Rahaf Mohamed al Qunun (AP)
Rahaf Mohamed al Qunun (AP)

La joven saudita Rahaf Mohammed Al Qunun, quien huyó hace casi una semana a Bangkok tras escapar de su familia y apostatar del islam, partió el viernes en un vuelo hacia Canadá, donde solicitará asilo como refugiada, informó la BBC.

Cuando su avión había despegado, fue difundida la noticia de que Canadá la aceptaba como refugiada, según anunció el primer ministro Justin Trudeau.

“Canadá ha sido inequívoco en la defensa de los Derechos Humanos y los derechos de las mujeres en todo el mundo”, dijo Trudeau. “Cuando las Naciones Unidas nos pidieron que concediéramos asilo a la señorita (Rahaf Mohammed) al Qunun, aceptamos”.

La joven de 18 años se encuentra bajo la protección del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) desde el lunes, cuando evitó ser deportada a Kuwait tras encerrarse en su habitación de hotel dentro del principal aeropuerto de Bangkok.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau (REUTERS/Danish Siddiqui)
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau (REUTERS/Danish Siddiqui)

Se desconoce por qué su destino ha sido Canadá y no Australia, país al que ACNUR pidió el miércoles que acogiera como refugiada a Al Qunun, que captó la atención internacional tras hacer viral su odisea en Twitter.

No obstante, también ha recibido numerosas amenazas de muerte, por lo que el viernes decidió cancelar su cuenta en la red social.

Al Qunun llegó el pasado sábado al aeropuerto de Suvarnabhumi de Bangkok procedente de Kuwait, donde aprovechó que las mujeres no necesitan autorización de sus “guardianes masculinos” para viajar, como sí ocurre en Arabia Saudita.

Su intención era llegar a Australia, donde quería pedir asilo, tras afirmar que había apostatado del islam y que temía que su familia “la matara” por ello.

La joven aseguró que un empleado de la aerolínea Kuwait Airways le confiscó el pasaporte a su llegada y le comunicó que, a petición de la embajada de Arabia Saudita, iba a ser obligada a embarcar el lunes en un vuelo de vuelta a Kuwait, donde la esperaban sus familiares.

La joven saudita AL Qunun (Reuters)
La joven saudita AL Qunun (Reuters)

Al Qunun, que abrió una cuenta en Twitter este mes y publicó su primer tuit el sábado pasado, empezó a escribir y subir vídeos en la red social, donde su historia se hizo viral y pasó de 28 a 134.000 seguidores en pocos días.

La joven saudita se encerró en su hotel en la zona de tránsito del aeropuerto y bloqueó con colchones la puerta, por lo que el avión en el que estaba previsto que fuera deportada salió el lunes sin ella a bordo.

Las autoridades tailandesas sostuvieron que la joven intentó entrar en el país, algo que ella niega, y que le denegaron el visado, por lo que procedieron a su expulsión a Kuwait, por ser el lugar desde el que llegó a Bangkok.

Sin embargo, finalmente accedieron a que quedara a cargo de ACNUR y le concedieron entrada temporal en el país.

Tailandia no es signataria de la Convención de los Refugiados de la ONU de 1951 y ha sido criticada por enviar a refugiados y solicitantes de asilo a países donde se enfrentan a persecución e incluso tortura.

En Arabia Saudita, Al Qunun podría ser procesada por desobedecer a sus guardianes masculinos, dañar la reputación del país o incluso apostatar, delito que está castigado con la pena capital.

Con información de AFP y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El Alto Comisionado para los refugiados consideró que la joven saudita es una refugiada y pidió a Australia que le dé asilo

La fuga de una joven saudita que se rebeló ante la tutela masculina sacudió a una sociedad regida por el conservadurismo



Source link