La mala calidad del aire que respiramos es el mayor riesgo para la salud y el ambiente, y una de la mayor causa de muerte infantil en el mundo. Así lo indicó esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la primera conferencia mundial que aborda esta problemática y que se realizó en Suiza. En la ciudad de Buenos Aires no estamos ajenos a este flagelo: Caballito, Barracas, Recoleta, Balvanera, Parque Chacabuco, Villa Crespo, San Cristóbal, Belgrano, Villa Lugano, Flores, Villa Devoto y Retiro son los barrios más afectados, según un relevamiento realizado por la ONG Greenpeace.

“Entre los meses octubre 2017 y julio 2018 realizamos tres mediciones estacionales, -la última junto al INQUIMAE (UBA), y más de 80 vecinos de la ciudad- en las que encontramos niveles de contaminación del aire que sobrepasaban los niveles guía de la OMS. Entre los casos más preocupantes, se cuentan jardines maternales en el área de cobertura de la estación Parque Centenario, que mostraban 30% más dióxido de nitrógeno que la indicada por la estación. Jardines maternales y el hospital Gutiérrez, contrastados contra la estación Córdoba mostraban mucha variabilidad, representando diferencias a nivel de exposición mensual. Incluyendo material particulado 2,5 (que las estaciones del GCBA no monitorea) los resultados fueron elevados en algunos jardines maternales. Una medición barrial de dióxido de nitrógeno junto a vecinos mostró que el 40% de las muestras distribuidas en distintos puntos de la ciudad superaron el nivel guía de la OMS”, indicó Mauro Fernández, coordinador de Clima y Energía de Greenpeace en Argentina, Chile y Colombia.

El estudio se realizó en el marco del proyecto de Ciencia Ciudadana de la organización ambientalista, donde unas cien muestras fueron distribuidas a los participantes. Con el apoyo del Instituto de Química Física de los Materiales, Medio Ambiente y Energía (INQUIMAE) de la Universidad de Buenos Aires, Greenpeace emprendió una investigación para medir la composición del aire y sus niveles de contaminación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Los combustibles de los vehículos motorizados, principalmente el de los colectivos, generan tóxicos perjudiciales para la salud. Entre los contaminantes dañinos se encuentra el dióxido de nitrógeno (NO2) y Materia Particulada (MP10 y MP2.5) que provocan enfermedades cerebrovasculares, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares e infecciones respiratorias, como la neumonía, entre otras”, indicaron en Greenpeace.

(NA)
(NA)

Según el estudio, al que tuvo acceso Infobae, el promedio de NO2 de las 87 muestras resultó ser el valor límite establecido por la OMS (21 ppb – partes por billón). “En prácticamente todas las comunas existen puntos por encima de los 21 ppb recomendado por la OMS como promedio anual. En algunos casos, las medianas se sitúan bastante por encima de este valor. De un total de 87 puntos muestreados. Siete comunas de quince actualmente están por encima de estos parámetros”, agrega.

En el gobierno porteño indicaron que, aunque trabajan para mejorar el sistema de medición de la calidad del aire, no tienen registros que sobrepasen los niveles establecidos por la OMS ni por la normativa local.

“Desde 2005, la Ciudad comenzó a delinear una red de calidad de aire, única en el país, que se fue ampliando paulatinamente tanto por la incorporación de nuevas estaciones como de contaminantes a ser medidos, tales como SO2 y PM2.5, encontrándonos en la etapa final de puesta a punto de la metodología para su medición. En la actualidad, la red cuenta con cuatro estaciones de calidad de aire: estación La Boca, Córdoba, Parque Centenario y estación CIFA (Centro de Información y Formación Ambiental), la cual se incorporó durante el año en curso y ya se encuentra reportando datos de NO-NO2-NOx y CO. Cada una de las estaciones en cuestión están estratégicamente ubicadas en función de las distintas zonificaciones, para conocer la calidad del aire de la Ciudad, complementándose asimismo con monitoreos manuales”, indicó Juan Filgueira, de la Agencia de Protección Ambiental porteña.

El organismo aseguró que “los valores se encuentran por debajo de los niveles admisibles establecidos por la normativa local e inclusive de normas internacionales” y criticó la metodología de medición realizada por la ONG. “Es importante utilizar correctamente niveles de calidad de aire de larga exposición (1 año), además de hacer su comparación con niveles del mismo carácter al comparar es muy importante no confundir niveles de larga exposición con los de corto tiempo, a fin de evitar conclusiones erróneas”.

En Greenpeace indicaron que, además de la medición, en su capítulo internacional se mapearon los 50 puntos más contaminados del planeta y, entre ellos está Buenos Aires. Para hacerlo utilizaron imágenes satelitales de la European Space Agency.

La ONG ambientalista recordó que en 2015 el gobierno de la Ciudad firmó la Clean Bus Declaration ante el C40, expresando su compromiso a “reducir emisiones del sector del transporte, mejorando la calidad del aire a través de la introducción de colectivos bajos en emisiones —y, finalmente, con cero emisiones— en sus flotas”. Estudios de expertos demostraron que era posible tener un 25% de la flota de transporte público eléctrico para 2020.

“Demandamos que se acelere la transición en línea con el acuerdo y comenzar a minimizar así los impactos en la salud de los vecinos de la ciudad y reforzar los esfuerzos contra el cambio climático”, agregó Fernández.

El reporte que la OMS dio a conocer esta semana destaca que el 93% de los menores de 15 años en el mundo (unos 1.800 millones de niños) respiran a diario un aire tan contaminado que perjudica a su salud y su crecimiento. En general, el 91% de todos los habitantes del planeta conviven con un aire contaminado, lo que aumenta el riesgo de cáncer a los pulmones, de derrame cerebral y de enfermedades del corazón.

SEGUÍ LEYENDO: La contaminación del aire provocó 422.000 muertes prematuras en Europa



Source link