Niños y niñas participan este viernes en la Huelga Climática Mundial del movimiento Viernes por el Futuro, en Berlín, Alemania (REUTERS/Hannibal Hanschke)
Niños y niñas participan este viernes en la Huelga Climática Mundial del movimiento Viernes por el Futuro, en Berlín, Alemania (REUTERS/Hannibal Hanschke)

Niños y jóvenes en Australia y la región del Pacífico lanzaron el viernes una huelga global por el cambio climático, seguidos en masa por los europeos, que colman las calles de Berlín y Londres. Siguen el llamado de la activista Greta Thunberg a los adultos para que tomen medidas urgentes para evitar un desastre ambiental. La joven sueca impulsará la marcha en Nueva York.

Una joven postula a Greta como presidente en EEUU (AFP)
Una joven postula a Greta como presidente en EEUU (AFP)
Lar marchas llegaron a Estados Unidos (AFP)
Lar marchas llegaron a Estados Unidos (AFP)
Jóvenes con un globo terráqueo participan en la manifestación “Viernes por el Futuro” en Munich, al sur de Alemania (Foto de Christof STACHE / AFP)
Jóvenes con un globo terráqueo participan en la manifestación “Viernes por el Futuro” en Munich, al sur de Alemania (Foto de Christof STACHE / AFP)
Una joven con una máscara de gas en la protesta contra la inacción gubernamental ante el colapso del clima y la contaminación ambiental, en Guwahati (Foto de Biju BORO / AFP)
Una joven con una máscara de gas en la protesta contra la inacción gubernamental ante el colapso del clima y la contaminación ambiental, en Guwahati (Foto de Biju BORO / AFP)
Una joven manifestante sostiene una pancarta con la leyenda “No hay planeta B” en Varsovia (Foto de Wojtek RADWANSKI / AFP)
Una joven manifestante sostiene una pancarta con la leyenda “No hay planeta B” en Varsovia (Foto de Wojtek RADWANSKI / AFP)

Con el nombre de “Fridays for Future” (Viernes por el Futuro), la campaña busca movilizar niños y jóvenes para que adopten un papel más activo y convenzan a los adultos a tratar la cuestión climática con toda seriedad.

La gente se reúne frente a la Puerta de Brandenburgo para manifestarse (REUTERS/Fabrizio Bensch)
La gente se reúne frente a la Puerta de Brandenburgo para manifestarse (REUTERS/Fabrizio Bensch)
“Hagamos el amor, no dióxido de carbono”, dice el cartel sostenido por una joven alemana (REUTERS/Fabrizio Bensch)
“Hagamos el amor, no dióxido de carbono”, dice el cartel sostenido por una joven alemana (REUTERS/Fabrizio Bensch)
Activistas de pie sobre bloques de hielo bajo una horca improvisada en el marco de la Huelga Climática Global en Berlín (REUTERS/Fabrizio Bensch)
Activistas de pie sobre bloques de hielo bajo una horca improvisada en el marco de la Huelga Climática Global en Berlín (REUTERS/Fabrizio Bensch)

En total están programados más de 5.000 eventos en todo el mundo, en una secuencia que debe terminar en una enorme manifestación en Nueva York, donde se espera la participación de más de un millón de estudiantes. El principal pedido es que políticos y empresarios tomen las dramáticas medidas necesarias para detener el calentamiento global, que según científicos deberá conducir a una catástrofe ambiental.

Activistas ucranianos participan en un mitin exigiendo acciones sobre el cambio climático (REUTERS/Gleb Garanich)
Activistas ucranianos participan en un mitin exigiendo acciones sobre el cambio climático (REUTERS/Gleb Garanich)
Miles de personas se unieron en Ucrania a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)
Miles de personas se unieron en Ucrania a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)
Niños sostienen pancartas durante la huelga en Kieva, tres días antes de la cumbre climática de emergencia de las Naciones Unidas (REUTERS/Gleb Garanich)
Niños sostienen pancartas durante la huelga en Kieva, tres días antes de la cumbre climática de emergencia de las Naciones Unidas (REUTERS/Gleb Garanich)
Nueva York y Washington se llenaron de gente (AFP)
Nueva York y Washington se llenaron de gente (AFP)
EEUU llena de gente contra el cambio climático (AFP)
EEUU llena de gente contra el cambio climático (AFP)

En la víspera de la huelga, Thunberg —una adolescente sueca de 16 años que se tornó el emblema de la frustración de una generación ante el tratamiento dado a la cuestión climática— insistió en que hay soluciones que están siendo “ignoradas”, y pidió que los más jóvenes tomen la iniciativa.

