En Casa Rosada suelen hacer una mueca cuando se recuerda la “lluvia de inversiones” que anunció el presidente Mauricio Macri varias veces, tanto en campaña como cuando ya había asumido su mandato. Saben que pueden argumentar poco al respecto, sobre todo en medio de la crisis de este año y sus efectos.

Con todo, Juan Pablo Trípodi, presidente ejecutivo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, el organismo que monitorea los proyectos y desembolsos de empresas privadas en el país –y que depende de manera conjunta de Producción y Cancillería–, cree que si bien están algo demoradas, las inversiones llegaron y habrá más el año que viene, luego de un 2018 de “freno”. Con varios sectores con potencial, más allá de los commodities, y mucho foco en Vaca Muerta.

“Es difícil definir qué significa una lluvia de inversiones. Este modelo económico de crecimiento va a estar basado siempre en inversiones y exportaciones, no solamente en consumo interno. Esa es una diferencia importante con el pasado: la inversión tiene un rol muy importante”, aseguró este ingeniero industrial del ITBA con Maestría en Administración en la Universidad de Stanford, en EEUU, que trabajó 20 años en Techint y vivió en España, China, México, Estados Unidos, Colombia y Brasil.

Los que tenían inversiones en curso, siguieron; quizás a un ritmo menor, por eso el primer semestre fue positivo, con 9 por ciento. El efecto se va a ver con los números en el segundo y tercer trimestre. El crecimiento del año será leve o prácticamente nulo

Trípodi explica que desde que Macri asumió hasta septiembre de este año, la inversión anunciada es de USD 127.110 millones, en 1134 proyectos de 803 empresas. “En 2017, la inversión creció a un ritmo muy acelerado, con pendiente hacia arriba en el año, desde 3% en el primer trimestre a más de 15% en el cuarto. ¿Es mucho o poco? Esa es la parte más difícil de decir”, explicó el funcionario.

Juan Pablo Trípodi es Presidente Ejecutivo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional
Juan Pablo Trípodi es Presidente Ejecutivo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional

– ¿Usted que cree, es mucho o poco?
– La inversión creció en promedio a 11,5% con el PBI que creció a 3%. El componente mayor de crecimiento de la Argentina en 2017 fue la inversión. ¿Podría haber sido más? Sí, sin dudas: pero 2017 tuvo ese comportamiento que se continúo en el primer trimestre de este año, cuando creció hasta 18%, y en segundo con la primera parte de la crisis cambiaria cayó un poco y terminó siendo 9% en el primer semestre.

– Más allá de la metáfora meteorológica, no llegaron las inversiones que Macri anunció.
– No creo que no se hayan materializado. Hubo inversión, números altos, crecimiento importante, pero no es tan fácil que sea visible para la gente. Por ejemplo, la inversión en el sector de petróleo y gas, el que más crecimiento tuvo, está alejada, en Neuquén, en Vaca Muerta, en el medio del campo. Se empieza a ver ahora cuando la industria gasífera retoma la exportación a Chile, o que este invierno no hubo falta de gas. No es que se abrieron infinitas fábricas con generación de empleo infinita. No es que no haya inversión, no es tan perceptible en el corto plazo como nos hubiera gustado que sea.

Los inversores tienen fe. Estuve estas semanas en Europa y China y nadie cuestiona que este es el modelo de largo plazo

– ¿Y este año qué pasó?
– Este 2018 venía con una inercia muy importante del año pasado, con un pico en el primer trimestre. A partir de mayo, con la primera crisis cambiaria, los inversores empezaron a poner un alto en la toma de decisiones. Los que tenían inversiones en curso, siguieron; quizás a un ritmo menor. Por eso el primer semestre fue positivo, con 9 por ciento. El efecto se va a ver con los números en el segundo y tercer trimestre. Según cálculos nuestros, el crecimiento del año de la inversión será leve o prácticamente nulo.

