Hoy se presentaron en la Cámara Electoral la modalidad de los debates presidenciales (Universidad Nacional Litoral)
Hoy se presentaron en la Cámara Electoral la modalidad de los debates presidenciales (Universidad Nacional Litoral)

Los ejes temáticos, la dinámica de las exposiciones y quiénes serán los moderadores de los debates presidenciales obligatorios fueron los tres principales temas que se trataron hoy en la primera reunión de los equipos de los seis candidatos que debatirán antes de las elecciones generales del 27 de octubre.

El encuentro tuvo lugar en la Cámara Nacional Electoral, que tiene a cargo su organización, y se extendió por casi tres horas. En simultáneo, los camaristas Santiago Corcuera y Alberto Dalla Vía presentaron oficialmente a la prensa la realización de los debates obligatorios previstos por ley, junto a los rectores de la UBA, Alberto Barbieri, y de la Universidad Nacional del Litoral, Enrique Mammarella.

Fue luego de que los apoderados de las agrupaciones ratificaran formalmente ante las autoridades del máximo tribunal electoral del país  la voluntad de sus candidatos a debatir, tal como exige la Ley 27.337 sancionada en 2016. Así quedó reflejado en un acta firmada por los apoderados de cada agrupación.

La norma estableció la obligatoriedad para los aspirantes a la Casa Rosada de participar de los debates con la finalidad de “dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas”.

Así, quedó confirmado que el presidente Mauricio Macri, al frente de la coalición oficialista Juntos por el Cambio; Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos que arañó el 50% de los votos en las PASO; Roberto Lavagna, que quedó tercero por Consenso Federal; Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda y de Trabajadores; José Luis Espert, Unite por la Libertad y la Dignidad; y Juan José Gómez Centurión, del Frente NOS, se verán las caras en dos oportunidades antes de las elecciones del 27 de octubre.

El primer debate será el domingo 13 de octubre en el Paraninfo de la Universidad del Litoral (UNL) en la ciudad de Santa Fe, sede la la Convención Constituyente de 1994. El segundo, una semana antes de la elección, el domingo 20, en la Facultad de Derecho de la UBA en la ciudad de Buenos Aires, el mismo recinto que se utilizó para los debates en la campaña de 2015, cuando aún no eran obligatorios por ley.

En caso de haber segunda vuelta, se sumaría un tercer debate el 17 de noviembre en la Facultad de Derecho de la UBA.

El debate entre Mauricio Macri y Daniel Scioli en 2015, poco antes del balotaje (Foto: NA)
El debate entre Mauricio Macri y Daniel Scioli en 2015, poco antes del balotaje (Foto: NA)

Además de los representantes de los equipos de cada candidato, participaron de la reunión –a puertas cerradas– los dos rectores de las casa de estudios que alojarán los debates, Barbieri y Mammarella, quienes oficiarán de interlocutores con la Cámara Electoral. Ambos integran el Consejo Asesor junto a una veintena de representantes académicos y de la sociedad civil de diferentes ámbitos. También estuvo por la Cámara Electoral Sebastián Schimmel.

Como se trató de una primera reunión de los equipos, se intercambiaron propuestas y se discutió un documento base del Consejo Asesor, pero no se tomaron decisiones definitivas. La idea es que las distintas fuerzas políticas lleguen a un consenso para fines de septiembre. Por lo pronto, se volverán a juntar el jueves próximo nuevamente en la Cámara Electoral para avanzar en definiciones.

Estructura y duración

Los dos rectores universitarios que serán voceros de los debates en sus sedes llevaron a la reunión una propuesta con grandes temas a debatir y una dinámica sugerida a fin de que el debate sea “un producto televisivo”. Fue producto del consenso entre la veintena de integrantes del ámbito académico y de la sociedad civil del Consejo creado por ley para asesorar a la Cámara Electoral.

Según este borrador, el debate consistiría en dos bloques de 23 minutos cada uno en los cuales se discutirían dos temas “marco” en cada uno, y un tercer bloque de cierre donde cada candidato podría elegir una temática libre para exponer. La idea del Consejo Asesor es que el debate no dure, en total, mucho más de dos horas.

El debate está pensado para el ciudadano. El objetivo es que la gente esté lo más informada posible a la hora de elegir. Se va a buscar un marco de equidad y transparencia para que se desarrolle”, sostuvo Barbieri al finalizar la reunión con los quipos de las fuerzas políticas.

“Hay temas que no se pueden eludir en un debate. La idea es que no solo los candidatos expongan sobre cuestiones coyunturales, sino también sobre políticas de Estado, pensando en el futuro”, agregó por su parte Mammarella.

Los temas serían distintos para cada uno de los debates. Cada candidato contaría con 2 minutos para desarrollarlo y otros 30 segundos adicionales en caso de réplica o pregunta.

Los temas a debatir

Para el primer debate, los ejes temáticos propuestos fueron desarrollo económico; educación y salud; derechos humanos, diversidad y género; y relaciones internacionales. Para el segundo encuentro, los ejes serían empleo y vivienda; federalismo; calidad institucional y Estado; desarrollo social y ambiente; y seguridad.