Estudiantes sostienen pancartas en la manifestación sobre el cambio climático en Londres, Reino Unido (REUTERS/Hannah McKay)
Estudiantes sostienen pancartas en la manifestación sobre el cambio climático en Londres, Reino Unido (REUTERS/Hannah McKay)
“¿Qué futuro?”, se pregunta una persona a través de un cartel en Londres (REUTERS/Hannah McKay)
“¿Qué futuro?”, se pregunta una persona a través de un cartel en Londres (REUTERS/Hannah McKay)
Jóvenes activistas participan de la manifestación ambiental en Lodz, Polonia, el 20 de septiembre de 2019 (Tomasz Stanczak/Agencja Gazeta via REUTERS)
Jóvenes activistas participan de la manifestación ambiental en Lodz, Polonia, el 20 de septiembre de 2019 (Tomasz Stanczak/Agencja Gazeta via REUTERS)

“Todo cuenta, lo que tú haces cuenta”, dijo Thunberg en un mensaje en video dirigido a sus seguidores.

Un activista ucraniano, con una bolsa de plástico en la cabeza a modo de protesta (REUTERS/Gleb Garanich)
Un activista ucraniano, con una bolsa de plástico en la cabeza a modo de protesta (REUTERS/Gleb Garanich)
Un estudiante sostiene un cartel en una manifestación sobre el cambio climático en Londres (REUTERS/Hannah McKay)
Un estudiante sostiene un cartel en una manifestación sobre el cambio climático en Londres (REUTERS/Hannah McKay)
Las máscaras de gas, una constante en las movilizaciones que se produjeron en las principales ciudades del mundo (REUTERS/Gleb Garanich)
Las máscaras de gas, una constante en las movilizaciones que se produjeron en las principales ciudades del mundo (REUTERS/Gleb Garanich)

En el inicio de la jornada, los primeros eventos comenzaron las islas de Vanuatu, Salomón y Kiribati, territorios amenazados por el aumento en el nivel de los mares por el cambio climático. En esas islas, los niños y estudiantes cantaron “¡no nos estamos hundiendo, estamos luchando!”

Una mujer asoma su rostro a través de una pancarta en la huelga climática celebrada en Tokio, Japón (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)
Una mujer asoma su rostro a través de una pancarta en la huelga climática celebrada en Tokio, Japón (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)
Un hombre sostiene un cartel en la versión japonesa de la Huelga Climática Mundial (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)
Un hombre sostiene un cartel en la versión japonesa de la Huelga Climática Mundial (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)
Personas disfrazadas de animales asisten a la protesta en Colombo, Sri Lanka (REUTERS/Dinuka Liyanawatte)
Personas disfrazadas de animales asisten a la protesta en Colombo, Sri Lanka (REUTERS/Dinuka Liyanawatte)

Poco más tarde se unieron decenas de miles de jóvenes australianos que se movilizaron en Sídney, Melbourne y decenas de otras ciudades. Aunque algunas autoridades locales, escuelas y empresas han impulsado a los jóvenes a participar, algunas entidades alertaron que las ausencias deberán ser explicadas. Pero los jóvenes no parecen dispuestos a ceder.

Jóvenes realizan una performance durante una manifestación ambiental, parte de la Huelga Climática Global, en Varsovia, Polonia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)
Jóvenes realizan una performance durante una manifestación ambiental, parte de la Huelga Climática Global, en Varsovia, Polonia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)
La instalación fue una de las imágenes más potentes de la jornada (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)
La instalación fue una de las imágenes más potentes de la jornada (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)
Una joven activista yace en el suelo en plena protesta en Varsovia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)
Una joven activista yace en el suelo en plena protesta en Varsovia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

“Estamos aquí para mandar un mensaje a la gente en el poder, a los políticos, para mostrarles que estamos preocupados y que esto es realmente importante para nosotros”, dijo Will Connor, un joven de 16 en Sídney.

