Natalí Marquez y la pequeña alma (Foto: Maxi Didari / Para Ti Mamá)
Natalí Marquez y la pequeña alma (Foto: Maxi Didari / Para Ti Mamá)

No para un segundo, sin embargo, transmite mucha serenidad. Natalí Márquez, nuestra chica de tapa, podría definirse como “sin prisa pero sin pausa” porque avanza paso a paso, sin detenerse, pero a su ritmo.

Primero fue modelo, luego creó su marca de moda, Brezza by Natalí Márquez, y después se animó a la conducción televisiva. Como si fuera poco, ahora agregó otra unidad de negocios a su empresa, Amuletos Brezza, donde vuelca todo lo que aprendió y sigue estudiando sobre piedras y gemas. Eso sí, antes que todo, es la mamá de Alma Guadalupe, la hermosa y simpática beba de 1 año y medio, tan inquieta y tan tranquila, como su mamá.

–¿Qué destacás de este año y medio de maternidad?

–Alma me sorprende todos los días, ¡crece muy rápido! De ser mi bebé, que cada tres horas tomaba la teta, al día de hoy que corre, tengo que estar mirándola todo el tiempo. Y tiene mucha reacción, porque entiende y te dice palabras o hace gestos que son muy divertidos.

–¿Y cómo te ves vos como madre?

–Adoro ser mamá, me encantó descubrirme en este nuevo rol. Una vez que se prende, que estás en modo ON, ya está, sos mamá siempre. Yo ahora soy la “mamá” del equipo de Brezza, soy la “mamá” de mis amigas, no sé por qué me pasa. Les digo que se cuiden, que se abriguen… Me cambió muchísimo la cabeza, me ubicó a mí en otro lugar. Me pasa como mamá que tengo ciertas culpas, si la dejo porque la dejo, si la llevo porque la llevo, y quizás se aburre en Brezza, pero como quiero verla, quiero estar con ella, que no me extrañe y no extrañarla durante el día… Desde que nació, cuando tengo que decidir algo siempre pienso en Alma primero y en cómo acomodarme.

–¿Es difícil lidiar con la culpa?

–Lo que me dije muchas veces es: “Bueno, estoy aprendiendo”. Como mamá primeriza, estás llena de miedos, tenés inseguridades, y te dicen: “Tenés que hacer esto, tenés que hacer lo otro…”. A mí me sirvió mucho leer durante el embarazo, hay libros que son súper prácticos… Y después… ¡hacés lo que podés! Hay que ser un poco compasivo con uno mismo, estoy aprendiendo, hago lo que puedo. Mientras al chico no le falte amor, está todo bien.

IGUALITA A MAMÁ

–¿Le ves cosas tuyas, te empieza a imitar…?

–Le gustan la ropa, los zapatos… Nosotras nos conectamos mucho con la música. Bailamos un montón. Yo llego, paso por la puerta y tengo que dejar todo y ponerme con ella a bailar. Le encanta la música. Nos reímos, capaz empezamos bailando paradas, luego en el piso, me despeina, hace lo que quiere… Y yo medio que volví a ser nena otra vez, porque me tengo que poner a jugar.

–¿Con qué valores criás a Alma?

–Me gustaría que fuera una persona agradecida, que todo lo que haga y elija hacer, lo haga con amor. Quiero inculcarle el valor de la familia, soy muy pegada a los míos, los cuido, y siempre estoy viendo si les falta algo y cómo ayudarlos. Quisiera que ella encuentre en la familia su fuerza, su poder, porque la familia es la base, y que después eso le sirva para poder relacionarse. El valor del agradecimiento, del esfuerzo, porque no quiero que ella sienta que todo es así, que está todo bien y no implica sacrificio. Tanto su papá como yo venimos de abajo y remándola, siempre con sueños… Soñar es muy lindo, pero si uno no trabaja, no pasa nada. Si uno no toca puertas, nadie te va a venir a buscar. Enseñarle que el trabajo dignifica y que también es la base para sentirse feliz, porque es donde después encontrás satisfacciones. Que uno vale por uno.

Por Florencia Romeo / Producción: Gigi Viappiani / Maquilló y peinó: Sochi Herrera / Agradecemos a: Brezza by Natalí Márquez y Milion, por su colaboración en esta nota.

SEGUI LEYENDO:
Ya salió Para Ti Mamá: Natalí Márquez y su hija Alma

¿Por qué no debemos zarandear a los bebés?



Source link