Mientras que el representante de Juntos por el Cambio, Santiago Alberdi, mostró conformidad con esta propuesta, y en cierta medida los del Frente de Todos también, el resto de las agrupaciones que obtuvieron menos votos en las PASO objetaron que los temas fueran demasiado genéricos. “Hay que focalizar en temas más puntuales para que exista realmente un debate, y no sea solo una exposición donde cada uno habla de lo que quiere“, le dijo a Infobae Jorge Giacobbe, quien asistió en representación de Gómez Centurión.

Desde el oficialismo rebatieron que “está en la habilidad de cada candidato elegir en qué aspecto poner énfasis o en qué eje explayarse“.

El tema económico debería ser el eje principal en la visión de las agrupaciones opositoras. Plantearon que el tema “desarrollo económico” era muy amplio y que era necesario focalizar en temas puntuales tales como la reforma impositiva, la reforma laboral, o la política económica a futuro. En este sentido, los enviados de Lavagna sostuvieron que “por la situación económica actual y siendo hoy la principal preocupación de la gente, amerita tener más tiempo y desarrollo”, y que los dos minutos previstos para esa temática eran “muy poco”.

Uno de los asistentes de la reunión deslizó con picardía ante este medio: “Está claro que el oficialismo querría que se hable lo menos posible de economía“.

El otro tema que se llevó una parte importante de la discusión sobre cómo tratarlo en el debate fue el del aborto. Mientras que el Consejo Asesor lo incluyó bajo el paraguas de “derechos humanos”, los representantes de Espert, Gómez Centurión y la izquierda pidieron que sea un tema en sí mismo. Quedó en volver a discutirse la próxima semana.

Sí hubo consenso entre las fuerzas políticas en que a los tres bloques previstos tentativamente, se incorpore otro inicial de 30 segundos o un minuto para que cada candidato pueda presentar su propuesta electoral. Lo cierto es que esta propuesta será considerada, todavía la estructura final del debate no quedó definida.

Preguntas entre candidatos

La posibilidad de que pueda haber preguntas entre los candidatos fue otro de los aspectos de la dinámica del debate que se discutieron y sobre lo que aún no se llegó a una definición.

Si bien no se decidió si estarán habilitadas, sí se acordó que en el caso de que así sea, se van a resolver por sorteo. Será la suerte la que defina que el candidato A le pregunte al candidato B. “Si no, los dos con más chances de llegar al poder son el blanco de todas las preguntas”, justificaron.

Juntos por el Cambio también reclamó que no pueda repetirse el candidato interrogado. “Todos sabemos que lo más vistoso es pegarle al oficialismo, pero tiene que poder haber preguntas cruzadas”, argumentaron.

Un avezado apoderado político resumió las posiciones en las reuniones: “Las fuerzas chicas buscan destacarse buscando la confrontación; las fuerzas mayoritarias buscan que todo transcurra con la mayor tranquilidad y previsibilidad posibles“.

Los moderadores

Otro aspecto que se puso sobre la mesa fue el de los moderadores. Si bien no hubo unanimidad sobre el perfil que deberían tener, sí hubo acuerdo en que “deben conocer del tema en cuanto al manejo del debate” y “ser una figura pública y reconocida“. Fue un planteo hecho por el periodista y analista internacional Luis Rosales, candidato a vicepresidente de Espert, para que el debate sea “atractivo para la audiencia”.

También debe tener suficiente presencia como para poder cortarle la palabra al Presidente actual o al futuro“, sostuvo otro representante que estuvo en la reunión. Sobre la modalidad de cómo marcarle el fin de su tiempo a un candidato, se habló de poder cortarle el micrófono para evitar tener que imponerse verbalmente sobre el que esté hablando más allá de su tiempo correspondiente.

Hubo también quien sugirió que el moderador o moderadora no sea un periodista político, ya que “muy probablemente esté identificado con una posición política o con una jefatura”. Fue luego de que uno de los presentes mencionara a Marcelo Longobardi. “Ah, entonces, ponémelo al Gato” (por Gustavo Sylvestre), le replicó el enviado de otra fuerza, entre las risas de los presentes. “Tiene que ser alguien neutral“, agregó el jefe de campaña de uno de los candidatos. “También se debería pensar en que uno de los moderadores sea del interior”, planteó otro.

Entre algunos nombres que circularon también estuvo el del médico Facundo Manes e, incluso, el de Sol Pérez. “Se puede pensar en una figura por fuera del ámbito político, que pueda conducir lo que va a ser un programa televisivo. Al fin de cuentas, la intervención del moderador o moderadora va a tener un guión y reglas claras previamente acordadas“, sostuvo ante Infobae otro participante de la reunión.

Lo cierto es que sí quedó definido que será un pareja –hombre y mujer– la que modere cada debate, y que será distinta en cada ocasión, a definir por sorteo quién lo hará la primera y quién la segunda.

En caso de un tercer debate antes del balotaje, se optará por la misma modalidad, sin repetir la pareja de moderadores. Los nombres quedarán para más adelante, y prometen ser uno de los aspectos del debate que más miren con atención los equipos de campaña y que más discusiones genere.

La Cámara Nacional Electoral habilitó, además, un sitio web dedicado a información sobre los debates presidenciales.

Seguí leyendo:

Hoy se hará la primera reunión para acordar cómo serán los debates presidenciales



Source link