“Las mujeres de la buena leche”
“Las mujeres de la buena leche”

Las manzaneras y las comadres fueron las referentes barriales del Plan Vida, creado e impulsado en septiembre de 1994 por Hilda “Chiche” Duhalde cuando se encontraba al frente del Consejo Provincial de la Familia. Técnicamente se trató de un grupo de voluntarias que, en situaciones de extrema necesidad, ayudaban por ese entonces a que 23 mil niños pudieran comer.

La historia está narrada con precisión en Las mujeres de buena leche, de las escritoras Josette Halégoi y Mabel Meschiany, en donde se explica la naturaleza y creación de una red que, a través del compromiso y la fe, redujeron la desnutrición y la mortalidad infantil en los barrios más vulnerados y carenciados de la provincia de Buenos Aires.

“Desde estas páginas rendimos un sincero homenaje a todos esos hombres y mujeres que han hecho de la solidaridad su mantra para cambiar al mundo. En Argentina, como en otros países latinoamericanos, la solidaridad es una tradición ancestral, presente desde mucho tiempo antes de la llegada de los europeos al continente sudamericano”, expresaron las autoras en la introducción del libro.

Chiche Duhalde fue la impulsora del proyecto
Chiche Duhalde fue la impulsora del proyecto

El libro será presentado el domingo 5 de mayo a las 18 horas en la Feria del Libro. Será justamente “Chiche” Duhalde quien encabezará el encuentro en el stand Leamos, Pabellón Amarillo, ubicado próximo al ingreso de Av. Cerviño.

“Ya pasaron 25 años y sería muy bueno volver al programa que no solo daba proteínas sino mucha contención. El libro cuenta que en 1999 existía una red de 35 mil mujeres que hacían un trabajo de verdad en sus barrios y para su gente”, explicó Duhalde, quien desarrolló el proyecto durante la gobernación de Eduardo Duhalde, su marido, en la provincia de Buenos Aires.

“Ahora que las mujeres ocupan el 50% de los cargos, deben hacerse cargo de los temas sociales. Las mujeres tienen otra sensibilidad“, agregó durante una entrevista en Crónica TV.

El Plan Vida y el Plan Comadres 

Fueron los programas sociales de mayor envergadura en la provincia de Buenos Aires. El Plan Vida se lanzó en Florencio Varela con el propósito de paliar las circunstancias críticas de la situación económica y ayudar -a través de políticas públicas sociales- a las poblaciones más carenciadas.

Consistía en distribuir alimentos a través de voluntarias barriales. En la primera etapa se dividió a la provincia en 14 partes y Duhalde designó a 14 mujeres responsables de brindarle información sobre la situación de los distintos distritos. Se recorría cada uno de los barrios y se dividía en un esquema de cuatro manzanas.

Mabel Meschiany y Josette Halégoi, las autoras del libro
Mabel Meschiany y Josette Halégoi, las autoras del libro

Cada cuatro manzanas se encontraban alrededor de 100 niños. Entre los pobladores presentes se elegía quién sería la trabajadora vecinal que llevaría adelante el Plan Vida. Luego se autodenominaron “manzaneras”.

Las manzaneras fueron haciéndose cargo de lo que sucedía en la zona. Al tiempo apareció otro personaje clave: la comadre. El Plan Comadres acompañó al inicial con el seguimiento de las mujeres embarazadas que se inscribían. La red creció por todo el conurbano, con más de 35.000 manzaneras y 2 millones de beneficiarias. 

“Esta red de manzaneras y comadres no fue la única red social solidaria que conoció la Argentina. Siempre hubo y hay movimientos e iniciativas que, trabajando duro en el terreno, ayudan a salir adelante a las poblaciones más vulnerables del país en momentos críticos, ya sea desde sectores gubernamentales o de la sociedad civil”, completó el libro.

Seguí leyendo:

Hilda “Chiche” Duhalde: “Mi sueño es ser gobernadora de la provincia de Buenos Aires”



Source link