Gustavo Alfaro fue presentado oficialmente como entrenador de Boca en reemplazo de Guillermo Barros Schelotto. Lechuga brindó una conferencia de prensa en el Salón Filiberto de la Bombonera y estuvo acompañado del presidente Daniel Angelici y el Directo Deportivo Nicolás Burdisso.

Es una mezcla de orgullo y desafío estar acá, no fue una decisión sencilla la que tuve que tomar, pero siento que estoy cumpliendo un compromiso que asumí con mi viejo, cuando hace mucho tiempo atrás, cuando dejaba la ingeniería química para dedicarme al fútbol, le dije que iba a llegar a lo más alto del fútbol argentino. Y hoy siento que estoy en un lugar muy difícil y muy lindo, tenemos el compromiso de estar a la altura de Boca”, fueron sus primeras palabras como entrenador del Xeneize.

“Uno lo tiene claro, la vara está muy alta, lo sabemos. Obviamente Boca está obligado a ganar todo lo que juega, Tenemos desafíos muy fuertes y grandes por delante que tenemos que tratar de cumplir. Boca no tiene purgatorio, es cielo o infierno. Ganar o salir campeón. El nivel de exigencia es alto, pero el nivel de posibilidades también es alto”, agregó.

LAS PRINCIPALES DEFINICIONES DE “LECHUGA”

“No es fácil llegar a estos lugares, tuve que trabajar 25 años para llegar hasta acá, siempre me ha costado, ha sido cuesta arriba. Presiones, responsabilidades, las tenés todas, siempre. A veces es salvar la categoría, evitar descenso, salir campeón, clasificar a una Copa… Cuento con un plantel muy rico, más allá de la coyuntura que no tuvo el final que esperaba, es un plantel que viene de ser dos veces campeón y jugar una final de Libertadores, es uno de los mejores de Sudamérica sin dudas“.

Los momentos ideales en el fútbol no se eligen, tocan. Queda en uno asumirlos o no. Hace más de diez años, hablé con Mauricio Macri y Pedro Pompilio, Boca estaba en un buen momento, Coco (Basile) se iba y yo recién había llegado a Arsenal. Asumí un compromiso con (Julio) Grondona y no podía irme de esa situación. Tocan los momentos y no hay que analizar tanto si es el mejor o el peor momento. En una etapa muy distinta de mi vida, pasa el tiempo, uno no pierde el pelo y se pone canoso nomás, tiene vivencias. Ahí es donde me toma, en un momento en el que que estoy en la etapa final de mi carrera, en el cierre, son los últimos años que voy a dirigir. Como le expliqué al presidente de Huracán, es una experiencia que me gustaría atravesar. Me agarra en un momento de plenitud, con mucho por aprender, por dar, por conquistar y luchar. Si algo le falta a mi carrera es ganar una Copa Libertadores…“.

Alfaro posa con la camiseta, escoltado por Nicolás Burdisso y Daniel Angelici (Foto: Nicolás Aboaf)
Alfaro posa con la camiseta, escoltado por Nicolás Burdisso y Daniel Angelici (Foto: Nicolás Aboaf)

“En 2014 cuando me echaron de Arsenal, sentía que íbamos a ganar la final de la Copa Libertadores que ganó San lorenzo, no la pude jugar y desde ese momento no tuve la posibilidad de jugar una Libertadores, esa para mí también es una deuda. Me encuentra en un momento del club que necesita recuperarse”.

“Me dijeron que fui el único técnico que salió campeón y no había dirigido a Boca; obviamente que hay un montón de ventajas que uno trae cuando conocés los pasillos y vestuarios. En ese aspecto trato de ser una persona con los sentidos abiertos, para palpar y empaparme de la propia idiosincrasia del club donde trabajo”.

Cómo jugará su Boca

Es un orgullo suceder a Guillermo Barros Schelotto. He hablado con mucha gente con mucha historia y fuerte en Boca. Estoy en un aprendizaje rápido y trato de volcarlas rápidamente. Llegar sin un pasado en Boca no me genera nada a favor ni en contra. No existen techos, para mí la palabra imposible no existe. Siempre se puede pelear por algo más, más allá de la camiseta”.

