El pasado 14 de junio, la policía de Plainwell, en Michigan, dio una alarma de bomba y el tráfico estuvo bloqueado durante más de tres horas en el centro de la ciudad.  Un hombre había robado el banco PNC y dejó allí la mochila donde, según dijo en su amenaza a la cajera, llevaba un artefacto explosivo.

Luego se supo que lo que había en la mochila era ropa, y que el ladrón era Paul Michael Donnelly, de 50 años, ex director del diario Key West Citizen, de Cayo Hueso, en el sur de la Florida.

La policía de Plainwell, en Michigan, usó un robot para examinar la mochila usada por Donnelly en el robo al banco, pero en vez de bomba sólo había ropa vieja
La policía de Plainwell, en Michigan, usó un robot para examinar la mochila usada por Donnelly en el robo al banco, pero en vez de bomba sólo había ropa vieja

Donelly escapó con un botín de USD 4.749.  Cuando lo detuvieron al día siguiente tenía un nivel de alcohol cuatro veces por encima del promedio legal, y del efectivo faltaban USD 281, USD 138 de los cuales se había gastado en boletos de la lotería.

Las imágenes sacadas de los videos de seguridad condujeron a una rápida identificación de Donnelly, cuyos familiares en la zona temían que tuviera pensamientos suicidas.  Algunos dijeron que llevaba el mismo sombrero y las mismas gafas de una foto en su cuenta de Facebook, otros lo reconocieron por su postura típica, y alguien dijo incluso que recientemente había hablado de robar un banco.

Key West Citizen, el diario de Cayo Hueso que Donnelly dirigió hasta marzo de este año
Key West Citizen, el diario de Cayo Hueso que Donnelly dirigió hasta marzo de este año

Mientras lo buscaban, la policía recomendó a los vecinos de Plainwell que mantuvieran sus casas cerradas y que reportaran cualquier desconocido merodeando en los alrededores.  Visitaron los sitios donde normalmente se reunían los desamparados del pueblo y advirtieron que el ladrón podría estar armado.

Tres meses antes, el 26 de marzo, agentes de la policía habían escoltado a Donelly para sacarlo de la redacción del periódico.  Él y el editor Paul Clarin quedaban despedidos ese día, pero ninguno de los dos fue arrestado, a pesar de que la presencia policial hizo que muchos creyeran lo contrario.

Además del despido, le habían diagnosticado un tumor cerebral.  Cuando se declaró culpable del robo ante la jueza Janet T. Neff el 2 de julio, sus abogados dijeron que la vida del hombre venía en picada, que había perdido su novia y hasta su perro, y que el alcohol era el origen de todos sus problemas.

El día del robo, el señor Donnelly había considerado suicidarse“, declararon los abogados en corte, según The Miami Herald. “En ese momento estaba sin casa, con pensamientos suicidas y les había enviado mensajes de texto a familiares y amigos despidiéndose“.

Ahora acaba de ser condenado a cumplir 32 meses de prisión, durante los cuales, por orden de la jueza Neff, debe someterse a un tratamiento contra las adicciones.  Cuando salga de la cárcel permanecerá tres años en libertad condicional.

Durante mucho tiempo, el Key West Citizen, propiedad de Cooke Communications, con base en Carolina del Norte, fue el único diario en Cayo Hueso con tirada los siete días de la semana.  Los propietarios dijeron en marzo que la salida de Donnelly y Clarin se debía a una reorganización, sin dar más detalles.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Robó un banco hace 60 años y regresó a la escena del crimen para tomar una copa de champagne

A doce años del “Robo del Siglo”: cómo es la nueva vida de los miembros de la banda



Source link