(Twitter: @SC_ESPN)
(Twitter: @SC_ESPN)

Fue la gran mancha de la primera Superfinal de la Copa Libertadores: cuando el micro que trasladaba al plantel de River de regreso al Monumental pasó por la intersección de Avenida Garay y 9 de julio, recibió una agresión por parte de un grupo de hinchas de Boca. La Policía de la Ciudad fue incapaz de impedir el ataque a tiempo.

Los fanáticos comenzaron a arrojarle piedras al autobús y una de ellas consiguió romper uno de los vidrios del lateral izquierdo del mismo. No hubo que lamentar heridos, ni por el impacto ni por los vidrios, porque los futbolistas (de ese lado se hallaba el arquero Germán Lux) viajaban con las cortinas desplegadas.

Tras el ataque, que se podría haber evitado, las fuerzas de seguridad dispersaron a los violentos con balas de goma y la delegación decidió terminar el viaje a bordo del micro averiado. Luego, y en Núñez, los futbolistas recibieron un cálido recibimiento por parte de los hinchas, tras el 2-2 que dejó al Millonario en una buena posición de cara a la revancha, que se disputará el sábado 24 de noviembre en el Monumental.

SEGUÍ LEYENDO:

78 fotos del empate entre Boca y River en la primera Superfinal de la Copa Libertadores

“Vibrante” y “Trepidante”: así calificaron el empate entre Boca y River los principales portales del mundo



Source link