Ya había sabido saborear el éxito con sus dos álbums anteriores, Rodeo y Birds in the Trap Sing McKnight. Sin embargo, bastó que Astroworld saliera a la venta para que los números de los primeros discos de Travis Scott quedaran totalmente opacados por su más reciente producción discográfica.

Con dos singles promocionales, Buttlerfly Effect y Sicko Mode, y la colaboración de artistas de diversos géneros musicales como Drake, TheWeeknd, Kid Cudi, James Blake, 21 Savage, Quavo, Thurdercat, John Mayer y más, Astroworld logró no solo debutar en el puesto 1 del Billboard 200 sino que, gracias a las casi 600 mil copias vendidas, pudo certificarse como Oro para la RIAA en cuestión de días, recibiendo críticas excelentes de medios de todo el mundo.

Acaso esa gran diferencia entre sus diferentes discos esté cimentada sobre la base del constate crecimiento del rap y el hip hop como géneros musicales. Es que mientras por décadas estos estilos fueron consumidos por un sector específico de la sociedad en los últimos 10 años han explotado, llegando a lugares que jamás habían tocado hasta entonces, posicionarse codo a codo con el rock y pop.

Las 600 mil copias vendidas por Astroworld demuestran por un lado que el rap y el hip hop ya no es cosa de pocos, y por el otro que Travis ya alcanzó la altura de grandes nombres del rap, como Eminem, Nicky Minaj, Diddy, Kendrick Lamar, Kayne West, Tupac y Snoop Dog, entre otros.

Según el propio Soctt, el disco fu armado por él “como con pegamento”, lo que marca a las claras la estética que quiso lograr para el mismo. Sin duda, se trata del disco más sólido del artista hasta ahora, con un sonido muy establecido que, pese a la combinación de diferentes voces en cada canción, fluye de manera armoniosa.

Además, vale destacar que el artista también ha sabido incluir, de forma ambiciosa y arriesgada, desde el rap y hip hop clásicos de él hasta tintes de gospel, indie pop y sintetizadores y psicodelia muy propia de los años ’80.

En definitiva, se trata de un álbum fresco, divertido, armonioso y bien producido que vale la pena escuchar, incluyo para aquellos que no sean conocedores del género musical.

Vale recordar que Travis, de 26 años, comenzó su carrera desde muy pequeño, a tal punto que a los 16 años ya estaba produciendo hip hop de manera independiente y subiendo junto a un amigo sus canciones a la vieja red social MySpace.

(Crédito de Foto: Getty)
(Crédito de Foto: Getty)

“Cada día en la universidad era una depresión para mí. Quería ser artista. Quería sacar un álbum. Quería publicar mi material. Quería salir al escenario, rapear en MTV, ganar el premio al Mejor Vídeo del Año”, contó alguna vez el artista, cuyo primer trabajo como solista fue un mixtape titulado OwlPharaoh bajo la producción de Kayne y Mike Dean, aunque finalmente el proyecto no llegó a ver la luz.

Fue en 2015 cuando llegó Rodeo, su primer trabajo y el que logró posicionarlo definitivamente con un nombre en la escena musical rapera.

A partir de su lanzamiento discográfico la carrera de Travis Scott fue en ascenso, ya que el disco debutó en el puesto número 1 en la Lista de Álbumes de Rap de USA y en el puesto número 3 en Billboard 100, logrando dos singles Platino.

 

Un año después llegó Birds in the Trap Sing McKnight, que logró el número 1 en el Billboard 200, vendiendo casi 60 mil copias en su semana delanzamiento y corroborando que Scott ya era una figura formada con una gran base de fans, tanto dentro del ámbito rapero como por fuera de él.

SEGUÍ LEYENDO

De sex symbol a santa: Kylie Jenner interpreta a la Virgen María en el nuevo videoclip de Travis Scott

Kylie Jenner dio a conocer el nombre de su hija



Source link