El micro que trasladaba al plantel de Boca Juniors fue atacado este sábado al momento de arribar al estadio Monumental. En las adyacencias de la cancha de River, en la previa de la Superfinal de Copa Libertadores, hinchas que aguardaban para ingresar al estadio arrojaron piedras al vehículo.

Los violentos episodios obligaron a reprogramar el encuentro, que estaba pautado para este sábado, para el domingo a las 17 horas.

En total, fueron cuatro lo vidrios del micro de Boca que se rompieron a raíz de los incidentes. Dentro del micro estaban el plantel completo, colaboradores y dirigentes del club de la ribera.

“Nos tiraron gas pimienta, piedras, de todo… al micro”, dijo el vicepresidente del club “Xeneize”, Juan Carlos Crespi, antes de ingresar al vestuario visitante.

Otro de los dirigentes, César Martucci, dio su versión de los hechos: “Las fuerzas de seguridad se vieron desbordadas, había mucha gente. Eso los obligó a tirar gases lacrimógenos para proteger a la delegación de Boca y estos ingresaron al vehículo”.

Jugadores como Carlos Tevez, Mauro Zárate, Emmanuel Más y Lisandro Magallán recorrieron el anillo interno del Monumental tapándose el rostro.

Los futbolistas fueron alcanzados por los gases lacrimógenos que la Policía había disparado en la tribuna Belgrano Baja para dispersar los tumultos que se generaron cuando un grupo quiso ingresar saltando los molinetes.

“Tiraron gas pimienta”, dijo Darío Benedetto, mientras que Nahitan Nandez lanzó una serie de insultos contra la gente de River. En tanto que el capitán Pablo Pérez y Carlos Izquierdoz coincidieron: “Tiraron de todo”. 

Ya dentro de los camarines, los jugadores de Boca debieron ser atendidos por los médicos debido a efectos del gas pimienta y por algunos cortes, producto del rompimiento de los vidrios.

Pablo Pérez debió ser trasladado al hospital Otamendi para ser revisado por los profesionales a raíz de los vidrios que le entraron en uno de sus ojos al estallar los vidrios del micro.

Fuera del estadio, los incidentes continuaron y la situación se tensó aún más. Hubo enfrentamientos y la Infantería avanzó para contener a los violentos. En total, hubo 16 detenidos por “atentado y resistencia a la autoridad”.

Incluso, se cerraron las puertas del Monumental durante algunos minutos y se interrumpió el ingreso de los hinchas.

El fotógrafo de Infobae Franco Fafasuli, que se encontraba realizando sus tareas profesionales en las inmediaciones del estadio, fue agredido y le robaron todas sus pertenencias, incluidos sus equipos de trabajo.

Los desmanes continuaron durante toda la tarde. Incluso después de las postergaciones (primero para las 18 horas y luego para las 19.15), hubo cruces entre personas que querían ingresar al estadio sin entradas y la Policía.

El partido por la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca estaba programado para este sábado, desde las 17, en el estadio Monumental.  Finalmente, fue reprogramado para el domingo, a las 17, con público. En el encuentro de ida, empataron 2-2 en la Bombonera.

SEGUÍ LEYENDO:

INFOBAE – DEPORTES



Source link