Una inusual protesta se registró en la noche de este lunes en la cárcel de Devoto. Los vecinos pudieron ver el fuego y escuchar los gritos con los que los presos manifestaron en contra del traslado del penal a Marcos Paz, una medida que se aprobó a través de un convenio entre el gobierno porteño y el Ministerio de Justicia de la Nación.

Ante la consulta de Infobae, fuentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF) minimizaron el episodio. Señalaron que los presos apenas prendieron fuego algunos elementos y que todo quedó bajo control. “Se tomaron las medidas correspondientes en caso de incendio, pero no sucedió”, agregaron.

A modo de prevención, Bomberos de la Ciudad interrumpieron el tránsito en la calle Bermúdez.

En diálogo telefónico con Crónica TV, un interno señaló que lo que ocurrió fue “una protesta pacífica”. “Es un reclamo para que se cumpla con al ley, estamos reclamando que no se baje la imputabilidad de los menores y que dejen de hacinar gente, porque va a traer muchísima violencia en las cárceles”, explicó el hombre, que pidió que lo identificaran como “Mancuso”.

El traslado del penal de Devoto a Marcos Paz se efectivizará el próximo año y responde a un reclamo de más de 40 años de los vecinos. La idea es liberar el 65 por ciento del predio que ocupa la cárcel a espacios públicos y el resto a la construcción de viviendas.

La cárcel de Devoto fue inaugurada en 1927 para contraventores -condenados por ebriedad o vagancia- en una zona que si bien ya contaba con viviendas cercanas al edificio, estaban en lotes de gran extensión.

Treinta años después pasó a depender del Servicio Penitenciario Federal, el enrejado exterior fue reemplazado por muros de siete metros de altura y se transformó en un complejo de máxima seguridad.



Source link