– ¿Cómo va a ser 2019?
– El primer trimestre va ser complicado, sobre todo en los sectores de consumo masivo. Petróleo y gas va a seguir, también minería y energías renovables. Consumo masivo no, por el ‘parate’ en la economía. En el segundo trimestre se va a equiparar y el resto del año, la segunda mitad, se va a sentir el crecimiento. Pero ojo: la pendiente va a ser lenta.

Tripodi con el secretario de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere, el embajador argentino en China, Diego Guelar, y funcionarios chinos
Tripodi con el secretario de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere, el embajador argentino en China, Diego Guelar, y funcionarios chinos

– ¿Si hay que poner un número, cuál sería?
– El 2017 fue 3%, 7%, 9% y 15% (en cada trimestre). Y 18% en el primero de este año. La pendiente va a ser parecida. Es dificilísimo el cálculo, le pido a los economistas que los hagan y ninguno se anima, pero van a ser números de una cifra, 5 o 6 por ciento, calculo. Lo importante es mantener valores de inversión dentro del PBI por arriba de 20% , que es lo que tienen los países que crecen: lo habíamos alcanzado, estábamos en 24% y ahora estamos abajo de 20 por ciento.

– ¿Cómo ven los inversores a la Argentina?
– Nos ven como un oportunidad. Hay mucho que puede suceder, pero la dificultad más grande es la inestabilidad de la macro. Por eso es fundamental que el dólar esté estable, no importa a qué valor, pero que sea estable. Y que las tasas de interés y la inflación adquieran niveles más fáciles de trabajar. Mientras tanto, los que toman decisiones, espera un poco más. También miran el largo plazo, que es fundamental, que las políticas sean de continuidad.

– Desde 2015 hasta septiembre hay más USD 127.000 millones anunciadas…
– Sí, antes hablábamos de inversión real, medida por el Indec. Estos son anuncios de grandes empresas.

La inversión en el sector de petróleo y gas, el que más crecimiento tuvo, está alejada, en Neuquén, en Vaca Muerta, en el medio del campo. Se empieza a ver ahora cuando la industria gasífera retoma la exportación a Chile, o que este invierno no hubo falta de gas extra

– ¿Qué porcentaje se ejecutó realmente?
– Lo medimos anualmente. A fin del año pasado, más el 65% de los anunciado estaba ejecutado o en proceso de ejecución. Cuando hagamos el número de este año será muy parecido. Filtramos mucho los anuncios reales de lo que aparece en informaciones.

– Algunas se han anunciado dos veces.
– Lo tenemos totalmente controlado. Eso es una de las cosas que se cambió: no se duplican los anuncios.

– ¿Los inversores creen que esta crisis se revierte?
– Tienen fe. Estuve estas semanas en Europa y China y nadie cuestiona que este es el modelo de largo plazo. Explicamos los cambios y cómo se atacó el problema. Y como no se cambió la dirección, algo que no sucedió últimamente en el país. Si se cambiaron la velocidad de ejecución de algunas cosas. El gradualismo no es posible con la sequía, la mayor de los últimos 50 años, la suba del precio del petróleo y la suba de las tasas de interés por parte de EEUU, que nos afecta como emergente que necesita tomar deuda.

China es uno de los países cuyos anuncios más crecieron en los últimos tres años. Más de la mitad de los USD 3.600 millones anunciados se hicieron este año. Al principio fueron más conservadores y ahora están más activos

– Estuvo en China, hace días, en misión oficial con varios funcionarios. ¿Los inversores chinos tiene en cuenta a la Argentina?
– Sí, nos miran. Es uno de los países cuyos anuncios más crecieron en los últimos tres años. Más de la mitad de los USD 3.600 millones anunciados se hicieron este año. Al principio fueron más conservadores y ahora están más activos. Detectamos un potencial de más de USD 9.000 millones. En cuanto a sectores, infraestructura tiene muchos y grandes jugadores que quiere participar en corredores viales (una empresa ya ganó y ya preguntan por la segunda etapa de PPP). En inversiones en red de distribución eléctrica está interesada State Grid, Además, energías renovables, como GoldWind y Envision, que ya están y preguntan por el plan Renovar 3.

