Boris Johnson, en una sesión del Parlamento (AFP)
Boris Johnson, en una sesión del Parlamento (AFP) (-/)

La Corte Suprema británica declaró este martes “ilegal” la suspensión del Parlamento, solicitada por el premier Boris Johnson a la reina Isabel II, vista como una maniobra para acortar las posibilidades de que la Cámara evite un Brexit sin acuerdo.

La decisión de “suspender el parlamento fue ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o impedir la capacidad del parlamento para llevar a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable”, afirmó la presidenta de la Corte, quien solicitó que el Congreso vuelva a ser convocado “cuanto antes”.

Por su parte, John Bercow, vocero de la Cámara, saludó la decisión judicial y declaró que los legisladores deben reanudar su labores “sin demora”, por lo que iniciará “con urgencia” las consultas a los líderes de los partidos.

En el fallo, el tribunal señaló que el gobierno de Johnson no presentó argumentos que expliquen una medida con un efecto “tan extremo”. La decisión de Johnson, quien consiguió que la reina apruebe su pedido para que la suspensión de la Cámara sea de cinco semanas en un momento clave para la historia del país, “fue ilegal porque tuvo el efecto de frustrar o impedir la capacidad del parlamento para llevar a cabo sus funciones constitucionales sin una justificación razonable”, afirmó la presidenta de la Corte.

El supremo declaró “nula y sin efecto” la suspensión, lo que supondría que el Parlamento nunca fue suspendido legalmente y técnicamente sigue en activo, indicó la juez Brenda Hale, titular del tribunal. La decisión fue unánime entre los 11 magistrados, en un duro golpe para las aspiraciones de Johnson, quien mantiene su promesa de cumplir con la salida de la Unión Europea en el plazo fijado, el 31 de octubre, aún si no se logra un acuerdo entre Londres y Bruselas.

En reacción al fallo, el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, instó al premier conservador a presentar su renuncia.

Noticia en desarrollo



Source link