Una mujer abordó un taxi en el barrio porteño de San Nicolás. En Tucumán 3170, entre Anchorena y Agüero, un local del Movimiento de Trabajadores Excluidos tenía las persianas bajas pero una puerta pequeña abierta, en donde un hombre esperaba a la mujer, quien hizo que el taxista se detuviera allí. El conductor de la Chevrolet Spin (LXN 726) lo hizo sobre la mano izquierda del asfalto, en donde el carril para los vehículos fue suplantado por una ciclovía, exclusiva para personas que circulan en bicicleta.

Obstruyendo la misma, el taxista se encontró con el repudio de Carla Mois, quien se encontró con toda la vía ocupada por el vehículo y, al ver que el hombre no iba a correrlo, descendió de su bicicleta para sacarle una foto a la patente y denunciarlo ante la Defensoría de la Ciudad, a través de la app Denuncia Vial.

Allí el chofer se paró frente al auto para tapar la patente y así evitar que la joven cumpliera su objetivo. Entonces comenzó a filmarlo. “Son de terror las mujeres”, dice el hombre, buscando complicidad en su pasajera, quien agrega: “Estoy descargando para llevarlo a un comedor para niños”. El encargado del local acota: “Acá cargábamos antes de que estuviera la bicisenda”.

“Seguí para allá”, le recrimina el taxista, sentado sobre el capó de su automóvil. “Tapar la patente también es un delito”, le increpa la joven. “No dejes perder el tiempo que tenés que irte ya”, le comenta la mujer, a lo que la ciclista responde: “Lo hubiese pensado antes, señora. Este lugar está preparado para que pasen las bicis, no para que ustedes carguen. No se puede ni en la vereda ni en la bicisenda parar los autos. Mirá por dónde tenemos que pasar nosotros. Por la vereda, porque ustedes…”.

Allí el hombre se va sobre la joven. La empuja y le grita “tomatelá”. “¿Qué hacés? No sé si se vio la agresión. Ahora sabés qué… Terrible lo tuyo”, le dice la ciclista. “Qué mina pelotuda”, responde él. “Este es un taxi”, dice ella, a lo que él interrumpe: “Sí, está bien, ¿no ves, tarada, que estoy haciéndole un favor? ¿Dónde querés que pare, a ver? Decime”.

Mientras ella vuelve a cuestionarle el lugar en donde detuvo su vehículo y la imposibilidad de seguir con su bicicleta, él vuelve a insultarla: “Pero mirá por dónde pasaste, ¡seguí de largo, tarada! ¡Qué mina pelotuda! ¡Dale, boluda, que me tengo que ir”.

“No me voy a mover hasta que le saque la foto bien”, contesta Mois. Allí el chofer, de brazos cruzados, le ratifica que no va a dejarse sacar ninguna foto. “Te vas a quedar a vivir acá”, agrega. Acto seguido, arrancó ambas patentes de su vehículo, las guardó en el baúl, hizo subir a su pasajera y le dio marcha al vehículo.

Antes de retirarse, el taxista intentó tapar el número de licencia de su vehículo que está impreso en la puerta. “Ya está, ya se vio”, le responde la joven. Cuando emprendió la retirada, el hombre sacó la cabeza por la ventanilla y escupió a la ciclista.

El hecho ocurrió el 14 de septiembre y Carla Mois relató lo sucedido en sus redes sociales. En Twitter, publicó: “@gcba me acaba de agredir un taxista por tratar de sacarme el celu porque le quería sacar la foto para el #badenuncia, por estar estacionado en la bicisenda. Cuando se fue me escupió en la cara. Tengo el video. ¿Dónde lo mando? La foto no la pude sacar porque le quitó las patentes”.

Luego de publicar ambos videos en su canal de YouTube, recibió una respuesta de Defensoría CABA para asesorarla al respecto.

SEGUÍ LEYENDO:

Cayó un taxista que hacía delivery de cocaína

Video: así actúa la mafia de los taxistas “caza Uber”

“Me golpearon entre varios taxistas, me sacaron las zapatillas y se fueron”: nuevo ataque contra un pasajero de Cabify

20 taxistas “caza Uber” intentaron agredir a dos conductores en Palermo



Source link