El dólar asciende 3,8% en 2019. (Adrián Escandar)
El dólar asciende 3,8% en 2019. (Adrián Escandar)

La determinación del Banco Central de aplicar una contundente alza de la tasa de política monetaria fue efectiva para ponerle límite al avance del precio del dólar.

La divisa de EEUU cede por segunda rueda seguida, aunque se estabiliza un peldaño por encima de los 40 pesos para la venta al público, nivel que no alcanzaba desde el 1° de octubre del año pasado.

En el mercado mayorista el billete verde experimenta un descenso de 40 centavos, un 1%, a 39,15 pesos. En el transcurso de 2019 el dólar acota la suba a 3,8 por ciento.

El Central fijó para este viernes una zona de “no intervención” con un piso de $38,453 y un techo de $49,763, mientras que para el próximo lunes 25 el piso se extenderá a 38,535 pesos.

En sucursales del Banco Nación se opera al dólar con una baja de 20 centavos, a $40,20 para la venta.

El BCRA subastó Letras de Liquidez (LELIQ) el jueves, con un importante aumento de tres puntos porcentuales en la tasa de corte, ahora en 49,026% anual, el mayor salto diario desde la implementación de este instrumento como directriz de la política monetaria.

“En el corto plazo la calma puede regresar en la medida en que la tasa de interés en pesos vuelva a más que compensar el retorno esperado de los activos en dólares. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, por la debilidad de la economía, tanto los riesgos externos como los locales –políticos y económicos- pueden volver a complicar el escenario”, consideró Gustavo Reyes, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea.

Para los expertos de Research for Traders, “la suba de tasas por parte del BCRA contuvo por el momento las expectativas de subas continuas del dólar, generando una ligera caída que pudiera dar indicios de un nuevo ciclo de bajas que lo pudiera llevar otra vez al límite inferior de la zona de no intervención”.

Fuente; Portfolio Personal Inversiones
Fuente; Portfolio Personal Inversiones

Un informe de Portfolio Personal Inversiones subrayó que febrero es estacionalmente un mes de baja demanda de dinero. Por lo tanto, “el descenso acelerado de la tasa llevó al inicio de una turbulencia cambiaria“, que se está atenuando con un incremento de más de 5 puntos porcentuales de los rendimientos de LELIQ la última semana.

Seguí leyendo:

El Banco Central usó artillería pesada para frenar al dólar: aplicó la mayor suba de tasas desde agosto



Source link