Activistas medioambientales se hacen tomar una foto en la protesta que llama a la acción sobre el cambio climático, en Nairobi, Kenia (REUTERS/Njeri Mwangi)
Activistas medioambientales se hacen tomar una foto en la protesta que llama a la acción sobre el cambio climático, en Nairobi, Kenia (REUTERS/Njeri Mwangi)
Jóvenes marchan portando pancartas en la huelga climática realizada en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi.)
Jóvenes marchan portando pancartas en la huelga climática realizada en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi.)
Manifestantes filipinos vestidos con trajes de circo sostienen un cartel que advierte la emergencia climática en Manila (REUTERS/Peter Blaza)
Manifestantes filipinos vestidos con trajes de circo sostienen un cartel que advierte la emergencia climática en Manila (REUTERS/Peter Blaza)

El continente australiano vive cotidianamente los debates por el cambio climático, ya que las transformaciones ambientales se tornaron un dato diario de la realidad. Australia es uno de los mayores exportadores de carbón y aún autoriza enormes minas que generan empleos y han apuntalado tres décadas de crecimiento económico ininterrumpido.

Una estudiante griega sostiene una pancarta durante la Huelga Climática Global “Viernes por el Futuro” en Atenas, Grecia (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Una estudiante griega sostiene una pancarta durante la Huelga Climática Global “Viernes por el Futuro” en Atenas, Grecia (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Activistas griegos de organizaciones ecologistas en la Huelga Climática Global (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Activistas griegos de organizaciones ecologistas en la Huelga Climática Global (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Una estudiante lleva una máscara con la leyenda “No hay planeta B” durante el mitin en Atenas (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Una estudiante lleva una máscara con la leyenda “No hay planeta B” durante el mitin en Atenas (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Pero también sufre de las consecuencias del cambio climático. En años recientes ha vivido enormes sequías, numerosos incendios forestales, inundaciones devastadores y la decoloración de la Gran Barrera de Coral.

“Detengan el ecocidio” dice el cartel que lleva uno de los manifestantes en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi)
“Detengan el ecocidio” dice el cartel que lleva uno de los manifestantes en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi)
Un activista ambiental vestido con ropa tradicional sostiene un letrero en la huelga climática global celebrada en Kenia (REUTERS/Baz Ratner)
Un activista ambiental vestido con ropa tradicional sostiene un letrero en la huelga climática global celebrada en Kenia (REUTERS/Baz Ratner)
Una multitud participa en la Huelga Climática Global del movimiento Viernes por el Futuro en Berlín (REUTERS/Christian Mang)
Una multitud participa en la Huelga Climática Global del movimiento Viernes por el Futuro en Berlín (REUTERS/Christian Mang)

El gobierno australiano, de corte conservador, no ha llegado al punto de negar el cambio climático, pero busca limitar la discusión a una dicotomía entre generar empleos o cumplir metras de emisión de gases de efecto invernadero.

Una mujer sostiene un cartel con una imagen de Australia prendiéndose fuego en una protesta para llamar a la acción sobre el cambio climático en Melbourne (REUTERS/Melanie Burton)
Una mujer sostiene un cartel con una imagen de Australia prendiéndose fuego en una protesta para llamar a la acción sobre el cambio climático en Melbourne (REUTERS/Melanie Burton)
Activistas ucranianos exigen acciones contra el cambio climático, uniéndose a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)
Activistas ucranianos exigen acciones contra el cambio climático, uniéndose a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)
Jóvenes se hacen los muertos en la huelga climática global cerca de la oficina del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente en Bangkok, Tailandia (REUTERS/Soe Zeya Tun)
Jóvenes se hacen los muertos en la huelga climática global cerca de la oficina del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente en Bangkok, Tailandia (REUTERS/Soe Zeya Tun)

El parlamentario oficialista Craig Kelly llegó al punto que emitir el jueves un mensaje a los jóvenes donde afirmó que “todo lo que les han dicho es una mentira”. “El hecho es que no hay una relación entre cambio climático y sequía, y el número de osos polares está aumentando”, afirmó.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Comenzó la huelga global por el clima con marchas convocadas por Greta Thunberg y un mensaje a los Gobiernos: “Hagan su trabajo”

Greta Thunberg lidera la huelga por el cambio climático que empieza este viernes y durará toda una semana

Barack Obama recibió a la activista Greta Thunberg: “Tú y yo somos un equipo”



Source link