Los pasajeros del vuelo AR 1303 que realizó el trayecto Miami-Buenos Aires sufrieron un aterrador momento cuando el avión pasó por una fuerte turbulencia que dejó como saldo 15 heridos. Ocho de ellos tuvieron que ser  derivados a un hospital para un segundo control. 

El intenso movimiento de la nave generó que se abrieran las puertas de los portaequipajes, se cayeron varias cosas y volaron por el aire los elementos que los pasajeros tenían apoyados en sus bandejas.

Hubo gritos y se registraron escenas de pánico. El comandante reportó un “evento nivel 1, con heridos abordo”.

El avión, un Airbus 330 matrícula LVFNK, volaba con 198 pasajeros y 12 tripulantes a una altura de 11.879 metros).

También se cayó el carro de comida y causó que un nene se quemara la pierna con café. Hubo tripulantes que también sufrieron golpes, aunque ninguno, incluidos los pasajeros, tuvo una fractura. Lo más grave fueron cortes.

“No sabíamos si llegábamos, fue un vuelo desastrozo”

Una pasajera contó anoche cómo vivió ese momento de temor e incertidumbre: “Empezó a las dos o tres horas de vuelo. Muchos estábamos sin cinturón porque el piloto no avisó que entrábamos en turbulencia”.

La mujer, visiblemente molesta, relató que los pasajeros “volaron” porque “cuando el avión cayó en picada la gente se golpeó contra el techo con una fuerza terrible”. En consecuencia, aseguró que “hubo personas cortadas, la mayoría con heridas en la cabeza”.

 “No sabíamos si llegábamos, fue un vuelo espantoso. El piloto dijo que tenía 38 años de vuelo, pero él se atrevió a meterse en esa zona”, completó la pasajera en diálogo con TN.

Como se puede ver en las fotos y videos, el avión sufrió roturas de todo tipo. Los pasajeros vivieron una verdadera pesadilla.

El incidente, que ocurrió durante la fase de vuelo denominada “crucero” a la altura del Amazonas, fue reportado por el comandante a cargo, que aclaró que no había ningún desperfecto con la nave y que no era necesario aterrizar de emergencia. La tripulación se encargó de asistir a los 192 pasajeros.

Cuando arribaron a Ezeiza, los 15 heridos fueron atendidos por el equipo médico de Aerolíneas. Todos fueron golpes y contusiones.

Desde la empresa informaron que también hubo un equipo responsable de “factores humanos” que brindaron “contención” y atendieron las necesidades particulares de los involucrados.

“Las turbulencias se producen cuando dos masas de aire de distinta temperatura o bien de distinta velocidad chocan. Estas pueden producir movimientos bruscos en las aeronaves de acuerdo a su intensidad aunque de ningún modo ponen en riesgo la seguridad de la aeronave”, completó Aerolíneas Argentinas en el comunicado.

 



Source link