Sergio Massa junto a Natalia de la Sota en Mendoza
Sergio Massa junto a Natalia de la Sota en Mendoza

Sergio Massa encontró otra vuelta para alentar el objetivo electoral con que sueña el “albertismo” en gestación: superar el 50 por ciento de los votos y si es posible empardar la marca CFK de 2011, que fue de 54 puntos. No pretendió un tono épico, aunque anduvo cerca: lo expuso esta semana como una necesidad vital para encarar la difícil pulseada con el FMI si las urnas consagran el proyecto presidencial de Alberto Fernández. No parece que el Fondo se impresione sólo con esas cifras, pero ese fue el nuevo argumento. En rigor, asomarían detrás señal interna y una pincelada fuerte del tipo de poder que siempre seduce.

Las encuestas entusiasman y alimentan esas cuentas. Massa dejó el mensaje en una visita de campaña a Tres de Febrero, territorio de Cambiemos: hizo un llamado a quienes no votaron a Mauricio Macri y tampoco al Frente de Todos. Les pidió apoyo a Alberto Fernández porque –dijo- “necesitamos confianza, legitimidad y respaldo para volver a discutir con el FMI el acuerdo que hoy estrangula” al país. También sostuvo que sería sustancial en función del pacto social que viene proponiendo el candidato y en la perspectiva de un acuerdo político con otras fuerzas, es decir, con lo que sería su oposición.

La referencia a los acuerdos no es estrictamente contradictoria pero sí diferente a lo que sucedió en estos últimos cuatro años. Macri nunca logró o quiso desprenderse de la matriz fuertemente presidencialista de la política nacional, aunque por necesidad o –al menos de parte de algunos de sus operadores y socios- por convicción debió encarar los acuerdos como parte necesaria e inevitable de su gestión. Fueron tratos puntuales, una sucesión de entendimientos específicos. En la apuesta a la reelección, esa idea había empezado a cambiar hacia un tipo de coalición diferente, legislativa y de gobierno. La batalla por mantener la esperanza en octubre dejó ese debate en segundo plano.

Alberto Fernández junto a los gobernadores, ayer, en Mendoza
Alberto Fernández junto a los gobernadores, ayer, en Mendoza

Lo que acaba de plantear Massa y lo que empieza a moverse subterráneamente y no tanto en el plano interno va más allá, si octubre confirma o amplía los resultados de las primarias. Se trata del tipo de poder. Alberto Fernández se ve a sí mismo en la línea de Néstor Kirchner y no en la versión más descarnada de Cristina Fernández de Kirchner. Poder concentrado, con trazos más o menos profundos de construcción hegemónica, según el caso. Y con diferencias en la proyección, empezando porque Kirchner ejerció con un vice muy en segundo plano, Daniel Scioli, y Alberro Fernández debería hacerlo con CFK.

El panorama actual expone un peso territorial enorme del PJ en sus distintas vertientes, antes de entrar en cuentas domésticas. Y un resultado en las próximas elecciones similar al de agosto o mayor ampliaría ese panorama también en el Congreso. Visto así, las bases para una construcción hegemónica y más o menos tradicional del peronismo y kirchnerismo estarían aseguradas. Las internas, claro, agregan un ingrediente más inquietante.

El peronismo registra como capital unas quince gobernaciones, sin contar distritos en manos de fuerzas provinciales proclives a las alianzas con el poder central. Entre las grandes, Buenos Aires quedó a tiro con las PASO, ya recuperó este año Santa Fe y es un capítulo abierto la relación con Córdoba. El domingo próximo, se verá si valió la pena la apuesta de Alberto Fernández en Mendoza.

En el Senado, la convergencia de legisladores alineados con los gobernadores y el bloque kirchnerista puro aseguraría el dominio de la Cámara. Y en Diputados, según como se acomoden las cargas entre las distintas bancadas de origen peronista, también contaría con manejo suficiente.

Esa primera descripción dice mucho sobre el poder que vendría con un triunfo de la fórmula Fernández-CFK, pero no todo.

Cristina Kirchner junto a Axel Kicillof, Verónica Magario y Fernando Espinoza, el sábado pasado, en La Matanza
Cristina Kirchner junto a Axel Kicillof, Verónica Magario y Fernando Espinoza, el sábado pasado, en La Matanza

Un resultado arrasador, como el que sugiere Massa, seguramente produzca mensaje externo, aunque no en sentido lineal: no sólo el FMI sino también empresas con intereses en la Argentina, potenciales inversores y apostadores financieros buscarán decodificar los efectos electorales. Hacia adentro, comenzaría a jugarse un nuevo partido en todas sus dimensiones. Por supuesto, es una cuestión de interés político y no sólo económico.

Se sabe, y Alberto Fernández trabaja intensamente en esa dirección, que la relación con los jefes territoriales es un eje central del poder que imagina el candidato. A la foto previa a las PASO, en Rosario, se sumó la postal de ayer en Mendoza con gobernadores y candidatos a serlo. Sobre algunos de ellos también trabaja intensamente el kirchnerismo duro. No hay contradicción táctica, pero sí asoma atesoramiento a futuro.

En estas horas, los gobernadores cotizan como pocas veces. Después, buscarán retribuciones, complejas para las finanzas que vienen. Nada es uniforme en este terreno: se trata de un conjunto con perfiles políticos diferentes. Por dar algunos nombres: no son lo mismo el santafesino Omar Perotti o, más aún, el cordobés Juan Schiaretti que la catamarqueña Lucía Corpacci y el chaqueño que va de nuevo por la gobernación, Jorge Capitanich, sin contar a Alicia Kirchner. Se trata en conjunto de una sociedad en la que, si prospera el proyecto de Alberto Fernández, habría que ir buscando equilibrios.

El candidato seguramente piensa, como le tocó operar en épocas de Kirchner, en relaciones directas, uno por uno, no como bloque. La idea de una liga de gobernadores no atrae nunca al poder central. Y la dinámica entre Fernández y la ex presidente agrega un interrogante desconocido.

Las cuentas legislativas tampoco estarían cerradas en caso de un triunfo electoral. CFK quedaría naturalmente como titular del Senado y todo indica que buscaría asegurarse la presidencia provisional para un legislador o legisladora leal. Ya giran varios nombres. Un poco más conversada sería la convergencia de bloques. Allí se verá cuánto pesa la franja más cercana a los jefes provinciales. Con la salida de Miguel Angel Pichetto, quedó al frente Carlos Caserio, cordobés, hábil tejedor, que se ocupó personalmente de darle base provincial a Alberto Fernández mientras Schiaretti sostiene la boleta corta.

En Diputados, Massa corre con la promesa de convertirse en presidente de la Cámara. Allí, en todo caso, el interrogante es si el kirchnerismo duro mantiene la intención de conservar y ampliar su poder al frente de un bloque o conjunto que debería expresar a la variedad del Frente de Todos. Juego de contrapesos, posiblemente.

Después de las elecciones, y según el sentido y volumen de los resultados, comenzará a verse cómo se mueven todas las fichas.

Seguí leyendo:

Con Massa, Kicillof y un grupo de gobernadores, Fernández mostró su apoyo a la candidata del Frente de Todos en Mendoza



Source link