“Es un mercado de medio término, extraño. Hay muy poco tiempo para trabajar, incorporar y tomar decisiones. Desde lo futbolístico, le dije a Nico (Burdisso), que quiero un equipo que contemple todas las formaciones posibles. Los equipos que empiezan no son los que terminan, empiezan los que el técnico tiene en la cabeza, pero después la verdad te la devuelve en el campo de juego. El 4-3-3 de Guillermo me gustó mucho, pero también tendrá que estar preparado para jugar de otra manera. Tenemos dos delanteros centrales que son la envidia del resto, ¿por qué no pueden jugar juntos? Quiero utilizar todas las capacidades del plantel y no cerrarlo”.

“No hay recetas que te garanticen grandes cosas. Una vez que uno se meta ahí adentro del vestuario, veré; hay cosas que me gustará ajustar. Puede pasar que se vayan jugadores. El trabajo es prueba y ensayo, eso nos terminará dando la forma, pero la forma será una actitud que no se debe negociar y que estará más allá de un sistema“.

A los 56 años, el desafío “me agarra en un momento de plenitud” (Foto: Nicolás Aboaf)
A los 56 años, el desafío “me agarra en un momento de plenitud” (Foto: Nicolás Aboaf)

Los refuerzos

“Yo puedo pedir perfiles, con características, los nombres se irán viendo luego. Un marcador central es necesario, (Junior) Alonso es un jugador que jugó en el Lille con línea de 3, y también de lateral, también de stopper, de primer central; son nombres que se van analizando, siempre que estén dentro de un perfil que esté a la alturas de las necesidades, exigencias y prestigio de Boca”.

Su opinión sobre Tevez

Tevez es el jugador emblemático por naturaleza del plantel, de más historia fuerte y contundente, tenemos que apoyarnos en él, Carlos triunfó en las ligas más exigentes del mundo, en Boca no vino a terminar su carrera, vino a buscar la gloria. En ese camino está, no hablé con él, obviamente que le vamos a exigir como a todos. Carlos está buscando la gloria, y nos tiene que dar una mano”.
Su llegada al Xeneize

Nunca tuve padres espirituales que te allanen el camino, o un pasado como jugador que me abriera las puertas, por más difícil que parezca, siempre soy un convencido de que se puede llegar. No sé si es un premio, es una búsqueda silenciosa y solitaria a lo largo de 25 años, con aciertos, errores, caídas, triunfos y fracasos. No analizo por qué llega, estaba en mí asumir esa responsabilidad o no. Siento que estoy preparado para ese desafío”.

Su controvertida salida de Huracán

“La decisión fue muy controvertida, muy difícil, primero por la relación que tenía con los jugadores, con el mundo Huracán. La medité mucho, sentí que en muchas oportunidades me quedaba detenido en ese tipo de decisiones. La consulté con muchas personas de más experiencia, con jugadores y el presidente de Huracán. Obviamente que lo consulté con mi familia; no hubo uno que me dijera que no tome la decisión de ir a Boca. Y, más allá de eso, me asesoré legalmente”.

La obsesión por la Copa Libertadores

“Soy consciente de que me contrataron para ganar la Copa, es un anhelo, un deseo, para eso venimos y trabajamos. Cada Copa que juega Boca la juega a ganar, y la va a tener que ganar; por eso es lo del cielo o infierno, salir campeón o nada; para nosotros los técnicos dirigir a Boca es una bala de plata y no todos la tienen; y esta es una bala de plata que voy a hacer valer. El equipo viene de ser bicampeón de la Superliga y de jugar una final de Copa. Boca tiene mucho y todo para pelear y aspirar a lo que siempre quiso”.

SEGUÍ LEYENDO:

Pequeño Alfaro ilustrado: la filosofía del nuevo director técnico de Boca en 17 frases

¿Se llevan a Benedetto? Un club de China está dispuesto a desembolsar una millonaria suma por el goleador



Source link