias”.

CHECK LIST. Comienza la organización: chequear cantidad de invitados. “Jamás invitar a más personas de las que podamos albergar en nuestra casa”, puntualiza Cortelezzi.

“Todos deben estar sentados y poder comer cómodos, aunque el menú sea sándwiches”, puntualiza la experta en ceremonial y protoloco. Si no se admiten mascotas, será necesario avisar a las visitas al momento de cursar la invitación, para evitar confusiones. Respecto al menú, si la idea es que cada invitado lleve un plato preparado, lo ideal es solicitar que lo traigan en fuentes ya listas para presentar en la mesa. “Cada invitado debe informar a la anfitriona qué puede o quiere llevar, de manera que la dueña de casa organice la mesa”, dice Cortelezzi.

Y agrega: “Pero deben evitar los recipientes de plástico y las ollas. Todo debe llegar servido en fuentes. Y al final de la celebración, las fuentes se devolverán limpias”. En cambio, si la preparación de los alimentos se realiza en casa debemos tener algunos recaudos, especialmente si las temperaturas son altas.

La licenciada Cecilia Sánchez (M. N. 5597), integrante del equipo de Nutrición del Centro Médico CRENYF, recomienda evitar descongelar a temperatura ambiente o con mucha anticipación los alimentos a cocinar como pollo, carnes o pescado; no volver a congelar un alimento que ya fue congelado; mantener los alimentos refrigerados hasta el momento de servirlos; una vez servidos los platos, volver a refrigerar las preparaciones evitando dejarlos más de una hora a temperatura ambiente, sobre todo en días de mucho calor.

“Al momento de la compra, seleccionar establecimientos seguros, controlar las fechas de elaboración y vencimiento, adquirir los productos perecederos -frescos o congelados- en el último momento antes de llevarlos a casa, y guardarlos inmediatamente al llegar”, recomienda la experta. Y agrega: “Evitar contaminaciones cruzadas. En la heladera, mantener con tapa los alimentos que se consumen fríos (como las ensaladas) y separados de los demás. Lo mismo para los ya cocidos y los crudos”. Y un detalle fundamental: “Si los alimentos sobrantes estuvieron más de dos horas a temperatura ambiente durante la sobremesa, descartarlos. Si la exposición ha sido por menos tiempo, guardarlos en la heladera”.

Otro de los temas que se deben planificar con tiempo es la bebida que se servirá en la celebración. “Una buena anfitriona debe chequear si hay suficiente cantidad comprada y, en caso de conocer los gustos de los invitados, es un lindo gesto servir lo que a ellos les agrade, tanto si se trata de gaseosas como de cepas de vino”, afirma la experta en Ceremonial.

Un tip para combatir las temperaturas altas: comprar bolsas de hielo para enfriar las botellas. Disponer de los cubitos en la bañadera o en una pileta, agregar un poco de agua y acomodar allí las bebidas. En una hora y media estarán listas para ser servidas y no habremos ocupado lugar en la heladera

.¿CÓMO DECORAR LA CASA? “Como no es época de ponerse en gastos, lo ideal es aprovechar lo que ya tenemos”, recomienda Cortelezzi. Y continúa: “Usar los colores navideños: verde, colorado y dorado. Para fin de año usaremos blanco, verde y azul.

Decorar la casa con velas queda muy bien y da calidez al ambiente. Pero atención: que no sean perfumadas. Sólo el aroma de la comida debe prevalecer en el ambiente. Otra posibilidad: alquilar vajilla y mantelería. Es muy práctico y no tan costoso. Además, la vajilla se devuelve sin lavar”. Otros detalles que marcan la diferencia: si la casa no tiene toilette para visitas, lo ideal es acondicionar el baño para la ocasión. “Poner un rollo de papel higiénico nuevo y una pastilla de jabón de tocador ‘a estrenar’, y guardar los que están en uso. Toallones de baño y cepillos de dientes familiares se ocultarán de la vista, del mismo modo que los peines, aunque se puede dejar alguno nuevo para que lo usen las visitas”, recomienda la especialista en ceremonial.

Y agrega: “Poner en la bañadera un fondo de agua con flores muy perfumadas, como jazmines u otras de estación, para sentir aroma agradable al momento de entrar. Y dejar a mano un aromatizante de ambientes en aerosol”.

¡Llega Papá Noel! Con respecto a los presentes navideños, si bien cada familia decide, la experta en ceremonial dice que no es necesario poner regalos en el árbol de Navidad. “Si hay niños, se tratará de poner para ellos. Hay que pensar bien antes de ponerse en gastos”, afirma. Luego de la medianoche y del tradicional brindis, la tradicional mesa dulce puede incluir helados, pan dulce, frutas secas y turrón. “Con eso será suficiente. Hay que acercarse a los amigos y a la familia, no a la comida”, recomienda Cortelezzi. Otros detalles. Si hay piscina u otro lugar de riesgo en la casa, tomar todos los recaudos para que un descuido no arruine la velada. Ser anfitrión significa “velar por la seguridad y felicidad de nuestros invitados mientras estén bajo nuestro techo”, afirma la experta.

Con respecto a la vestimenta, se recomienda aclarar a los invitados si la idea es vestir shorts y zapatillas o si nos gustaría algo más arreglado. Cortelezzi recomienda: “En ese caso, al momento de invitar se puede decir: ‘Mi marido y yo estaremos de elegante sport’ o ‘Como vamos a sacar muchas fotos, nos gustaría que todos estuviéramos vestidos para la ocasión’. Unas palabras simpáticas que dan a entender cómo será el dress code de la noche”.

Cociná menos y disfrutá más

Sugerencias de la Lic. Cecilia Sánchez (M. N. 5597, integrante del equipo de Nutrición del Centro Médico CRENYF) para servir platos sencillos pero muy sabrosos en las mesas festivas, cocinando menos y disfrutando más.

xCarnes frías: cocidas, combinadas con salsas originales, con frutas.

xEnsaladas de todo tipo y color, la idea es salir de lo habitual. Agregar cereales como trigo burgol, quinoa, arroz integral, mijo, semillas o frutas para hacerlas más tentadoras. xBudines de verduras.

xHummus y dips de palta o berenjenas bastones de vegetales, morrones, zanahorias.

xFuente de quesos, frutas secas y frescas.

xBrochettes (tomates cherry, quesos, albahaca; carne de vaca o pollo, morrón rojo, verde y amarillo; tomates secos y jamón crudo; queso y aceituna; pechuga de pollo, champiñones y jamón) xBruschettas con masa de tarta casera o pan de salvado o blanco.

xEnsaladas de frutas naturales para servir de postre, con o sin helados de agua o crema. O tartas frutales, copas de mouse o helados caseros.

texto FABIANA POLINELLI ilustraciones VERÓNICA PALMIERI



Source link