Encadenado y sentado sobre un almohadón, el jefe de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación (UEJN), Julio Piumato pasó la noche en la comisaría 43 del barrio porteño de Floresta para exigir la liberación de una abogada detenida que desempeña funciones en el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad. Finalmente, tras permanecer maniatado más de 13 horas, logró su objetivo y la mujer quedó en libertad.

La mujer, llamada Vanesa Maida Bertelegni, fue arrestada tras participar de una discusión con una automovilista en el cruce de Fernández de Enciso y Asunción, en Villa Devoto.

Según denunció Piumato, la detención se produjo luego de que una automovilista bloqueara la rampa que Bertelegni pretendía utilizar para trasladar a su madre, que se encuentra en silla de ruedas. Eso generó “una discusión callejera” que siguió con un golpe de la empleada judicial en la luneta del coche y que finalizó con la intervención del personal policial, relató.

Julio Piumato
Julio Piumato

Fuentes policiales indicaron a Infobae que, sin embargo, en pleno enfrentamiento verbal, la mujer golpeó a la conductora en la cara y luego dañó con su puño el parante trasero del vehículo que supuestamente obstruía el paso. En el lugar intervino el SAME para atender a la mujer agredida, y luego la Policía de la Ciudad, que por pedido de la Justicia arrestó a la atacante.

Piumato negó que haya existido un golpe hacia la conductora y advirtió que se mantendría encadenado en la puerta de la comisaría hasta tanto se ordene su inmediata liberación. Junto a él había unas 30 personas del sindicato que conduce.

“Es un disparate, no hay el más mínimo respeto por los derechos humanos. No se puede privar de la libertad a una persona sin antecedentes ni nada”, dijo el gremialista, y apuntó contra el fiscal Néstor Maragliano, quien ordenó el arresto. “Es un incidente callejero, no se justifica por algo menor que a una persona la tengan detenida 24 horas en un calabozo”, agregó.

El sindicalista afirmó que se encadenó a la dependencia policial para “visibilizar una situación que hubiese quedado en la impunidad más absoluta” y advirtió que “quien tiene ser procesado es el fiscal, por encarcelar y violar los derechos humanos de dos personas, el de Vanesa y el de su mamá discapacitada”.

Si esto se hizo con una funcionaria judicial, que tenía respaldo, qué puede pasar con un ciudadano común que pasa uno o dos días preso“, lamentó Piumato al salir de la comisaría y confirmar que la mujer había sido liberada.

Seguí leyendo:

Nuevo ataque intimidatorio a una sede judicial en Rosario: preocupación entre jueces y fiscales

Excesos en el Poder Judicial: nepotismo, lujos y tráfico de influencias

Saavedra: cuatro policías fueron heridos por vecinos que querían evitar una detención



Source link