La sede del Banco Central, en la City porteña. (DyN)
La sede del Banco Central, en la City porteña. (DyN)

Una vez más las previsiones de las principales variables macroeconómicas del consenso del mercado se movieron en la la línea contraria a los  objetivos del Gobierno: subieron las previsiones de inflación para todos los plazos y se acentuó la retracción esperada del PBI, respecto de los números de apenas 30 días atrás.

El cambio más notorio fue la aceleración en 4 puntos porcentuales de la tasa de inflación de abril, a un rango del 40% en la mediana (el número que divide en dos partes todos los pronósticos, por arriba y debajo de ese umbral) y 40,5% en el promedio simple general de los 51 estudios, institutos y de universidades consultados por la autoridad monetaria.

Se trata de una desaceleración muy pobre respecto del 47% que registró al cierre de 2018, y un notable impulso en comparación con las expectativas de Hacienda de terminar el año en torno a 23 por ciento.

Mientras que se acentuó a 1,3% la proyección de caída del PBI, principalmente por la fuerte debilidad de la demanda interna.

En el informe se difunden los resultados del relevamiento realizado por el Banco Central entre los días 26 y 30 de abril de 2019, ya conocidos los nuevos lineamientos de política cambiaria, sobre los pronósticos macroeconómicos de 51 participantes (4 menos que en la anterior ocasión), entre los cuales se cuentan 32 consultoras y centros de investigación locales, 14 entidades financieras de Argentina y 5 analistas extranjeros.

Noticia en desarrollo



Source link