Luz Cipriota: “Soy muy inquieta, apasionada y curiosa. No conozco el significado de la palabra rutina”.
Luz Cipriota: “Soy muy inquieta, apasionada y curiosa. No conozco el significado de la palabra rutina”.

“Llegue a Madrid hace exactamente un año y fue amor a primera vista. Dije: ‘necesito instalarme unos meses en esta ciudad para conocerla a fondo y disfrutarla a pleno'”, nos cuenta Luz Cipriota (33) en una entrevista telefónica con Para Ti, a la que accede gustosa para charlar sobre su exitoso presente en España.

En octubre de 2017, cuando en la Argentina todavía se emitía el unitario El maestro, donde ella interpretaba a una exigida y conflictuada bailarina llamada Blanca –papel que le valió su primer Martín Fierro como actriz de reparto–, decidió probar suerte en el viejo continente. “Ojo, en este año fui y vine varias veces a la Argentina y también recorrí otras ciudades de Europa, pero ahora llevo ya cinco meses viviendo aquí”, cuenta.

-A Para Ti no podés mentirle, Luz, ¡te conocemos bien! En realidad no te enamoraste de Madrid sino de Andrés Valencoso (40) (N. de la R.: modelo y actor que participó de Velvet colección, entre otras ficciones).

-(Suelta una carcajada) ¡Pero no! Te juro que primero me enamoré de Madrid y, sí, después de un tiempo lo conocí a Andrés. Pero como vos bien decís: me conocen perfectamente y saben que soy una chica reservada, así que no voy a dar detalles de mi pareja con él. Sólo te puedo confirmar que estamos muy bien juntos.

En la alfombra roja de la gala de clausura del Festival de San Sebastián Luz lució un vestido de la diseñadora española Teresa Helbig y zapatos Jimmy Choo.
En la alfombra roja de la gala de clausura del Festival de San Sebastián Luz lució un vestido de la diseñadora española Teresa Helbig y zapatos Jimmy Choo.

-Contanos entonces, ¿qué es lo que te cautivó de Madrid?

-Lo primero que puedo decirte que amo locamente de esta ciudad es que tenga tantos días de sol durante el año, en invierno y en verano. ¡Es algo que considero fundamental para mi energía! Otra cosa que disfruto muchísimo es que puedo llegar caminando a casi todos lados y recorro la ciudad y sus callecitas a cualquier hora del día. La sensación de inseguridad no existe y puedo permitirme volver a las 2 de la mañana cuando salgo de ver alguna obra de teatro. Son cosas que me resultan impagables.

-Leonardo Sbaraglia, los Darín y Joaquín Furriel son algunos de los argentinos que hoy dividen su tiempo entre la Argentina y España, ¿solés reunirte con ellos?

-Siempre que me entero que hay actores y amigos argentinos que están por aquí intento verlos, de hecho creo que tengo más vida social en Madrid que en Buenos Aires… ¡No entiendo por qué me pasa eso! (se ríe) Creo que todos tenemos cierta necesidad de vernos cuando estamos lejos de nuestro país, es una forma de recordar a nuestra patria querida.

Con Andrés Valencoso, su actual pareja y a quien conoció en Madrid.
Con Andrés Valencoso, su actual pareja y a quien conoció en Madrid.

-Esta no es la primera vez que te vas de la Argentina para trabajar en el exterior, de hecho tu carrera empezó en el 2006 en México cuando filmaste la película Déficit, dirigida por Gael García Bernal.

-Tal cual. A mí me gusta la idea de abrir puertas y trabajar en distintos países como Colombia, Uruguay, México… En el 2008, por ejemplo, viví en Brasil y terminé filmando una película en portugués; dos años después me mudé a Italia, donde protagonicé una film con Alessandro Gassmann. Digamos que soy muy inquieta, apasionada y curiosa. No conozco el significado de la palabra rutina.

-Sos parte de la tercera temporada de Las chicas del cable. ¿Cómo fue la experiencia de formar parte del elenco de esta serie?

-Yo creo que es la más pura demostración de que cuando uno desea algo con mucha fuerza las cosas suceden. Soy una convencida de que los sueños se hacen realidad. Las chicas del cable es una serie que se transmite por Netflix a más de 190 países y fue un furor desde el día uno. Para mí, haber compartido escenas con una actriz de la talla de Concha Velasco fue, simplemente, mágico. No se me ocurre otra forma de definirlo. Ella es una mujer sensible y generosa que me recibió con los brazos abiertos y tuvimos química de inmediato. Es más, aunque ya terminamos de grabar seguimos en contacto por WhatsApp.

En Las chicas del cable, la serie de Netflix.
En Las chicas del cable, la serie de Netflix.

-¿Vas a participar de la cuarta temporada?

-¡Nada me gustaría más en la vida! Pero, la verdad, aún no lo sé.

También fuiste invitada al festival de San Sebastián el mes pasado…

-¡Otra experiencia increíble! Todos los años, durante la celebración del festival, una firma de autos arma una selección de actores y directores internacionales con quienes comparte un itinerario a puro cine, gastronomía y alfombras rojas. Tuve el honor de integrar este grupo de invitados –junto a actores como Najwa Ninri (Vis a vis) y Peter Vives (El tiempo entre costuras), entre otros–, y en ese marco visitamos las bodegas del reconocido chef Carlos Arguiñano, paseamos por los viñedos y probamos sus más exquisitos platos en una comida exclusiva junto a él y su familia.

-¿Volvés a la Argentina a pasar las fiestas o ya te perdimos definitivamente? 

-¡Eso nunca!Por ahora lo que tengo programado es viajar en noviembre a México porque me invitaron a los premios Fenix al cine Iberoamericano y voy presentar una serie que se llama Rubirosa, en la que interpreto nada más y nada menos que a Eva Perón. Mi idea es volver a la Argentina en diciembre –tengo que realizar la campana otoño/invierno de Class Life– y pasar las fiestas con mi familia… ¡Si no vuelvo me matan!

Texto: Juliana Ferrini. Fotos: Gentileza Luz Cipriota

SEGUÍ LEYENDO:
Jorgelina Aruzzi: “El humor es un arma de seducción imbatible”



Source link