En la corte se expuso que Kerrison estaba estudiando un curso de construcción en la escuela Llansamlet en Swansea. Mientras que Rance era amante de las artes escénicas y debía comenzar este año un nuevo período escolar, después de haber estudiado en Gower College (Foto: Facebook)
En la corte se expuso que Kerrison estaba estudiando un curso de construcción en la escuela Llansamlet en Swansea. Mientras que Rance era amante de las artes escénicas y debía comenzar este año un nuevo período escolar, después de haber estudiado en Gower College (Foto: Facebook)

Dos estudiantes y también narcotraficantes se salvaron de ir a la cárcel después de que un juez quedó impresionado por la “ortografía y gramática” de los textos que enviaron para anunciar las drogas que vendían.

Luke Rance, de 19 años, y Brandon Kerrison, de 21, fueron arrestados afuera de una biblioteca de Swansea, en Gales, cuando fueron encontrados con droga de clase B.

La policía mostró en el tribunal sus teléfonos móviles en los que aparecían mensajes de texto relacionados con sus negocios de venta de drogas, sin embargo, su ortografía y puntuación perfecta impresionaron al juez David Hale, quien llevaba su caso.

El juez dijo que la correcta forma de escribir los mensajes con los que invitaban a comprarles las drogas era de un estándar mucho más alto del que el que se ve normalmente en los distribuidores, lo que demostraba que los acusados tenían un nivel mejor de educación.

En la corte se expuso que Kerrison estaba estudiando un curso de construcción en la escuela Llansamlet en Swansea, mientras que Rance era amante de las artes escénicas y debía comenzar este año un nuevo ciclo escolar, después de haber estudiado en Gower College Swansea. El Tribunal de Swansea escuchó un mensaje del teléfono de Kerrison que decía: “Sabores locos desde las diez de la noche, hágamelo saber (su interés) para obtener más detalles”.

El juez Hale dijo que no quería crearles antecedentes por algo que pudo ser una equivocación y que no quería “encadenar las perspectivas” de ninguno de los dos hombres al enviarlos a la cárcel.

En cambio, Kerrison y Rance recibieron órdenes comunitarias con 100 horas de trabajo forzado no remunerado.

Las pautas de sentencia indican que la pareja podría haber estado encarcelada hasta por 26 semanas (siete meses), si el juez Hale hubiera querido imponer un castigo más severo.

Kerrison, de Southgate, Swansea, admitió la posesión de cannabis con la intención de consumo y de suministrar a sus amigos y se mostró preocupado por el hecho. Rance, también de Southgate y que había caído con traficantes de drogas en Liverpool antes de intentar su propia empresa de negocios, admitió la posesión de cannabis y de cocaína.

El juez Hale le dijo a los jóvenes, ataviados con corbatas y traje azul oscuro, que al principio “el cannabis puede ser un experimento que resulte placentero”, pero su uso puede tener graves consecuencias y que los tribunales ven con demasiada frecuencia vidas que han sido “afectadas” por el uso de cannabis y de otras drogas.

Agregó que la demora en llevar el caso a los tribunales “no le da mucho crédito al sistema”, y habría significado un largo período de estrés y de preocupación para sus familias, detalló el portal británico Daily Mail.

Una demora en el juicio permitió a la pareja de jóvenes demostrar que podían mantenerse fuera de problemas, lo que, según el juez Hale, podría haber funcionado a su favor. Después de la sentencia les expresó: “Espero que en el tribunal nunca volvamos a ver a ninguno de ustedes”.

 

El juez David Hale ha generado polémica, ya que ha sido generoso con las sentencias de otros delincuentes
El juez David Hale ha generado polémica, ya que ha sido generoso con las sentencias de otros delincuentes

Polémico juez

El juez Hale ya había sido señalado por otorgar sentencias indulgentes, como cuando una mujer fue condenada por tener relaciones sexuales con un adolescente de 13 años.

Jordon Lightfoot, de 21 años, fue declarada culpable de tener actividad sexual con el estudiante y también de abuso sexual al tocar a un adolescente de 15 años y de provocar o incitar al mayor a participar en actividades sexuales en julio de 2018.

Después de considerar un informe previo a la sentencia, el juez Hale impuso una sentencia de cárcel de 18 meses, con 50 días de actividad de rehabilitación.

Después de dejarla ir, el juez Hale agregó: “No acose a muchachos adolescentes en las fiestas ni nada de eso”.

Mientras que en otro caso también se minimizó las acciones de un hombre que envió videos de sí mismo en poses sexuales y se masturbaba creyendo que estaba hablando con una niña de 13 años, sin embargo eran policías con un perfil social encubierto.

Danny John Byrne, de 23 años y residente de Wrexham, fue declarado culpable el 1 de junio del año pasado de diez delitos, incluidos tres cargos por tomar fotografías indecentes y cinco por intentar que un niño participara en actividades sexuales.

Al sentenciar a Byrne a 12 meses de prisión, el juez Hale dijo: “No tiene nada que ver con una niña de 13 años, ¿alguien pensó que era una niña de 13 años?”.

“Estoy suspendiendo la sentencia hoy, pero ten en cuenta que si vuelves a hacer algo así, irás a la cárcel. Nunca debes hacer algo como esto otra vez”, dijo en aquella ocasión.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

8 de cada 10 jóvenes admitieron que el consumo de droga los llevó a delinquir 

Por la sospecha de una madre, detuvieron a tres vendedores de droga en Belgrano

El drama de la comunidad wichí: “Nuestros hijos andan como perdidos y se nos mueren: la ‘otra sociedad’ trajo la droga que antes no conocíamos”

Cumplía prisión domiciliaria y lo detuvieron por vender droga en el barrio



Source link