Por Rocío Vivas

La Gran manzana alberga muchos espacios verdes e incontables lugares mágicos y éste es un de ellos. Los que han tenido la posibilidad de pasear por las calles de Manhattan quizás se cruzaron con este parque en el corazón del barrio de Gramercy. No es uno tradicional con sus puertas abiertas al público: se encuentra cercado y para ingresar debes hacerte con la llave de entrada.

No es fácil encontrarse con la llave que te da acceso al parque ya que para eso es necesario ser uno de los propietarios de las casas que rodean ese mágico jardín: para ingresar, la puerta de tu vivienda debe estar frente al parque. Como esa opción la descartamos ya que no es nada fácil tener un conocido que viva allí, lo que les voy a contar es un secreto que pocos saben y la opción de disfrutar este encantador espacio verde desde adentro sin residir en la Gran Manzana.

Para todos los que quieran visitar este parque inaugurado en el año 1831 pueden alojarse en el Gramercy Park Hotel, el clásico hotel que se encuentra frente al parque. Todos los huéspedes pueden solicitar la llave y hay una persona encargada que te abre la puerta al entrar y al salir.

Y si no te hospedas en el hotel igual puedes pasear por el barrio, respirar la fragancia de las flores que brinda ese pulmón verde y desde el otro lado de la reja contemplar otro de los rincones mágicos de la ciudad rodeado por las calles 20 y 21, al norte del parque culmina Lexington Avenue para dar inicio en el lado sur a Irving place.

var cX = window.cX = window.cX || {}; cX.callQueue = cX.callQueue || [];
cX.CCE = cX.CCE || {}; cX.CCE.callQueue = cX.CCE.callQueue || [];
cX.CCE.callQueue.push([‘run’, {
widgetId: ‘0fe1b76a9875b6997ed22a4dde2f2ea053b070ae’,
targetElementId: ‘cx_0fe1b76a9875b6997ed22a4dde2f2ea053b070ae’
}]);



Source link