Patricia Bullrich, ministra de Seguridad (Julieta Ferrario)
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad (Julieta Ferrario)

Patricia Bullrich fue demasiado elocuente.

Fue durante la conferencia de prensa del sábado por la mañana, antes de la negociación final de los jefes de Estado por el documento final de la cumbre del Grupo de los 20, y después de la marcha del viernes de movimientos sociales y grupos antiglobalización, en la que se preveía que podría haber incidentes de gruesa magnitud.

Sin embargo, la primera pregunta de la conferencia de la ministra de Seguridad en el complejo de Parque Norte no estuvo orientada a la organización en sí de la cumbre, sino a la comparación entre el inmenso operativo desplegado en torno al evento y el del River-Boca, que terminó con incidentes y la mudanza de la superfinal a Europa.

“La Policía de la Ciudad, que fue la que tuvo responsabilidad en el partido River – Boca, en este momento y en esta circunstancia ha hecho un trabajo excepcionalísimo co su nuevo ministro (Diego) Santilli y sobre todo su secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro. Han estado al pie del cañón”, dijo la ministra, risueña.

Incluso aseguró que no había tenido oportunidad de asistir al Teatro Colón para presenciar el espectáculo ofrecido por el Gobierno a los mandatarios que llegaron al país para participar de la cumbre -fue, según confiaron, la única ministro que no fue a la gala- porque estaba abocada al operativo de seguridad, que incluyó más de 20.000 agentes de las fuerzas federales y colaboración de varios países.

El ex ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo
El ex ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo

El éxito en los operativos en torno al G20 quedó inevitablemente contrapuesto a los incidentes de hace dos fines de semana en el estadio de River, que terminaron con Martín Ocampo eyectado del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño y un papelón frente al mundo a días del evento internacional más importante de la gestión de Mauricio Macri.

Bullrich no mencionó al ex ministro. No hizo falta. La alusión de Santilli, el nuevo ministro de la Ciudad, y en especial a D’Alessandro, con quien Ocampo había entablado una pésima relación, volvieron a reavivar las internas que existieron desde el día uno en la gestión de Cambiemos en materia de seguridad entre la Casa Rosada y el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

Estoy muy contento porque la seguridad ha funcionado correctamente“, resaltó Macri en la conferencia de prensa de ayer mientras enumeraba elogios a la organización de la cumbre de los países más poderosos del planeta.

En las horas posteriores al escándalo alrededor del fallido partido entre River y Boca en el Monumental, el Gobierno se había encargado de dejar trascender la ira del jefe de Estado con la administración porteña en general, y con Ocampo en particular. Días después, este medio publicó que el ex ministro estaba fuera del país mientras se sucedían los incidentes con el micro del plantel xeneize.

¿Bullrich se habrá referido a su ausencia en el Colón para marcar diferencias con el ex funcionario? Los cortocircuitos entre ambos empezaron al inicio de la gestión de Cambiemos. Y se multiplicaron por el traspaso de la Policía Federal a la ciudad de Buenos Aires y por el control de las protestas callejeras.

La alusión de la ministra a Santilli tampoco es casual: la salida de Ocampo abrió, según fuentes porteñas y de Nación, una nueva etapa en la relación entre ambas gestiones.

Por otro lado, el viernes, mientras Macri se entrevistaba con Pedro Sánchez, el presidente del gobierno español en una de las bilaterales del gobierno argentino en la cumbre de Buenos Aires, la vicepresidenta de España, Carmen Calvo, explicaba en su país que la organización del River – Boca en Madrid daba una imagen de “solvencia”.

Seguí leyendo

Martín Ocampo: “Soy el responsable político de lo que pasó el sábado”

El Gobierno enfrenta el desafío del “síndrome del día después” de la cumbre del G20



Source link