Ferréz, el creador del Movimiento de Literatura Marginal en Brasil, estuvo de visita en Buenos Aires para presentar su libro “Manual práctico del odio” (Analia Garelli/Télam)
Ferréz, el creador del Movimiento de Literatura Marginal en Brasil, estuvo de visita en Buenos Aires para presentar su libro “Manual práctico del odio” (Analia Garelli/Télam)

El brasileño Ferréz, referente del Movimiento de Literatura Marginal de Brasil y creador de sellos como Povo y Cómix Zone, aseguró que “para ser editor, hoy, hay que estar loco”, en el marco de su participación en la Feria de Editores (FED), que se celebró en Ciudad Kónex.

Nacido en 1975 en San Paulo, Ferréz escribió libros como Manual práctico del odio, obra de culto que narra la violenta realidad de los favelados paulistas, y Amanecer Esmeralda, cuento infantil que reivindica la negritud, ambos publicados en la Argentina por Corregidor.

“Manual práctico del odio” (Corregidor), de Ferréz
“Manual práctico del odio” (Corregidor), de Ferréz

Además, Reginaldo Ferreira da Silva comentó que compró los derechos para publicar por primera vez en portugués, en Brasil, la emblemática historieta de Héctor Oesterheld El Eternauta en el sello Cómix Zone que armó con el youtuber Thiago Ferreira.

Ferréz, rapero y activista con un fuerte compromiso social, confirmó que antes de fin de año publicará por Corregidor el cuento infantil La pequeña Ana y el globo y Capao pecado, su icónica primera novela, donde planta las bases de lo que llama literatura marginal, a su entender, “una tentativa de sobrevivir, de hacer literatura y hacer que las favelas tengan voz en un lugar donde no la tienen ni quieren que la tengan”.

¿Qué es una literatura marginal?

– La deconstrucción de la cultura es tan profunda que mis amigos no quieren que se llame marginal a esa literatura, pero yo les digo que el sentido de marginal es el que está al margen y el margen es lo que completa el río. Una forma de desarmar el prejuicio es tomar las palabras peyorativas y transformarlas en buenas, como hicimos con gueto o favela, que fueron transformadas en cosas positivas. Es diferente decir ustedes son de la favela, a nosotros somos de la favela.

“Amanecer Esmeralda” (Corregidor), de Ferréz y Pupé
“Amanecer Esmeralda” (Corregidor), de Ferréz y Pupé

–  El concepto de marginal, entonces, ¿está vinculado con una apertura de la idea de literatura, que pasa a ser narrada por voces que tradicionalmente no estaban en su canon?

– Tenemos la precaución de contar nosotros mismos nuestra propia historia y eso pasa en casas editoriales de todo el mundo, que le dan voz a la gente del pueblo, y eso provoca una discusión muy grande, porque muchas personas no leen, ¿pero cómo no van a leer si esas vidas, esas realidades no los identifican ni convocan?

¿Cómo se vincula el rap con la escritura y lo literario?

– Hay una vinculación en la velocidad de la escritura y en la forma de la palabra, está muy cerca lo que narro en el rap con lo que narro en los libros. Mis CD’s vienen con cuentos, nunca canté para que las personas vayan hacia la música, sino para que se acerquen a la literatura. Es una gran artimaña para crear lectores. Me sucedía que en auditorios repletos eran los viejos los que se me acercaban, los jóvenes no entendían del todo de qué se trataba eso. Fue un proceso, los tuve que ir cautivando de a poco: si antes leía textos extensos, ahora son breves e intensos.

Hizo un trabajo en el mismo con niños, en el proyecto Interferencia.

– Entregamos 120 canastas de alimentos básicos por mes y más de 100 chicos reciben apoyo en matemática, portugués, literatura y les enseñan capoeira y pensamiento afro. Porque en Brasil las escuelas son laicas pero no enseñan la cultura brasileña. La otra opción en el sur blanco de Brasil es la Biblia, la escuela adventista que es mayoría, y nada de cultura negra. Mientras nosotros estamos bailando y tocando, ellos están marchando, justo enfrente nuestro.

Ferréz y Lucía Tennina dialogaron en la Feria de Editores (FED)
Ferréz y Lucía Tennina dialogaron en la Feria de Editores (FED)

Esta misma problemática aparece en Amancecer Esmeralda, ¿lo dispone de una manera diferente escribir para un público que es no adulto?

– A los chicos les sigo hablando del mundo real, pero dejo un halo de esperanza. Me niego a cerrar mis libros para niños con una tragedia. En La pequeña Ana y el globo, libro que saldrá primero en la Argentina, relato la orfandad de una nena a partir de la muerte del padre, con la idea de decir la verdad e, incluso sobre la muerte, tener esperanza.

¿Dónde se conectan el escritor y el activista social?

– Es todo la misma cosa. Cuando llevo una canasta básica, me detengo para escribir alguna frase que me llama la atención. Me alimentan el activismo y la literatura, que es una actividad íntima, pero cuando se torna colectiva te hace más feliz. Yo escribo solo, pero escribo mucho de lo que escucho en la calle, invento personajes con las voces que quedan en mi cabeza.

¿Qué dicen esas voces hoy en Brasil?

– Están enloquecidas. Brasil es un hospital psiquiátrico, sin médicos. Tenemos un gobierno que cada día dice una cosa peor que otra, hasta a nosotros que somos oposición queremos que le vaya bien, porque entendemos que así nos irá bien a todos, pero eso no pasa.

En 2008 creó el sello Povo para publicar autores de la periferia. ¿Qué implica ser editor hoy?

Para tener una editorial, hoy, hay que ser un loco, yo puse una editorial para perder plata, pero fue el mejor dinero perdido en mi vida.

Fuente: Télam

SIGA LEYENDO

Ana Paula Maia: “Me interesa escribir sobre cosas que me incomodan y causan pavor, como la muerte y la violencia”

Luisa Geisler: “En Brasil, hacer literatura es un acto político porque el gobierno tiene una postura totalmente anti intelectual”

 



Source link