– En EEUU y Europa los inversores preguntan si gana Macri el año que viene, ¿en China también?
– Mirán el largo plazo…

El funcionario en Infobae
El funcionario en Infobae

– ¿No les importa la política?
– No preguntan por eso. Y nosotros atendemos lo que preguntan: la macro y los negocios a futuro que más les interesan, más alimentos. Ellos, en el fondo, quieren producir acá, para luego exportar. La preocupación política es baja, sí les importa que la economía sea creciente y sustentable en el tiempo.

– ¿Qué estamos en condiciones de venderle a China, además de commodities?
– El 80% de los que exportamos a China son commodities. El desafío es seguir incrementándolos porque generan divisas para el país, pero hay que aumentar ese 20% que además genera empleo local y son exportaciones de más largo plazo. Dentro de ese 20% se está negociando miel fraccionada, frutas y verduras (se aprobó hace poco un protocolo de cosecha y almacenamiento para cerezas, también arándanos y kiwi) y también lácteos, sobre todo leche en polvo y quesos. Además, aceites fraccionados, no sólo a granel. La oportunidad es enorme por el potencial y complementariedad, sobre todo con una clase media creciente que suma poder adquisitivo y está dispuesta a experimentar con nuevos productos.

El último Día del soltero, que organiza Alibaba, tuvo un volumen de USD 30.000 millones. Es dos veces Mercado Libre en todo el año en 15 países, en un solo día. Ahí los productos locales con más participación son el langostino, la carne (China es el principal mercado exportador de carne local), pollo y vinos. El año pasado exportamos sólo USD 20 millones y Chile está en más de 10 veces esa cifra. En esta misión hubo 23 bodegas.

La dificultad más grande es al inestabilidad de la macro. Por eso es fundamental que el dólar esté estable, no importa a qué valor, pero que sea estable. Y que las tasas de interés y la inflación adquieran niveles más fáciles de trabajar

– ¿A nivel general, cuáles son los rubros con más potencial exportador?
– No definimos ningún rubro como que no pueda exportar. No hay sectores inviables, hay empresas inviables. Trabajamos con todos los sectores. Dentro de esos hay algunos que son más rápidos en adaptarse. Servicios basados en el conocimiento, por ejemplo. Somos muy fuertes en servicios profesionales y software, pero hay que desarrollar e impulsar también, como agtech, que es tecnología aplicada al agro.

– ¿Las turbulencias de este año afectaron en algo la inversión actual o futura en Vaca Muerta?
– Yo creo que no. Vaca Muerta, el sector del gas, ha continuado su ritmo de crecimiento independientemente de la crisis cambiaria. Lo mismo que las energías renovables. Siempre una crisis dificulta la toma de decisiones, pero en el fondo todas las empresas con las que hemos hablado siguen con sus proyectos. También es importante contar que la realidad de Vaca Muerta fue mucho mejor que lo esperado, la producción de los pozos fue mejor, y eso aceleró el ritmo de inversión. Dijeron “si el payback es tan rápido, pongamos y arriesguemos acá que se va a recuperar rápido”.

El potencial de crecimiento es gigantesco. Nos va a sobrar gas para exportar todo lo que consume la Argentina, o tener reservas para muchísimos años. Para lograr eso hay que continuar con el ritmo de inversión y definir muy bien los mercados de exportación, que van a incluir las plantas de gas licuado. China es un consumidor de gas licuado muy importante por eso hay que lograr que se invierta en plantas de licuefacción para exportar más allá de Chile, Brasil y los países más cercanos.

Seguí leyendo:

La OCDE prevé mayor deterioro económico en Argentina: el PBI caerá 2,8% este año y 1,9% en 2019

El FMI aprobó las metas fiscales y desembolsará 7.700 millones de dólares antes de Navidad



Source link