Magnus Carlsen frente al ítalo americano Caruana, minutos antes de consagrarse campeón una vez más en Londres (REUTERS)
Magnus Carlsen frente al ítalo americano Caruana, minutos antes de consagrarse campeón una vez más en Londres (REUTERS)

Por Carlos A. Ilardo

El campeón mundial de ajedrez, el noruego Magnus Carlsen -que el próximo viernes cumplirá 28 años- retuvo su corona al superar por 3 a 0 al desafiador ítalo-norteamericano, Fabiano Caruana, de 26, antes del límite de partidas dispuestas para la serie de desempates (4 juegos con ritmo semilento de 25 minutos para cada jugador), que se llevó a cabo hoy, en The College (un histórico edificio de estilo Victoriano), en Holborn (Londres).

Carlsen se impuso con piezas blancas en la 1ª (Apertura Inglesa en 55 jugadas) y 3ª (Defensa Siciliana, en 51), y con negras en la 2ª (Siciliana, en 28). La serie demandó poco más de tres horas de sesión, y el ganador embolsó 550.000 euros, cien mil más que su adversario.

“Estoy muy feliz con mi trabajo de hoy”, contó el campeón en conferencia de prensa. Consultado sobre la dura lucha y la preparación de su rival, agregó: “Sabía que Caruana es el mejor oponente que podía enfrentar, pero no me ganó ninguna partida. Por eso estoy muy feliz de haber triunfado en el match, y aunque debo seguir trabajando mucho, siento que todavía mi manera de jugar partidas rápidas es buena”. Es que Carlsen, además de ser campeón mundial clásico, cuenta con los títulos mundiales en las especialidades Blitz (partidas a 3 minutos) y Rápido (a 10 minutos).

El match, que comenzó el pasado viernes 9, previsto a 12 juegos, con 1.000.000 de euros en premios y que finalizó igualado en 6 puntos por bando, marcó una paridad inédita, sin antecedentes en los 132 años de existencia en esta clase de competencia; el duelo Carlsen vs. Caruana se completó con el 100% de sus partidas acordadas tablas (empates). No bastaron las 635 jugadas (la suma de movimientos de las doce partidas), ni las más de 50 horas de análisis frente al tablero para determinar un ganador. Por eso fue necesario recurrir a una batería de desempates, en la que el campeón se impuso en las tres primeras partidas sin necesidad de completar el cuarto juego.

Con el triunfo final Carlsen cosechó su tercera defensa victoriosa del título mundial (que obtuvo en 2013 en la India ante el local, Viswanathan Anand, y que expuso frente al mismo rival, en Rusia, en 2014, y dos años después, en 2016, en Nueva York, con el ruso Sergey Karjakin), y le permitirá mantener su condición de Rey de los trebejos hasta el próximo ciclo mundial en 2020. Además, con esta actuación ante Caruana (N°2 del mundo) se aseguró el puesto de privilegio del ranking mundial como N°1 de la federación internacional de ajedrez (FIDE, según sus siglas francesas). Una marca que sostiene, ininterrumpidamente, desde hace ocho años.

Seguí leyendo: La nueva megaestrella del ajedrez que cambió los hábitos de los noruegos

Vale recordar que el primer campeonato mundial de ajedrez se llevó a cabo en Estados Unidos en 1886 con el enfrentamiento entre Steinitz y Zukertort; con la consagración del austríaco Wilhelm Steinitz, se inauguró la selecta nómina de los 20 campeones mundiales oficiales hasta el día de hoy. Lo siguieron Emanuel Lasker (Alemania), José Raúl Capablanca (Cuba), Alexander Alekhine (URSS), Max Euwe (Holanda), Mikhail Botvinnik (URSS), Vassily Smislov (URSS), Miguel Tal (URSS), Tigran Petrosian (URSS), Boris Spassky (URSS), Robert Fischer (EE.UU.), Anatoly Karpov (URSS), Garry Kasparov (URSS), Alexander Khalifman (Rusia), Viswanathan Anand (India), Rustam Ponomariov (Ucrania), Ruslam Kasimdzhanov (Uzbekistán), Veselin Topalov (Bulgaria), Vladimir Kramnik (Rusia) y Magnus Carlsen (Noruega).



Source link