(@cascini05)
(@cascini05)

Mauricio Macri volvió a jugar al fútbol en los tradicionales partidos de los miércoles en Olivos, que suele reunir a funcionarios, dirigentes y asesores del Gobierno con deportistas o artistas, y hasta con amigos del jefe de Estado.

La vuelta del Presidente a la cancha de fútbol de la quinta de Olivos coincidió con la visita de uno de los ídolos máximos de la historia de Boca Juniors: Juan Román Riquelme, que en la noche de ayer volvió a vestirse con la camiseta xeneize junto a un grupo de ex jugadores del club que se mezclaron con los funcionarios de Cambiemos.

Según pudo saber este medio, del partido participaron, además de Riquelme, Diego Cagna, Mauricio “Chicho” Serna -procesado por lavado de dinero junto a la viuda de Pablo Escobar-, Raúl Cascini, el “Chelo” Delgado y Rolando Schiavi, entre otras glorias.

Riquelme jugó en el mismo equipo que Macri junto a otros funcionarios como Marcos Peña o Fulvio Pompeo: perdieron por dos goles.

Miguel de Godoy, ex director del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), que abandonó su puesto hace algunos meses, fue otro de los que visitó Olivos, además de Fernando Marín, ex coordinador del programa Fútbol Para Todos.

La presencia del ídolo de Boca se da en medio de especulaciones respecto a una eventual candidatura a presidente del club xeneize a finales del próximo año. Daniel Angelici, amigo de Macri y actual presidente de la institución, debe elegir a su sucesor.



Source link